CienciaCriptozoologíaMitosPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: Criptofilia – Grifos

Aquí en la Red Skepchick nos encanta usar criaturas mágicas como excusa para hablar sobre biología. Ya lo hice en Teen Skepchick con las águilas gigantes de Tolkien, en Mad Art Lab lo hicieron con dragones y, porque fue divertido, he decidido seguir con ello y empezar una serie de artículos sobre la biología de criaturas míticas llamada Criptofilia. ¿Por qué? Porque la biología es genial, y también el folclore lo es.

Para los pocos de vosotros que todavía no tengáis una imagen mental de nuestra primera criatura de esta serie, un grifo se podría decir que es una quimera. Tiene la cabeza, las patas de delante y las alas de águila, y las piernas de detrás, el cuerpo y la cola de león. Aparecen en Warcraft, con un nombre diferente en Harry Potter, y en heráldica y en mitos por todo Occidente. Las imágenes de grifos empezaron a aparecer, al menos en los registros arqueológicos, hace más de 5000 años, y eran un rasgo común en el arte de la Grecia Antigua. Corre por ahí una teoría popular, aunque en mi breve investigación sobre el tema he podido encontrar muy pocas evidencias sobre su validez, que dice que la leyenda del grifo se originó tras el descubrimiento de esqueletos de Protoceratops, precedentes al descubrimiento de los dinosaurios e incluso al concepto de extinción. ¿Tal vez nuestros ancestros pensaron que encontrar un esqueleto seguramente significaba que esa criatura vivía en algún lugar del mundo?

Los Protoceratops eran parte de un grupo de pequeños dinosaurios con cuernos, relacionados con y parecidos a los Ceratopsia, como los Triceratops. Estos dinosaurios herbívoros vivieron en el Cretáceo, el último periodo en que vivieron los dinosaurios, periodo a continuación del Jurásico, y a primera vista y sin tener un conocimiento global de los dinosaurios y del concepto de extinción biológica, un animal de cuatro patas con pico podría parecer una rareza.

34-1_TriceratopsSin embargo, los dinosaurios no son los únicos vertebrados además de los pájaros en haber desarrollado picos. Las tortugas tienen una especie de pico y, aunque no sea lo mismo, el pico como de pájaro del ornitorrinco nos sugiere que los picos en los mamíferos no son una imposibilidad. Ciertamente la misma evolución de las aves sugiere que las criaturas con dientes puedan finalmente desarrollar picos. ¿Pero qué hay acerca de las plumas del grifo? Las plumas, tal y como las vemos en los grifos y en las aves actuales, son estructuras extremadamente complejas que se han ido refinando a lo largo de millones de años para aislamiento, vuelo, aspecto, y en el caso de patos y otras aves…, bueno, pensad en cómo resbala el agua por el lomo de un pato y os haréis una idea.

Así pues, ¿cuáles son las principales características que hacen que un grifo no sea biológicamente posible? Bueno, los mayores obstáculos para crear un grifo serían sus plumas y sus seis miembros.

En un laboratorio no sería imposible, en un futuro lejano, y con una mejor comprensión de todos los caminos genéticos que llevan a las plumas, dotar de plumas a un mamífero, como parece ser el grifo, además de dotarle de sus patas delanteras de pájaro. Sin embargo, en la naturaleza, llegar a una solución exactamente igual, siendo el resultado final tan complicado, es muy improbable. Si echamos una mirada, por ejemplo, a cómo los diferentes grupos de vertebrados han desarrollado alas, podemos ver que los murciélagos las han desarrollado a partir de las manos, con membranas de piel entre sus dedos. En las aves todo el brazo se ha modificado. En los Pterosaurios no es más que un dedo el que conforma el ala, mientras que el resto de dedos de la criatura todavía salen hacia afuera, al aire. Si un murciélago tuviera la necesidad de desarrollar plumas, aunque parece que les va muy bien sin, la probabilidad de que estas tuvieran todo el complejo sistema de barbas y bárbulas que tienen las plumas de un pájaro es muy baja.

34-2_feather_detailComo he dicho más arriba, el ala de un ave necesita un “brazo”. Que un grifo tuviera cuatro patas y alas de pájaro sería otra cosa rara. Aunque pueden nacer animales con un número no habitual de miembros, esta alteración raramente pasa a otras generaciones, y no es probable que sucediera en lugares que le resultaran útiles al grifo (esto es, un par de piernas sobre su espalda, en la zona de los omóplatos). En los casos en que el vuelo ha evolucionado en los vertebrados, como en los tres ejemplos de arriba, el resultado ha sido animales con dos brazos y dos piernas. Es mucho más fácil modificar un miembro que hacer crecer uno nuevo. La disposición del cuerpo de los tetrápodos (animales de cuatro patas) es muy limitada en ese sentido. Las aves y los mamíferos tienen una disposición corporal restringida, cuatro miembros y prácticamente no puedes hacer mucho más. Los insectos han desarrollado alas sin modificar sus miembros, es cierto, pero sus cuerpos son mucho más ligeros que en la mayoría de vertebrados, y la fuerza necesaria para elevar por los aires un vertebrado requiere una potencia muscular y una fuerza significativas. Además las alas del grifo están lejos de ser como las de los insectos. Son extremidades.

34-3_Wing_morphology

ROJO: Húmero AZUL: Radio y cúbito VERDE: Huesos de los dedos FUCSIA: Pulgar

Puede que el grifo no sea real, y que esté en el límite de la plausibilidad, pero no rompe ninguna regla de la naturaleza. En la mitología se les conoce como guardianes de tesoros, pero tampoco serían el único animal en haber hecho eso alguna vez (nosotros, principalmente). Incluso comparados con los dragones son sencillos, ya que no tenemos que buscar un mecanismo biológico para respirar fuego.

La próxima vez nos ocuparemos de otra criatura mitológica, y sin ninguna vergüenza la exprimiremos para sacar temas sobre biología.

(Imágenes: Wikimedia Commons, Cornell y NCSE.)

SOBRE EL AUTOR
EdwardStricksonEdward Strickson (Eddy) es un escritor aficionado, un músico más aficionado aún, y el animador favorito número 3600 de internet. Escribe un blog diario mayoritariamente escéptico en jengajam,wordpress.com para acallar las voces en su cabeza, escribe reseñas de álbumes para www.alterthepress.com para poner voces en su cabeza y escribe novelas que espera que no pongan voces en la cabeza de otros. Actualmente estudia Biología en la Universidad de Nottingham Trent, para especializarse en Ecología.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

 

Previous post

Fugaces: Malas prioridades, amenazas por tener opiniones y aumentos kármicos

Next post

Fugaces: consejos para el clítoris, canas, Iiu Susiraja y tías guays

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

No Comment

Leave a reply