Anti-cienciaEscepticismoFeaturedSalud

¡El escándalo de las píldoras!

Hoy les vengo a contar un caso curioso que me encontré por casualidad en Google: El “Escándalo de las píldoras” homeopáticas de los años 50 en Suecia.

Del artículo que me encontré (la traducción es mía):

“En julio de 1951 se extendió la noticia de que algunos fabricantes de remedios homeopáticos en Estocolmo se habían saltado parte del proceso de potenciación y habían vendido píldoras de azúcar pura bajo la falsa afirmación de que eran medicinas homeopáticas. Después de investigaciones y procedimientos legales extraordinariamente largos y caros, los directores y otros responsables de producir y vender las píldoras de Pharma-Drog AB y Drogon AB fueron acusados, declarados culpables y sentenciados por fraude y evasión fiscal.

En el juicio, el fiscal sostuvo que la homeopatía como tal era un gran fraude, ya que aunque fueran correctamente potenciados, los remedios por encima de D5 no podrían tener efecto terapéutico alguno más allá de la sugestión. Esta era la opinión también del Real Colegio Médico Sueco, aunque remedios homeopáticos de más de D6 eran vendidos en farmacias. En consecuencia, la fabricación y comercialización de remedios homeopáticos debía ser considerada fraudulenta.

Tal vez de manera algo sorprendente, la mayoría de los individuos acusados se sumaron a esta postura. Como parte de su defensa en el juicio, afirmaron que no se podía considerar criminal vender píldoras cuya ausencia de beneficio era comúnmente sabida. Al contrario, argumentaron, había sido su loable intención revelar la patraña de la homeopatía mediante este experimento a gran escala con las píldoras sin potenciar, usadas por homeópatas y pacientes por años sin ninguna reclamación destacable de ausencia de efectos terapéuticos. Los fabricantes acusados hicieron referencia a rumores de que las farmacias convencionales también hacían trampa en la producción de remedios homeopáticos, y que las autoridades médicas eran conscientes de esto y que, en todo caso, la potenciación por encima de D6 era innecesaria, ya que los ingredientes por encima de esa potencia no se podían verificar químicamente.”

Lo curioso del caso, además de que los homeópatas hubieran admitido públicamente que eso de la potenciación es una payasada, es que, tal y como ellos mismos afirmaron, se llevó a cabo un gigantesco estudio que puso en evidencia que la homeopatía no es más que charlatanería.

Los medios de comunicación cubrieron ampliamente el escándalo y tuvo un impacto social importante: los medios, las autoridades médicas y farmacéuticas, los políticos, el fiscal y los propios homeópatas, participaron en la humillación pública de la homeopatía. En mayo de 1954, toneladas de píldoras confiscadas y manuales de homeopatía fueron quemados en una gran hoguera a las afueras de Estocolmo y el fiscal del caso, Lennart Eliasson, fue elegido por los lectores del periódico Aftonbladet como Sueco del Año en 1955.

Quema de píldoras milagrosas. Foto de Bernhardsson,  Brottets krönika I (1954), p 380.

Quema de píldoras milagrosas.
Foto de Bernhardsson, Brottets krönika I (1954), p 380.

El artículo también cuenta que la homeopatía ya estaba en decadencia antes de este escándalo. Aunque en 1915 había logrado adquirir el estatus de preparación farmacéutica y se había autorizado su venta en farmacias, en la década de los 30 sucedieron varias cosas que le hicieron las cosas difíciles a la homeopatía. La sanidad pública sueca comenzó a cobrar fuerza y hubo grandes esfuerzos de educación para lograr que la población buscara ayuda médica en lugar de consultar charlatanes. La prensa, por iniciativa propia, no publicaba anuncios que tuvieran que ver con homeopatía, y el interés de la Alemania nazi por esta terapia tampoco ayudó a su imagen. La Asociación de Médicos Homeópatas Suecos acabó desapareciendo y al final de la Segunda Guerra Mundial sólo quedaba un médico homeópata con educación superior en homeopatía en todo el país (que había estudiado en EEUU, ya que no había escuelas de homeopatía en Suecia).

Después de 1945, la creencia en la homeopatía y otras terapias alternativas se relacionaba con sectas religiosas, como la sanación por fe de la iglesia pentecostal y la Ciencia Cristiana. Muchos homeópatas eran ministros de iglesias libres y encontraban justificación bíblica para su práctica. Esto no ayudó nada a su credibilidad. Un intento fallido en el parlamento sueco de prohibir que practicaran la medicina quienes no fueran profesionales de la sanidad fue lo que llevó al fiscal Eliasson a elegir la estrategia de acusar de fraude económico a los fabricantes de homeopatía en lugar de acusarles de fraude médico.

El fiscal Eliasson haciendo un suicido homeopático (o quejándose de que estos caramelos se pagan caro). Foto de Bernhardsson,  Brottets krönika I (1954), p 380.

El fiscal Eliasson haciendo un suicido homeopático (o quejándose de que estos caramelos se pagan caro).
Foto de Bernhardsson, Brottets krönika I (1954), p 380.

El descrédito de la homeopatía durante estos años dañó sus ventas y su prevalencia, pero no la hizo desaparecer. Con la entrada de Suecia a la Unión Europea, los remedios homeopáticos volvieron a adquirir estatus de medicamentos en este país, debido a la armonización de políticas europeas sobre medicamentos.

 

Fuente: Outdated Fraudulent Healing? Homeopathy on Trial, The Homeopathic “Pill Scandal” in the 1950s and Modernisation of Healthcare in Sweden, por Motzi Eklöf
(Curiosamente, no encontré ningún otro artículo en inglés o español sobre el tema. Si conoces alguno, me gustaría conocerlo).

 

Foto de cabecera: Ilustración de Poul Strøyer al artículo “160 coronas (suecas) por un kilo de azúcar – 60,000 coronas por una pastilla para el dolor de cabeza: Los homeópatas y el pueblo sueco” en la revista OBS! de 1949.

Previous post

Fugaces: anorexia, bioluminiscencia, stevia y Bye Felipe

Next post

TBT: La luz es radiación

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply