Anti-cienciaEscepticismoPosts desde SkepchickSalud

Post desde Skepchick: Mal gráfico del Jueves – Cherry picking orgánico

No sé tu, pero cuando yo busco información científica fiable sobre salud, me dirijo a las cadenas de supermercados y a las agencias de publicidad.*

¿No lo has oído? Llevan a cabo experimentos científicos de verdad. Usando un laboratorio y todo. ¿Todavía no estás impresionado? Espera a oir sobre sus resultados INNEGABLES.

 

Coop, una cadena de supermercados orgánicos sueca, se asoció con la agencia publicitaria Forsman & Bodenfors para experimentar con una familia sueca de cinco miembros por tres semanas. La primera semana, la familia comíó no-orgánico, y luego cambió a comida orgánica durante las siguientes dos semanas. A lo largo del período de estudio, la familia dio muestras de orina diarias, que fueron analizadas por el Instituto de Investigación del Medio Ambiente sueco (IVL) para medir 12 pesticidas seleccionados, los que se usan en la agricultura convencional.

 

Así es. Ellos no analizan los residuos de los pesticidas utilizados en la agricultura orgánica, como por ejemplo (en Suecia) sulfuro de cal, piretrinas, fosfato de hierro (III), y oh mucho más.

¿Cuáles son los resultados que hacen explotar la cabeza por obvios de este publiestudio? Los pesticidas no utilizados en la agricultura orgánica no aparecen en el cuerpo (o se presentan en cantidades mucho menores) al comer orgánico en comparación con el consumo de alimentos en los que se utilizaron esos pesticidas.

 

En otras palabras, una sustancia que no pasa por tu cuerpo probablemente no aparecerá en tu orina.

Yo, por mi parte, no puedo esperar a su próximo estudio en el que PROVARÁN que no beber alcohol dará lugar a poco o nada de alcohol en el cuerpo en comparación con consumir alcohol.

 

Trabajo pionero. De verdad.

Aquí está uno de los gráficos que muestran los resultados de cuatro metabolitos de pesticidas (de izquierda a derecha): cloruro de clormequat, mepiquat, ácido 3 –fenoxibenzoico (3-PBA), y TCP. (Haz clic en la imagen para una versión más grande.)

3045964-inline-i-1-organic-effect-food

 

El gráfico de la izquierda muestra los nanogramos por mililitro de cada sustancia “Antes de que la familia coma orgánico, mediana,” y la derecha muestra lo mismo “Durante las semanas con los alimentos orgánicos, mediana”.

El gráfico está cargado de manipulación emocional. La escala se ajusta de manera que la barra de la izquierda, para el cloruro de clormequat, se vea POR LAS NUBES. Se encontraron rastros de ocho pesticidas, pero deliberadamente optaron por mostrar sólo los cuatro con los niveles más altos. Y la imagen de fondo muestra al pequeño niño rubio e inocente que supuestamente estaba siendo envenenado con pesticidas. ¿Qué clase de padres monstruosos hacen esto conscientemente a su hijo? La intención de avergonzar a los padres para que financien una nueva tienda Coop compren orgánico es clara cuando el video del anuncio muestra los gráficos solamente de los niños, no de los padres.

 

Jeff Beer, autor del anuncio artículo de Fast Company, optó por hacer la captura de pantalla de esta tabla en lugar de las otras dos que se muestran en el video, sin duda, porque ésta no muestra nada en el gráfico de “Después” mientras que los dos gráficos con las niñas muestran algo de niveles de plesticidas en el gráfico de “Después”.

Por supuesto, este experimento podría fácilmente llevarse a cabo buscando sólo rastros de pesticidas orgánicos y podríamos ver un gráfico de “Antes de orgánica”, vacío o casi vacío seguido de un gráfico de “Después de orgánica” que muestre los niveles de pesticidas. ¿Podríamos entonces concluir que la comida orgánica intoxica a nuestros hijos?

 

Probablemente no más de lo que este anuncio puede hacer la afirmación opuesta. Que tengamos químicos en nuestro cuerpo no nos dice nada acerca de si esos químicos en esas cantidades son perjudiciales. La dosis hace el veneno. Cualquier sustancia puede ser tóxica si ingerimos suficiente.

Así que este publiestudio no es más que un ejercicio cherry-picking orgánico y tiene sus raíces en la mierda.

 

* Gracias a Anne Sauer por compartir esta historia.

Sobre la autora:

melanie 2Melanie es una editora y escritora freelance que se acaba de mudar a un pequeño pueblo a las afueras de Minneapolis con su esposo y dos hijos pequeños. Cuando no está contando qué tan seguido las palabras “orgullo” y “libertad” en las tiendas locales, caminos y nombres de mascotas, pasa su tiempo peleando con comas y dos puntos, y educando a sus dos hijos para que sean pensadores críticos. Es editora de Skepchick Events, administradora de Grounded Parents y escritora en Skepchick. La puedes en contrar en Twitter como @MelMall, en Facebook y en Google+

 

Puedes encontrar el post original en inglés AQUÍ
_____
Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces: rubeola erradicada, alcaldesa de madera y sexismo multióptico

Next post

Fugaces: anorexia, bioluminiscencia, stevia y Bye Felipe

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply