Anti-cienciaMedicina alternativaPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: 7 formas en las que los anti-vacunas son peor de lo que te imaginas

El otro día escribí sobre cómo la mayoría de los padres que no están vacunando a sus hijos no son estúpidos o sin noción; son sólo padres con ansiedades sobre las vacunas y no están seguros de si es la mejor opción para sus hijos. Claro, algunas de sus creencias sobre las vacunas pueden no tener fundamento científico, pero están tratando de hacer lo mejor para sus hijos a pesar de que en realidad puedan estar poniendo a sus hijos en más peligro como consecuencia.

Aunque esto describa a la mayoría de los padres que tienen miedo de las vacunas, hay un pequeño movimiento anti-vacunas organizado pero muy vocal que va mucho más allá de cuestionar la seguridad de las vacunas. Me interesé en el movimiento anti-vacunas hace un par de años. Tuve tanta curiosidad acerca de lo que los anti-vacunas estaban haciendo y diciendo que fui a uno de sus mítines. Desde entonces he estado siguiendo sus organizaciones y blogs, y fui a su gran conferencia hace un par de años (donde fui posteriormente reconocida y me echaron a pesar de que seguí todas las reglas y de ser absolutamente respetuosa). Tras años de seguir el movimiento contra las vacunas de cerca, he aprendido que sea lo que sea que pienses acerca de los anti-vacunas, probablemente estés subestimando lo absurdo de sus creencias. A efectos de este artículo, cuando uso términos como “anti-vacunas”, estoy hablando específicamente de los extremistas anti-vacunas que forman parte del movimiento organizado. También debo señalar que, como cualquier persona que es parte de algún movimiento sabe, existen facciones dentro del movimiento. La gente no es homogénea e incluso si todos están de acuerdo en que las vacunas son malas, pueden no ponerse de acuerdo en todos los detalles. No todos los anti-vacunas creen todas las cosas que se mencionan aquí, pero estas son todas cosas que he visto mencionadas a menudo por los anti-vacunas y publicadas en sus sitios web y blogs.

Los anti-vacunas creen que las personas que promueven la vacunación son equivalentes a nazis y violadores

Cuando digo que “que las personas que promueven la vacunación son equivalentes a los nazis”, no me refiero a esto como una metáfora exagerada. Ellos literalmente creen que las organizaciones como la CDC son lo mismo que la Alemania nazi. En 2010, cuando fui al mitin contra las vacunas, un grupo llamado The Refusers (Los Rehusantes) tocó una canción titulada “La Gestapo de las vacunas”, con letras como:

 

Son un sacerdocio médico militar
Al igual que Adolfo predican el bien común
Los objetores de conciencia son sólo pequeños mocos
¿Por qué no dejas de quejarte y te dejas inyectar?

Además de acusar a la CDC de ser la Gestapo, a menudo juegan el papel de víctimas, como sugiriendo que los anti-vacunas son tratados como los judíos eran tratados en la Alemania de Hitler. Así es, porque todos sabemos que los anti-vacunas están siendo acorralados y gaseados. Las vacunas obligatorias son totalmente equivalentes a eso. Debe ser por eso que son tan fans de compararse con Ana Frank.

Aunque los anti-vacunas son bastante fans de las metáforas del holocausto, no es la única cosa horrible en el mundo con la que los defensores de las vacunas podrían compararse. Hace poco el popular blog anti-vacunas Age of Autisim (ASA), publicó un post comparando la obligatoriedad de las vacunas en escuelas públicas con la trata de personas. No estoy bromeando. Llaman a las vacunas obligatorias Tráfico de Vacunas, diciendo que “el tráfico de vacunas es una moderna forma de experimentación médica forzosa donde personas se benefician del control y la explotación de los demás.”

Incluso metieron una referencia a los nazis en la siguiente descripción de por qué las vacunas obligatorias son equivalentes a la trata de personas.

Aunque comúnmente se cree que la experimentación médica forzosa es una cosa del pasado y eliminada por el Código de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial, el tráfico de vacunas todavía existe hoy en día en los Estados Unidos y en el mundo cuando los traficantes usan la fuerza, el fraude o la coerción para controlar a otras personas con el fin de aumentar las ventas internacionales de vacunas, obligándoles a inyectarse con decenas de vacunas peligrosas, ineficaces, “inevitablemente inseguras” y potencialmente mortales, en contra de su voluntad.

Esto es completamente absurdo y, sin embargo, este es el tipo de lenguaje alarmista a menudo utilizado por el movimiento anti-vacunas cuando comunican a sus seguidores sobre los peligros de las vacunas.

Ah, y por supuesto no puedo olvidarme de las metáforas de violación. Los anti-vacunas están constantemente comparando poner a un niño una vacuna con violarlo, porque en sus mentes es la misma cosa. Memes como este, que acusan a los médicos y enfermeras de ser violadores de niños, son compartidos por los anti-vacunas en las redes sociales.

"Te voy a clavar esto, pero es una vacuna, así que cállate y disfrútala, zorra."

PENETRACIÓN FORZOSA “Te voy a clavar esto, pero es una vacuna, así que cállate y disfruta, zorra.”

En caso de que creas que esto es cosa de una sola vez, en Respectful Insolence, David Gorski ha recopilado un montón de casos de anti-vacunas escribiendo artículos en los que comparan el acto de vacunar con la violación.

Si puedes pensar en algo horrible, entonces un anti-vacunas probablemente ha hecho la comparación entre esa cosa horrible y las vacunas.

El movimiento anti-vacunas tiene vínculos con el Tea Party

Aunque los anti-vacunas a menudo son vistos como el típico liberal que compra en el supermercado orgánico, de hecho, el movimiento anti-vacunas organizado consta de extremistas de derecha y tiene vínculos con el Tea Party.  De hecho, los anti-vacunas han formado su propio partido político llamado el Canary Party que hace lobby para la eliminación de las vacunas obligatorias. A menudo se asocia con grupos del Tea Party para protestar el endurecimiento de la obligatoriedad de vacunas en escuelas públicas y otras medidas a favor de las vacunas. Toman mucho del lenguaje de “libertad” que es popular en el Tea Party y otros grupos de derecha y libertarios cuando empujan por leyes que hagan más fácil evitar la vacunación obligatoria.

Los anti-vacunas son escandalosamente capacistas

La mayoría de las organizaciones anti-vacunas se hacen pasar por organizaciones que ayudan a los padres que están criando niños con autismo. Sin embargo, a pesar de decir que están ayudando a las familias a enfrentarse con el autismo, la forma en que tratan a las personas con autismo y otras discapacidades mentales es terriblemente discriminatoria.

Cuando Jenny McCarthy hizo su ahora famosa aparición en el programa de Oprah, en la que dijo por primera vez que creía que las vacunas eran responsables del autismo de su hijo, ella dijo que cuando le dieron el diagnóstico de su hijo se sintió “como muerta.” Dijo que poco después de que su hijo recibiera la vacuna triple vírica “pum — el alma se ha ido de sus ojos.” En otras palabras, las personas con autismo son personas que han perdido su alma.

En su intervención en la conferencia anti-vacunas de AutismOne, Robert F. Kennedy Jr., dijo que los niños contrayendo autismo por vacunarse es como los “campos de exterminio nazis”. No sólo tenemos otra metáfora del holocausto aquí, sino que creo que no tengo que explicar por qué un persona con autismo no es equivalente a ser encarcelado en un campo de exterminio nazi.

En general, el movimiento anti-vacunas suele tratar el autismo como un destino peor que la muerte. Es por eso que son tan vehementes en que,si las vacunas causan autismo, deben ser mucho peores que todas las enfermedades de las que se supone están protegiendo. No parecen darse cuenta de que muchas personas con autismo y otras enfermedades mentales viven vidas ricas y completas.

Skeptic Feminist explica por qué la visión anti-vacunas que dice que el autismo es lo peor que le podría pasar a tu hijo es tan problemática:

conduce a la idea de que ponerse en riesgo de enfermedades evitables (¡que realmente pueden matar a tu hijo!), la biomédica de autismo, la terapia de quelación, la terapia de Lupron, e incluso el asesinato, son totalmente justificables, porque, bueno, tu hijo no era “normal” (sea lo sea que eso signifique), y que sólo querías que mejorara, incluso si esto significa causar aún más sufrimiento en el proceso.

Ah, y hablando de anti-vacunas defendiendo el asesinato de niños con enfermedades mentales …

Anti-vacunas que defienden a padres que asesinan a sus hijos enfermos mentales

En 2013, una madre de Chicago planeó y llevó a cabo el asesinato de su hijo Alex Spourdalakis. Alex tenía 14 años y era autista. Su madre le dio primero una sobredosis de su medicación, pero cuando él no sucumbió, ella lo apuñaló varias veces y le cortó las muñecas. Esta fue una gran noticia en Chicago, pero antes del asesinato yo ya había oído hablar de Alex Spourdalakis porque en Age of Autism habían estado hablando de él y de su madre durante meses, ofreciendo apoyo emocional y financiero en la forma de una colecta de fondos. El propio Andrew Wakefield filmó un vídeo de él sentado a la cabecera de Alex en un hospital de Chicago. Afirmaron que el hospital estaba ilegalmente impidiendo que la madre de Alex lo llevara a casa y que estaban abusando de él y manteniéndolo atado. Todo el movimiento anti-vacunas se unió en torno a la familia Spourdalakis demonizando al hospital, y finalmente consiguieron que Alex fuera dado de alta para que pudiera continuar recibiendo tratamientos de medicina alternativa en casa en lugar de la atención psiquiátrica basada en ciencia que el hospital proporcionaba. David Gorski describe toda la horrible historia en un post increíblemente detallado en Respectufl Insolence.

Los anti-vacunas estaban apoyando a la familia Spourdalakis antes del terrible asesinato de Alex. Podrías esperar que tras el asesinato retiraran su apoyo o incluso admitieran que estaban equivocados. En cambio, más de un año más tarde, solo se han reafirmado en ello. De hecho, han creado un documental titulado “¿Quién mató a Alex Spourdalakis?” en el que afirman que no fue su madre quien lo asesinó, sino la comunidad médica y por supuesto las vacunas que le hicieron daño en primera instancia. Implican firmemente que el asesinato fue un hecho lamentable pero comprensible de cara a una comunidad médica que se negó a permitir a la madre que tratara a su hijo usando sólo medicina alternativa no probada. El hecho de que vean el trágico asesinato de un niño autista como remotamente comprensible y defiendan al asesino es capacitismo en su forma más extrema.

Los anti-vacunas no creen que las vacunas protegen contra las enfermedades

Este punto es uno de los más polémicos, incluso dentro del movimiento anti-vacunas. La mayoría de los líderes del movimiento dirán que ellos creen que las vacunas protegen contra las enfermedades, a pesar de que a menudo se dan razones por las que las vacunas no son realmente muy eficaces o que no son necesarias ya que las enfermedades contra las que protegen son tan raras. Sin embargo, el movimiento anti-vacunas está plagado de aquellos que creen que el poder de prevención contra las enfermedades de las vacunas es un mito o una conspiración.

Hace apenas unas semanas Melanie Mallon utilizó el Mal Gráfico de Jueves de Skepchick para presentar y, en consecuencia, destruir un artículo de VaccineImpact.com sobre cómo el sarampión mágicamente se ha reducido a los niveles bajos que tenemos hoy sin la ayuda de la vacuna. El sarampión naturalmente decidió que no le gustaban los seres humanos tanto como antes y se fue por su cuenta. El hecho de que los casos de sarampión disminuyeran bruscamente en los EE.UU. después de la introducción de la vacuna contra el sarampión es sólo una coincidencia. Este argumento de que las vacunas no son del todo eficaces es muy popular entre los anti-vacunas.

Los anti-vacunas suscriben medicina alternativa peligrosa para el tratamiento de los enfermos mentales

Como mencioné anteriormente, muchas organizaciones de autismo son en realidad organizaciones anti-vacunas disfrazadas. Como tal, a menudo se promoverán diversos tratamientos de medicina alternativa para los niños con autismo. Katie y Ashley de Mad Art Lab fueron a la convención anti-vacunas de AutismOne en 2012 e informaron que la convención era una cornucopia de medicina alternativa, con “tratamientos biomédicos, como suplementos alimenticios, artículos para dietas especiales (sin gluten y sin caseína, por supuesto), y, oh sí, cámaras hiperbáricas de oxígeno”.

Aunque algunos de estos tratamientos pueden no ser perjudiciales, muchos de ellos requieren dietas estrictas o medicamentos caros y terapias que no tienen evidencia de efectividad e incluso pueden causar daño. Los anti-vacunas también a menudo desalientan los tratamientos médicos tradicionales en favor de alternativas y, en algunos casos, los tratamientos que fomentan son increíblemente perjudiciales. Al Dr. Mark Geier, que tiene un montón de apoyo del movimiento anti-vacunas, le fue suspendida su licencia médica en 2011 por castrar químicamente a niños autistas. Esto no era algo que estaba haciendo a espaldas de sus partidarios anti-vacunas. De hecho, los anti-vacunas lo apoyaron y siguen apoyándolo en el uso de la castración química para “tratar” a los niños autistas. Desde que perdió su licencia médica, lo han tratado como un mártir.

Los anti-vacunas creen que el gobierno está envenenando niños consciente e intencionalmente

Ya he mencionado un montón de teorías de la conspiración que los anti-vacunas creen, pero una de las más destacadas es que el gobierno y las compañías farmacéuticas saben que las vacunas son ineficaces y altamente peligrosas, pero las promueven a través de propaganda y aprueban leyes que obligan a vacunar a los niños que van a la escuela pública con el fin de ganar todo ese dulce dinero de las vacunas.

De vuelta al artículo del tráfico de vacunas que mencioné anteriormente, el autor escribe:

Hay dos factores principales que impulsan el desarrollo del tráfico de vacunas: altos beneficios y bajo riesgo. En realidad, desde 1986, no hay riesgo, con un mercado cautivo y garantizado, y sobre todo pagado con dinero de los contribuyentes y padres con pocos recursos. Al igual que otros tráficos de medicinas, el tráfico de vacunas es una industria criminal impulsada por las farmacéuticas que se basa en el principio de “veneno por beneficio”, con el objetivo de garantizar que todos los estadounidenses están en algún lugar entre la enfermedad y la muerte por el mayor tiempo posible. Cada año, los traficantes de vacunas generan miles de millones de dólares en ganancias por victimizar a millones de personas en todo el mundo, incluso aquí en los Estados Unidos.

Este tipo de alarmismo extremista que afirma que el gobierno y las compañías farmacéuticas están envenenando a sabiendas a niños es estándar en los sitios web anti-vacunas. Lo que siempre me ha sorprendido sobre esta teoría de conspiración es que si el gobierno y las compañías farmacéuticas idearon vacunas falsas para hacer dinero, ¿por qué iban a inyectar a los niños con veneno? ¿Por qué no inyectarlos mejor con solución salina o alguna otra cosa no dañina? La única explicación es que los anti-vacunas creen que el gobierno y las compañías farmacéuticas son villanos caricaturescos que envenenan a los niños por diversión.

Pero no te preocupes, los anti-vacunas tienen una respuesta a esto. Según ellos, la razón por la que la gran industria farmacéutica utiliza veneno en lugar de placebo para vender sus vacunas falsas es porque son eugenistas en cubierto. En serio.

——————————————————————-

Quiero reiterar lo que dije al inicio de este post sobre que éstas no son las cosas que los padres promedio que eligen no vacunar creen. Estos son los extremistas marginales que producen la literatura demonizando las vacunas, que crean blogs anti-vacunas, eventos y conferencias, y promueven leyes para hacer la exclusión voluntaria de la vacunación más fácil. Aunque son pequeños en número, están manteniendo casi exclusivamente todo el mito de las vacunas peligrosas que está creando miedo y ansiedad entre los padres y que lleva a tasas más bajas de vacunación y a brotes de enfermedades como el sarampión. Ellos dirigen organizaciones que pretenden ayudar a las familias con niños autistas, mientras que en realidad sólo las utilizan como cubierta para hacer lobby en contra de las vacunas. Creo que es importante hacer hincapié en lo ridículas que en realidad son sus verdaderas creencias. Ellos van mucho, mucho más allá de “las vacunas causan autismo” o “las vacunas contienen toxinas peligrosas” hasta llegar a niveles que incluyen vastas teorías de conspiración y capacitismo.

Un agradecimiento especial a David Gorski que me ayudó a localizar muchos de los ejemplos de las cosas horribles que los anti-vacunas han publicado.

Imagen de cabecera: pantallazo pintado de la página principal de Age of Autism.

SOBRE LA AUTORA
jamieJamie Bernstein
Jamie es una friki de los datos, las estadísticas, la política y la economia que a veces pretende que es fotógrafa. Puedes encontrarla casi siempre en eventos escépticos en Chicago o en Twitter o Flickr. También blogea sobre música en Notes From Chicago Music Underground.

Puedes encontrar el post original en inglés AQUÍ
_____
Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces: destrucción de arte, ateísmo troll, religión en la escuela y un legislador anatómicamente equivocado

Next post

Vídeo de la semana: Gatitos de sol

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply