BiografíasCiencia

Bios: Mary Anning

La inscripción bajo su vitral conmemora “su utilidad en el avance de la ciencia de la geología” (no era ciencia cuando ella comenzó a hacer sus descubrimientos, y con ellos ayudó a convertirla en ciencia), “y también a su benevolencia de corazón e integridad de vida”. La hija del carpintero se ha hecho nombre a sí misma y se lo ha ganado.

 

Charles Dickens sobre Mary Anning

 

 

Mary Anning es uno de esos nombres que deberíamos conocer todos. O por lo menos todos los que de pequeños pasamos por una época de obsesión con los dinosaurios. Pero sus circunstancias la condenaron a los márgenes de la historia a pesar de que sus descubrimientos causaron furor en círculos científicos.

Los acantilados Blue Lias de Lyme Regis

Los acantilados Blue Lias de Lyme Regis

 

Mary Anning nació en 1799 en Lyme Regis, en la costa de Dorset, Inglaterra, y tuvo una vida dura. Ella y su hermano mayor Joseph fueron los únicos de los 10 hijos de Richard Anning y Mary (Molly) Moore que sobrevivieron la infancia. De hecho, Mary recibió el nombre de una hermana mayor que murió al prenderse fuego accidentalmente a los 4 años. Cuando la segunda Mary Anning tenía apenas 15 meses, un rayo cayó sobre el árbol bajo el cual se encontraba en brazos de su vecina. Las otras tres personas que se encontraban bajo el árbol murieron al instante, pero los vecinos lograron resucitar a la pequeña Mary. A partir de entonces se atribuiría su inteligencia y carácter a este incidente.

El padre de Anning era un ebanista que ganaba un poco de dinero extra vendiendo a turistas los fósiles que recogía en los acantilados de Lyme Regis. Richard Anning llevaba a sus hijos con él en búsqueda de fósiles y ambos demostraron ser buenos cazadores de fósiles. La vida de los Anning no era fácil: a la tragedia de perder tantos hijos, se le sumaban las dificultades económicas y que ser disidentes (protestantes no-anglicanos) los convertía en unos parias en la ciudad. Cuando en 1810 Richard Anning murió tras una caída en los acantilados, dejó a su familia con grandes deudas. Los Anning tuvieron que pedir apoyo a su iglesia y los hijos tuvieron ayudar a la economía familiar. Mary tenía 11 años.

Mary y Joseph comenzaron a recolectar fósiles para sostener lo que ahora era el negocio de la familia, pero al cabo de los años Joseph dejó los fósiles para trabajar de aprendiz de tapicero y Mary continuó buscando fósiles sola, mientras que su madre llevaba el negocio.

Mary Anning no tenía educación formal pero había aprendido a leer y escribir en la iglesia. Copiaba a mano los artículos científicos que le interesaban y también hacía disecciones de peces y otros animales, y así aprendió por su cuenta sobre anatomía y geología. Además de recuperar los fósiles de la roca, los montaba y hacía detallados dibujos de sus hallazgos. Una educada mujer que vivía en la zona le enseñó a catalogar los especímenes y registrar el estrato de roca donde encontraba cada uno.

Recolectar fósiles en los acantilados era una tarea peligrosa. Las lluvias, especialmente en invierno, causan deslizamientos de la roca caliza en los acantilados dejando expuestos fósiles del jurásico. Mary Anning trabajaba en estas rocas inestables intentando recuperar los fósiles antes de que el mar se los llevara para siempre. En una ocasión un deslizamiento en el acantilado cayó tan cerca de Mary que mató a sus pies al perro que siempre la acompañaba.

Dibujo del Ictiosaurio encontrado por los Anning

Dibujo del cráneo de ictiosaurio encontrado por los Anning.

En 1811, los Anning tuvieron su primer gran hallazgo. Joseph vio un gran cráneo saliendo del acantilado y Mary tardó un año en sacar y limpiar lo que resultó ser el esqueleto casi completo de un pez-reptil que años más tarde se denominaría ictiosaurio.

Los fósiles eran de interés para los científicos y era la moda que los nobles los coleccionaran como curiosidades, así que el descubrimiento del ictiosaurio atrajo la atención de ambos grupos hacia Mary Anning y su familia. A pesar de esto, su situación económica continuó siendo muy precaria. Los ejemplares que Mary recolectaba y preparaba y los dibujos que hacía de ellos eran presentados en conferencias y museos sin atribución, y los Anning continuaban manteniéndose apenas a flote.

En 1920, un rico coleccionista de fósiles, el teniente coronel Thomas Birch, quiso ayudar a la familia Anning, reconociendo que eran los responsables de los descubrimientos de fósiles más importantes de la zona. Birch subastó toda su colección, dando todo el dinero recaudado a la familia Anning.

La reputación de Anning continuó en ascenso. En 1923 encontró el primer ejemplar completo de plesiosaurio y en 1928 encontró el primer pterosaurio fuera de Alemania. Fue Anning quien sugirió por primera vez que las piedras bezoar (coprolitos) eran en realidad heces fosilizadas, y quien descubrió que los belemnites tenían sacos de tinta fosilizada como los cefalópodos actuales.

"Anning's Fossil Depot", casa y tienda de Mary Anning

“Anning’s Fossil Depot”, casa y tienda de Mary Anning

En 1927 había logrado ahorrar lo suficiente para comprar una casa con ventanas a la calle en la que montar su tienda: Anning’s Fossil Depot. Geólogos y coleccionistas de todo el mundo venían a visitar su tienda y a consultar a Mary Anning por sus conocimientos.

La única vez que una revista científica publicó un texto de Anning durante su vida fue cuando ella escribió a la Revista de Historia Natural corrigiendo lo que habían publicado sobre la genealogía de tiburones prehistóricos.

Anning era muy consciente de que sus descubrimientos e ideas eran presentados en la Sociedad Geológica de Londres por las personas a las que les vendía sus especímenes, muy a menudo sin atribución, y se sentía utilizada. A pesar de esto, entabló amistad con varios científicos quienes iban a Lyme Regis para acompañarla en busca de fósiles y para hablar de anatomía y clasificaciones. Sostuvo correspondencia con los geólogos más importantes de la época, pero la Sociedad Geológica no permitía ni siquiera que las mujeres asistieran como invitadas a sus reuniones (y no fue hasta 1904 que aceptaron a mujeres entre sus miembros).

En 1830 la situación económica del país se deterioró y bajó la demanda por fósiles, por lo que Anning volvió a tener serias dificultades económicas. Para ayudarla, un amigo suyo, el geólogo Henry de la Beche, comisionó una litografía basada en su acuarela Duria Antiquior. Esta pintura mostraba una escena del Dorset prehistórico y se representaban muchos de los fósiles que Mary Anning había encontrado. Los ingresos de las copias que se vendieron a geólogos y ricos coleccionistas fueron donados a Anning. Unos años más tarde, gracias a su amigo William Buckland, la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia le concedió una pequeña pensión anual, lo que le dio cierta estabilidad económica.

Duria Antiquior de Henry De la Beche

Duria Antiquior de Henry De la Beche

Mary Anning murió en 1947 de cáncer de mama. Algunos miembros de la Sociedad Geológica mandaron a hacer un vitral en su honor en la parroquia local, el cual es mencionado en el texto sobre la vida de Anning que escribiría Charles Dickens en 1965. En 2010 la Royal Society incluyó a Anning en la lista de mujeres que más influencia han tenido sobre la ciencia.

El vitral de Mary Anning en la iglesia de Saint Michael

El vitral de Mary Anning en la iglesia de Saint Michael

Fuentes:
http://trowelblazers.com/happy-birthday-mary-anning-2/
http://mujeresquehacenlahistoria.blogspot.com.es/2010/06/siglo-xix-mary-anning.html
http://www.ucmp.berkeley.edu/history/anning.html
https://mujeresparapensar.wordpress.com/2007/02/11/mary-anning/
http://www.nhm.ac.uk/nature-online/science-of-natural-history/biographies/mary-anning/
http://www.famousscientists.org/mary-anning/
http://observationdeck.kinja.com/mary-anning-the-fossil-finder-by-charles-dickens-1579691341
http://www.janeausten.co.uk/mary-anning-regency-paleontologist/

Previous post

Fugaces: #GirlsWithToys, programadoras, periodistas acosadas y la salud de las mujeres

Next post

¡Dioses!: Momo

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply