Posts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: ¿Publicaciones académicas de acceso abierto o de cartera abierta?

Uno de los deberes que se esperan de una carrera académica es publicar los trabajos de uno. Esto implica, por supuesto, una cuidadosa preparación y realización. El último gran paso (¡o antes era el último!) es presentar un manuscrito terminado a una revista acreditada para que sea examinado cuidadosamente por los iguales de uno. Ahora, sin embargo, hay una nueva puerta que atravesar: ¿Puedes además permitirte pagar para ver tu trabajo publicado?

Históricamente, y hablo literalmente, hace tan solo 10 años, los editores de revistas dependían económicamente sobre todo de suscripciones individuales que podían ser relativamente baratas, o de suscripciones de las bibliotecas, que eran por lo general bastante costosas. Esto significaba que una revista normalmente no cobraba a los autores para publicar sus trabajos a menos que estos fueran excesivamente largos o tuvieran que tener elementos especiales, tales como fotografías en color. Por lo tanto, durante los primeros 25 años de mi carrera publicando trabajos científicos no creo haber pagado más de quizás 2 o 3 veces ningún cargo asociado con mi trabajo. Esto ha cambiado radicalmente en los últimos años. El cambio se llama Acceso Abierto.

El problema con el modelo histórico era que funcionaba muy bien si trabajabas en una institución importante, como la órbita de la Universidad de California, que se enorgullece de estar suscrita a la más amplia selección de revistas. Como investigador en la UCLA, tengo acceso libre a casi cualquier cosa que se publica. Pero si trabajarais en una institución no tan bien financiada o no estuvierais en absoluto dentro del mundo académico, tendrías que pagar para tener acceso a lo que se publica. A pesar de que una suscripción pueda ser barata, muy pocos podrían permitirse o querrían suscribirse a docenas de revistas importantes. ¡A menudo tu única esperanza para conseguir ese artículo clave que necesitabas era solicitar una copia por carta al autor y esperar una respuesta altruista!

Acceso Abierto ha sido un modelo de publicación diferente que escapa de las barreras financieras al acceso. Los artículos de las revistas ahora pueden aparecer en la red y ser leídos y descargados sin coste alguno para cualquier lector. El acceso abierto, sin embargo, obviamente, mata el flujo de ingresos de la bibliotecas y las suscripciones individuales. ¿Quién iba a pagar por una suscripción a una revista cuando todo dispones de todo de forma gratuita?

Aunque los costes de la publicación solo en la red son muchísimo menores que los de una revista en papel, el dinero igualmente tiene que venir de alguna parte. De ahí que se cobre a los autores. Yo lo apoyo y en los últimos años de hecho he pagado varias veces por publicar. Además, el modelo de cobrar por publicar parece tener bastante éxito a la hora de generar ingresos. Al igual que una luz que atrae a las polillas, la publicación académica ha tenido una increíble afluencia de estafadores y timadores que están dispuestos a publicar cualquier cosa sin revisión por pares, y sin comprobar si hay plagio. ¡Con tal de que se les pague! Esto ha llegado al punto en que los motores de búsqueda académicos como Google Scholar están siendo seriamente infectados por ciencia basura publicada en revistas depredadoras (ver el extenso seguimiento que hace Jeff Beall del Acceso Abierto).

Pero lo que también está sucediendo dentro del Acceso Abierto legítimo es que al paradigma de la publicación se le ha dado la vuelta. Antes solía pasar que los investigadores pobres siempre podían publicar, pero no siempre podían leer. Ahora los pobres siempre pueden leer, ¿pero pueden todavía publicar? Tal vez no, como muestra mi queja.

Hace poco presenté un trabajo a Ecology and Evolution (Ecología y Evolución), una revista de la editorial Wiley. Antes de enviar mi artículo a un editor para su consideración, recibí un mail que en líneas generales preguntaba:, “¿Estaría dispuesto a soltar 1560 dólares si se aceptaba mi artículo?” Era alentador que el mail empezaba con la promesa de que la aceptación del artículo no dependía de la posibilidad de pagar o no. Unas pocas líneas después, sin embargo, el martillo caía. Si no prometía el pago por adelantado, mi manuscrito ni siquiera se enviaría al editor para su examen. ¡Un Catch-22(*) perfecto!

Como ya he dicho, apoyo el Acceso Abierto como concepto, pero ahora mismo no tengo fondos que dedicar para pagar por publicar. Además era bastante dinero, y tendría que sacarlo de los ahorros que tengo para la universidad de mis hijos. Así que como respuesta pedí que me exoneraran del pago. Después de todo, me he portado muy bien con Wiley en el pasado; he revisado con prontitud varios manuscritos para algunas de sus revistas, sin cobrar nada. No es por presumir, pero tengo una cierta reputación científica y creo que el artículo era bastante bueno y sería de gran ayuda para el Factor de Impacto de Wiley (el cual utilizan para la promoción de E&E). Por último, pagaría con gusto sus cargos en el futuro si alguna vez tengo otra beca de investigación (¡aquí hay otra historia a contar en un futuro post!).

¿La respuesta de Wiley? Por supuesto que no, y debería además estar agradecido de que los 1560 $ incluían un descuento del 20% ya.

Por lo tanto, me parece que muchos editores en Acceso Abierto ahora ven el cobrar por publicar como la gallina de los huevos de oro que pondrá sin límite. Han roto con el histórico pacto de entendimiento entre autores y editores. Nosotros, los investigadores, nos debíamos sentar en los consejos editoriales de las revistas, revisar artículos, y hacer todo el trabajo duro que asegura la calidad de la revista sin ninguna paga. A cambio, tendríamos un alivio durante esos períodos en nuestras carreras en que disponíamos de poco dinero. Al parecer los editores como Wiley están contentos de mantener esa primera mitad – usted hace el trabajo, como un bien público, pero esperamos que siempre nos pague por el privilegio de darle formato a su trabajo y subirlo a la red.

Aquí está mi respuesta actual y futura a Wiley y a todas las publicaciones con Acceso Abierto para cuando me pidan revisar un artículo o que me siente en sus consejos editoriales. “¿Cuál es su política en materia de renuncia a sus tarifas, hacia autores como estudiantes de posgrado u otros que pueden no tener apoyo institucional o subvenciones para los costes de publicación?” Si lo mejor que van a hacer es un descuento mínimo, a cambio yo ahora voy a exigir un pago por revisar o editar. Después de todo, parece que voy a tener que encontrar una nueva fuente de ingresos si quiero seguir siendo un científico productivo!

¿Comentarios?

(*) Se dice cuando un requisito no se puede conseguir sin una condición previa, pero esa condición no se obtiene hasta que el requisito inicial ha sido cumplido.

SOBRE EL AUTOR
PeterNonacsPeter Nonacs. Profesor de ecología evolutiva y conductal en UCLA. Estudio la evolución del comportamiento social y la cooperación, y cualquier cosa que hagan las hormigas. Y ocasionalmente la gente, también.

 

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces: Cometas, camisas y demografía

Next post

El Video de la semana: Pangolín recién nacido

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

2 Comments

  1. November 15, 2014 at 1:37 pm —

    Hay una posible solución que requiere iniciativa pública. Se ttrataría de que la UE (en Europa) planteara una editorial científica al estilo, por poner un ejemplo, de PLoS. Una revsta por área o especialidad, con edición excluisavemte en internet y sin tasas o con tasas muy moderadas. PLoS ha conseguido factores de impacto muy altos en apenas 5 o 6 años, no hay motivo para pensar que esta iniciativa no pudiera hacer lo mismo.

  2. November 16, 2014 at 8:22 pm —

    Gracias por el comentario.
    Desde luego tal iniciativa serviría para impulsar la parte de la investigación que se refiere a las publicaciones. Aunque para mí, que soy un poco liberal, meter dinero público como solución a un problema no me parece, en principio, la mejor opción. Sería más partidario de incluir, en el presupuesto destinado a una investigación, una partida para publicaciones. (Y si la investigación es privada, pues se la debería costear el investigador.)

Leave a reply