Ciencia

TBT: Chapulín Colorado, Hazte a un Lado

Para Throwback Thursday he decidido traer este artículo que fue publicado originalmente por Lucy en septiembre de 2012 y siempre me ha hecho reir. ¡Que lo disfruten!

Confieso no ser una ávida lectora de comics, pero como prácticamente cualquier ser humano sobre la faz de la tierra, he ponderado, por más tiempo del que me atrevo a admitir, cuál superpoder me gustaría tener. A través de los años, esta búsqueda espiritual de identidad secreta (y del nombre y disfraz asociados) me ha llevado por diferentes caminos (desde mis años mozos de Estrella de Fuego, a mis años penosamente recientes de Jean Grey), pero a la fecha no he obtenido una respuesta contundente e inmutable. De hecho, la confusión solo ha aumentado desde que mi fuente de inspiración se ha ido gradualmente desplazando de las caricaturas y películas, al reino animal (que, sobra decir, fue la fuente de inspiración original para una gran cantidad de superhéroes).

Obviamente, está discusión da para rato, y precisamente por eso decidí usarla para un Tercer Grado; porque necesito su ayuda para obtener claridad espiritual. Sin embargo, antes de que me salgan con “volar como los pájaros”, que supongo es una respuesta perfectamente válida y un valioso superpoder para un montón de superhéroes, me gustaría sugerirles abrir su mente al mundo de posibilidades. Y para que no se quejen por exigirles tanto esfuerzo, aquí les pongo algunos ejemplos para animarlos a participar.

 

La gamba mantis

¿Qué superpoder puede tener un camarón que haga palidecer a Superman en comparación? ¿El poder de saber delicioso?  Bueno sí, también, pero no me refiero a su habilidad de enaltecer el sabor de cualquier platillo. Para empezar, la gamba mantis lo ve todo, como el mismísimo Monesvol, ya que tiene los ojos más complejos del reino animal.  Al igual que casi todos los crustáceos, los ojos de estos camarones están montados sobre unos “tallos”, que en su caso pueden mover libremente en todos los ejes, hasta 70°. Por supuesto, cada ojo se mueve independientemente y con gran rapidez ¿Y qué más? Bueno, que estas deliciosas gambitas no solo pueden percibir el espectro de luz visible al humano, sino que su visión se extiende a las regiones del infrarrojo y del ultravioleta. Incluso pueden detectar luz polarizada lineal o circularmente. Por supuesto, tanta información generada requiere de una igualmente singular capacidad de procesamiento, a través de numerosos flujos de datos que viajan en paralelo al sistema nervioso central, reduciendo la necesidad de gran capacidad analítica de mayor complejidad.

Pero agárrense, porque ahí no queda la cosa. Una especie particular de gamba mantis, el arlequín, puede generar suficiente fuerza con sus garrotes (700 N de fuerza instantánea) para romper los vidrios de peceras sin hacerse daño alguno, y alcanzando velocidades de hasta 80 km/h  (Hulk, SMASH!!! ). Esto es posible porque sus bastos están hechos de un material compuesto (capas de hidroxiapatita y fibras de chitosan dispuestas de manera alternada) que posee una resistencia mecánica y dureza mucho mayor a la de cualquier material sintético compuesto. Además de la fuerza bruta de los garrotes, las burbujas de aire que se encuentran atrapadas entre el basto y la concha del camarón generan regiones de altísimo estrés local al reventarse, haciendo más fulminante al golpe.

 

El ajolote

Es posible que jamás hayas tenido la oportunidad de ver u oír sobre la existencia de los ajolotes, a menos de que tengas la fortuna de ser mexicano o biólogo. El ajolote es un tipo de salamandra que habita unos cuantos lagos del centro de México, como el Lago de Xochimilco. Su nombre viene del náhuatl, axolotl, que significa monstruo de agua. Lo de monstruo no lo entiendo, porque miren nada más esta carita:

Más allá de poderte derretir el corazón con esa sonrisita, su superpoder es la capacidad de regenerar partes del cuerpo prácticamente a placer, en cuestión de meses. Y no, no estoy hablando de la cola, como cualquier lagartija común y corriente. Los ajolotes pueden regenerar extremidades, ojos, y hasta partes del cerebro y el corazón. En ocasiones se ha visto que reparan una extremidad dañada al mismo tiempo que generan una nueva, acabando con una patita extra, por ejemplo ¿No les parece suficientemente impresionante? Qué tal el hecho de que pueden aceptar partes del cuerpo de otros ajolotes, como el ojo o partes del cerebro, restableciendo por completo su función. Hasta donde yo sé, sin embargo, nadie ha tratado todavía de inyectarles adamantio.

Otro característica inusual de los ajolotes es la neotenia, es decir, que pueden llegar a la madurez sexual en su fase larval, y jamás completar su metamorfosis. Esta falla en el proceso de metamorfosis se debe a la falta de secreción de una hormona que estimula a la tiroides a producir tiroxina y completar su transformación. Imagínenselo, entonces, como un renacuajo que puede reproducirse y continuar su existencia sin jamás convertirse en rana. Sin embargo, al ser inyectados con tiroxina o yodo, se puede fácilmente inducir su transformación a una salamandra adulta. ¡Ya decía yo que este pequeñín se parecía a un Pokemón! Aunque tengo  muchos amigos que han hecho de la “neotenia” su orgulloso estilo de vida, no creo que a la fecha se haya concebido un superhéroe con la habilidad de eterna inmadurez. ¿Me equivoco?


El pulpo

Para mí, el pulpo es el Batman del reino animal; su cinturón de artilugios y cachibaches para evadir el peligro y atrapar a su presa sería la envidia de cualquier superhéroe. Empecemos por los 8 tentáculos cubiertos de ventosas pegajosas que pueden mover con asombrosa rapidez para envolver a su presa. ¿Qué pasa si uno de esos brazos se les atora en las mandíbulas de su presa? Tranquilos que estos moluscos simplemente pueden desprenderse de su extremidad y regenerarla sin problema. Además, sus tentáculos poseen unos sensores químicos que les permiten “probar” a su presa simplemente con tocarla (disculpe usted señora mojarra, la confundí con un atún). Por supuesto, también esta su consabida habilidad de ajustar el color, patrón y hasta las texturas de su piel para mimetizarse con el ambiente. Hay inclusos algunas especies que son capaces de utilizar sus cambios de color, así como su asombrosa flexibilidad para hacerse pasar por animales más peligrosos.

A propósito de su flexibilidad, ¿ya les dije que pueden escurrirse por agujeros y grietas de 2 o 3 cm de espesor? Como saben, los pulpos también son  capaces de expulsar tinta para confundir a sus depredadores y escaparse rápidamente con propulsión a chorro por medio de un sifón que les permite expulsar una gran cantidad de agua a alta velocidades. Si después de utilizar todas estas estratagemas algún depredador hábil logra atraparlos, todavía tienen la opción de pegarle un mordisco con su pico córneo, propinándoles una buena dosis de su saliva venenosa (todos los pulpos son venenosos, aunque solo una especie puede ser mortal para los humanos).

Para completar el paquete, estos cefalópodos no solo tienen una vista excelente (como las gambas mantis, también pueden ver luz polarizada), sino que se cree que son los invertebrados más inteligentes, siendo capaces de tener memoria de corto y largo plazo, aprender por medio de observación, e incluso se les ha visto utilizar herramientas. ¡Solo es nos faltaba, que se consigan más herramientas para dominar al mundo! ¿Creen que estoy exagerando? Pregúntenle a este tiburón:

¡Exacto, no pueden, porque ya se lo comió! Tampoco los vean con complacencia desde su camastro en la playa, porque en una de esas son capaces de aventurarse fuera del mar e ir por ustedes, como este espécimen:

Bueno, ahora les toca a ustedes:

¿Qué superpoder animal te gustaría tener? ¿Cuál sería tu nombre y tu disfraz? ¿Cuál crees que es el superpoder animal más impresionante, aunque no lo quieras tener? ¿Cuál es el más chafa (cutre)?

SOBRE LA AUTORA
c73b0c30a17d605936766e3c9db0c1d9Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

La imagen de la cabecera viene de aquí.

Previous post

Fugaces: Perú contra el acoso, megagranos de arena y Milicent Patrick

Next post

Fugaces: Terry Pratchett, destrucción de huevos, Godwin inverso y pornografía ateizante

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply