Posts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: Sus ojos

Hay esa frase tan familiar cuando la gente escruta la cara de un niño: “Oh, mira. Tiene los ojos de su padre”. Es la prueba orgullosa de la relación, la expresión del linaje, de continuidad entre las generaciones. “Es igual que su madre, pero tiene los ojos de su padre”. Harry Potter era como su padre, pero tenía los ojos de su madre.

Como los de Harry, mis ojos son verdes.

Si sale el tema, yo digo a la gente que todos en mi familia tenían los ojos marrones. No es del todo cierto. Los ojos de mi madre eran marrones. Y los de mis hermanas. Los ojos de mi padre eran verdes. Tengo los ojos de mi padre. Y él… no puedo escribir lo que hizo. No es una figura literaria. No puedo escribirlo.

Cuando fui lo suficientemente mayor como para saber que aquello estaba mal, que era algo sucio, pensé que debería odiarle. ¿No era esa la respuesta adecuada? Pero daba igual cuánto lo intentara, no podía. Igual que nunca podría quererle. Él estaba roto, e increíblemente triste. Todo lo que yo podía sentir era asco, y lástima. Cuando veía sus ojos, su dolor me llegaba tan al fondo que me hacía retorcer, incuso mientras trataba de evitarle.

Cuando era joven podía mirarme al espejo. Solo el color era suyo. Ahora estoy en esa década de la vida en la que él estaba cuando todo aquello pasó. Odio el espejo. Los ojos que me devuelven la mirada están cansados, y tristes. Sus ojos me miran de nuevo desde mi cara.

Mi marido me pregunta que por qué llevo maquillaje. “¡Estás tan guapa sin él!”. No se lo puedo explicar. Quiero marcar mis ojos como míos. Quiero cambiarlos. Nunca he querido ver como aquellos ojos me miran de nuevo. Pero ahí están cada noche cuando me lavo la cara. Nunca, nunca lograré escapar.

46-1_ClosedEye-225x300
Fotos de la autora.

SOBRE LA AUTORA

CerysGCerys Gruffyydd ha pasado por una fase en genética (antes de ir a la universidad), una fase de antropología biológica (en la universidad) y una fase de enseñanza de yoga y Pilates (los años de maternidad). Vive con un científico, un adolescente y un conejo. Su pasión casi-secreta son los vestidos históricos, y no puede mirar a la gente sin imaginarse la época en la que les gustaría vestirlos.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces: Café en el espacio, aniversario de #BringBackOurGirls y comparando azúcar con azúcar

Next post

Vídeo de la semana: El primer pulpo fotógrafo

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

No Comment

Leave a reply