¡Dioses!MitosReligión y espiritualidad

¡Dioses!: Momo

Una vez que caemos en la cuenta de que la religión no es más que la respuesta fácil a preguntas complicadas se nos abre un mundo de dioses de otras épocas y culturas. No debemos extrañarnos pues de que haya dioses para casi todo lo que podamos imaginar, y una muestra de ello nos la da la mitología griega.

 

Momo es el dios griego de la sátira, la burla, la culpa y la censura, y como dios patrón de los escritores y poetas es la personificación de la crítica injusta.

Hesíodo en su Teogonía nos cuenta que Momo es hijo de Nyx (la Noche), conocida por tener hijos de espíritu más bien retorcido o directamente malvado, y a quien el mismo Zeus teme.

 

Teniendo en cuenta su patronazgo, Momo se representa como un hombre que cubre su cara con una máscara y porta un cetro o un muñeco que representa la locura.

 

También según Hesíodo, Momo fue invitado a abandonar el Olimpo debido a sus constantes burlas a los dioses: de Hefesto decía que había creado a la humanidad sin puertas en su pecho a través del cual se podían ver sus pensamientos; de Afrodita se burlaba por parlanchina y porque sus sandalias hacían ruido al caminar; incluso se atrevió con Zeus, llamándolo violento y lujurioso. ¿Quién querría tener en su casa a un criticón como él?

 

De esta manera, Momo pasó a vivir en una nube negra con su madre y varios de sus hermanos, todos ellos predispuestos a la cólera y la venganza.

 

Pero algunos de nuestros lectores conocerán a Momo no como dios, sino como rey. El Rey Momo es el rey del Carnaval en sus celebraciones en América Latina, especialmente en Brasil y Colombia. Y, como podrán imaginar, el Rey Momo tiene su origen en el dios Momo.

 

La aparición el Rey Momo simboliza el comienzo de los carnavales y cada carnaval tiene su propio Rey, a quien se suelen entregar las llaves de la ciudad. Al Rey Momo lo suele encarnar un hombre alto y gordo, que acompaña a la reina del carnaval (mucho menos gorda, por supuesto).

 

En Argentina y Uruguay, por el contrario, el Rey Momo es un gran muñeco de papel maché, también de atuendo colorido y una barriga prominente, que preside las celebraciones carnavalescas. El muñeco se solía quemar al finalizar las festividades, aunque estas prácticas se están abandonando por seguridad.

 

El dios Momo no solo aparece en la cultura clásica, sino que con su recuperación durante el Renacimiento muchos autores como Sir Francis Bacon, Giordano Bruno o Baltasar Gracián lo incluyeron en sus obras satíricas como un personaje más, criticón, cínico o rencoroso.

 

Si en la actualidad recuperásemos el culto al dios Momo, creo que la representación que mejor lo describiera sería la de trollface.

Previous post

Bios: Mary Anning

Next post

Posts desde Skepchick: Charlie Charlie - La ciencia de invocar demonios con lápices por diversión y dinero

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

No Comment

Leave a reply