MitosReligión y espiritualidad

Johnny, ¡la gente está muy loca!: Miércoles de Ceniza

En otras ocasiones he comentado que no crecí en una familia católica. Bueno, en realidad con mi padre ateo y mi madre católica no practicante (o prácticamente no practicante), lo podemos dejar en que era católica esquina con atea. Mi preparación para la primera comunión, que yo pedí (no me juzguen, quería fiesta, vestido y regalos), consistió en cinco tardes con una monja retirada del asilo de mojas cerca de mi casa, por lo que los rituales católicos me son casi tan ajenos como los de cualquier otra religión. Así que cuando Silvia propuso hacer una edición de esta sección sobre el miércoles de ceniza, pensé que era una buena oportunidad para que me acompañen a explorar esta tradición desde mi punto de partida. El cero.

Mi búsqueda por Google resultó bastante más difícil de lo esperado. Pensé que fácilmente encontraría explicaciones sobre sus orígenes anteriores al cristianismo, pero casi todos los resultados son a páginas católicas, páginas dos líneas sobre el tema o con pinta de conspiranóicas. Buscar en páginas ateas, cambiando los términos de búsqueda en inglés y en español, no me trajeron resultados más esperanzadores, así que me veo obligada a complementar mi lectura con la Wikipedia. Esto es lo que he logrado elucidar:

El miércoles de ceniza es el día de inicio de la cuaresma (el ayuno de 40 días que conmemora los 40 días que ayuno de Jesús en el desierto). Los fieles van a la iglesia y el cura les marca una cruz de ceniza en la frente mientras dice “acuérdate que eres polvo y al polvo volverás” o “Convertíos y creed en el Evangelio”. Las cenizas se obtienen quemando los ramos bendecidos del domingo de ramos del año anterior (yo creo que deben completar con el cenicero de la entrada, porque esos ramitos se le pierden a todo mundo a los dos días). El supuesto significado de esta marca es recordar al fiel la caducidad de la condición humana y/o como signo de penitencia y/o como signo de conversión. Son cenizas muy versátiles. Algo así como los dibujos que cuando lo ves de una forma es un pato y de otra es un conejo.

Sobre los orígenes de este rito no acabo yo de aclararme. La costumbre de utilizar ceniza para presumir que yo sí soy devoto mostrar que se está haciendo algún sacrificio o que se está profundamente arrepentido de algo es anterior al cristianismo. La biblia menciona a gente utilizando cenizas como símbolo de duelo, pero no hace referencia ni al miércoles de ceniza ni a la cuaresma. De hecho, la cuaresma fue incluida en el calendario de obligaciones del buen católico (se llaman así ¿no?) en el año 331 por San Anastasio, y el miércoles de ceniza solo se empezó a celebrar en el siglo XI.

¿Miércoles de qué?

¿Miércoles de qué?

Encontré varias referencias a que marcarse con ceniza tiene origen pagano, pero, aunque no dudo que pueda ser así, la versión que circula por ahí me parece un tanto cuanto sospechosa. La versión popular de esta teoría la propone un tal Alexander Hislop en su libro Las dos Babilonias de 1853. Hislop era ministro de la Iglesia Libre de Escocia y no tenía muy buena opinión sobre la iglesia católica. De hecho, decía que el catolicismo era una religión babilónica, mistérica y pagana, mientras que los protestantes tenían al Dios Correcto™.

Como se podrán imaginar, no me leí el libro de Hislop. Según este artículo (que tiene links al sitio Illuminati-news.com, así que tómenselo de donde viene), se resume en lo siguiente: Los paganos nórdicos se ponían cenizas arriba de las cejas los miércoles para protegerse de Odín, y fueron los vikingos los que propagaron la costumbre por Europa.  Pero los vikingos no se inventaron esta historia de las cenizas, sino que tiene su origen en la religión védica de la India, en la que las cenizas purifican la sangre del dios Shiva.

El artículo también hace otras asociaciones sobre que si Odín también se llama Ygg, que significa ceniza, y otro rollo de la diosa veda de las cenizas que no explica muy bien qué tiene que ver con el miércoles ni si son parte de la teoría de Hislop, pero todas las otras páginas que vi sobre esta teoría que tocan más o menos esos puntos.

Si quieren leer la respuesta de un pastor a esta teoría, aquí hay un largo artículo al respecto. TL;DR? “En parte es cierto. Y a Satán le gusta usar la verdad para dar credibilidad a sus mentiras”.

tumblr_m7fpvcQGcw1rtzlzf

En cualquier caso, no es difícil imaginar que, a falta de bolígrafos, muchas (si no es que todas) las civilizaciones hayan utilizado las cenizas para marcar sus cuerpos con motivos religiosos o para acordarse de comprar la leche.

Por cierto, los católicos no son los únicos que comienzan la cuaresma poniéndose cenizas. Los anglicanos y varias denominaciones protestantes también se han apuntado a lo del bindi por un día.

Lo que aprendí sobre el miércoles de ceniza es que, a diferencia de otros ritos católicos, este es muy fácil de cumplir. No hay que rezar ni confesarse antes de que te pongan el manchurrón en la frente. Ni siquiera tienes que estar bautizado. ¡Hasta un excomulgado puede ponerse a la fila sin problemas!. Y que no se diga que no la ponen fácil. Las cenizas te las pueden poner en la iglesia, en el centro comercial o hasta en el Drive-Thru de tu iglesia metodista más cercana.

Si estoy de acuerdo con la iglesia en algo sobre este tema de las cenizas es en que somos polvo y en polvo nos convertiremos. Aunque seguramente tenemos ideas diferentes de lo que eso significa.

 

Estamos hechos de polvo de estrellas

Estamos hechos de polvo de estrellas

Fuente Jesús con ceniza

Fuente GIF

Fuente cita de Sagan

Imagen de cabecera

Previous post

Fugaces: feminismo pop, aislante con valor histórico y moda misándrica

Next post

Fugaces: Mariló, Realianos y lógica impecable

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply