CienciaEscepticismoThrowback Thursday

TBT: Anumerismo en cadena

Hoy en Throwback Thurday traemos un post de Daurmith del 2011 sobre un acontecimiento único… que ha pasado varias veces más desde entonces.

Todos sabemos que no debemos pasar las cartas cadena. Pero las cartas cadena siguen pasando. Es una cosa casi misteriosa, como las revistas del corazón que nadie lee (salvo en la consulta del dentista). Pueden llevar -las cartas cadena, digo- mensajes cursis, o inspiradores, o tiernos, o, a veces, flagrantes insultos al sentido común.
Este en concreto es uno de los muchos mensajes que circulan. Y es obvio (para algunos) que es una tontería, pero os lo copio y comento para que os hagáis una idea, y porque de vez en cuando merece la pena echar un vistazo incluso a lo obvio. La carta cadena en sí está en color rosa chicle, para hacer juego con muchas otras cartas cadena, y he dejado todo tal como está, sin corregir erratas. Mis comentarios, en sobrio y elegante negro.

¡ ESTA ES LA ÚNICA VEZ QUE VEREMOS ESTE EVENTO EN NUESTRAS VIDAS !

Pues, la verdad, no. Y no grite, por favor. Veremos este evento más veces, muuuchas más veces. Nos informarán de ello en más cartas cadena, muuuchas más cartas cadena. Hasta aburrir. Y en todos los casos nos dirán que este será un evento único en nuestras vidas.

El cálculo de edad / año es fascinante!

Lo es. Pero no por las razones que apuntan.

 Abajo lo explicamos. Vamos al meollo, después de tanto grito:

Este año, Julio tiene 5 viernes, 5 sábados y 5 domingos. Esto sucede una vez cada 823 años.

Pues no; el que un mes tenga 5 viernes, 5 sábados y 5 domingos, pasa una vez al año, de media. Y que ese mes sea julio (u octubre, o el que sea), sucede cada 7 años, también de media. Lo explica Snopes, en inglés, y Malaprensa, en español. De hecho el artículo de Malaprensa es del año pasado, cuando también se dio un evento único en nuestras vidas. Bueno, para valores muy frecuentes de único, claro.

Pero sigamos, sigamos, que ahora es cuando se pone interesante:

Esto se conoce como bolsas de dinero. Por lo tanto, transmite esto a tus amigos y el dinero llegará dentro de 4 días. Basado en el Feng Shui chino.
Bastante interesante – ¡¡¡ léelo !!
Este año vamos a experimentar cuatro fechas inusuales.
1/1/11, 1/11/11, 11/1/11, 11/11/11

Y, añado yo, el año que viene experimentaremos ¡6! fechas inusuales:
2/1/12, 1/2/12, 10/11/12, 12/11/12, 21/11/12, 12/12/12

Además, marzo de 2013 también tendrá 5 viernes, 5 sábados, y 5 domingos. ¡Y sólo 4 lunes! Desde luego, si esto no es auspicioso no sé qué será. Con lo cual tenemos que el año que viene ¡será aún mejor! Seguro que el Feng Shui tiene algo que decir al respecto, pero si no, lo afirman las Matemágicas.

y esto no es todo…
Toma los dos últimos dígitos del año en que naciste – ahora agrega la edad que tendrás este año, el resultado será 111 para todos en el mundo entero.
¡Este es el año del dinero!
Dice el proverbio de que si envías esto a ocho buenos amigos el dinero aparecerá en los próximos cuatro días como se explica la filosofia FENG SHUI.
Es un misterio, pero vale la pena intentarlo, ¡¡buena suerte!!

No, no es un misterio. Es perfectamente lógico. Y ni siquiera el resultado es 111 en el mundo entero. Veamos primero el cálculo, que si lo habéis hecho, os habrá salido casi seguro. Os pongo un ejemplo propio: mi tía Amparo. Este año hubiera cumplido 102 años. Como nació en 1909, tenemos:

09 + 102 = 111

¡Funciona! Voy a probar ahora con mi sobrina, que nació en 2009, y que ha cumplido dos añitos hace nada:

09+2=11

¡Funci..! Bueno, casi. Falta algo aquí, ¿por qué no sale 111?

¿Y Houdini, el mejor escapista de todos los tiempos, y un ilustre escéptico? Veamos, nació en 1874. Murió en 1926, con 52 añitos cumplidos, a ver…

74 + 52 = 126, huy, se nos fastidió. Debe ser porque Houdini era un escéptico de primera, y sus vibraciones negativas han fastidiado el Feng Shui. Por una curiosa casualidad, las dos últimas cifras del resultado coinciden con el año de su muerte.

A ver con James Röentgen, que nació en 1845 y murió en 1923. El año de su muerte hubiera cumplido, ummm… 78 añitos.

45 + 78 = 123, ¡anda! ¡Pero si es mucho más chulo que 111! 1923 debió ser también un año del dinero, seguro. Y, curiosamente, también coinciden las dos últimas cifras con las del año en el que cumplía 78 años…

Pero esto son gente muerta, ninguna de ellas se puede usar para el ¡mágico! año 2011. Bueno, pues vamos a usarlo… pero en el calendario islámico, según el cual estamos en el año 1432. A ver, voy a hacer otra vez lo de mi sobrinita, que nació, según este calendario, en 1430:

30 + 2 = 32, pues no, no funciona “en todo el mundo”.

Lo vais viendo, ¿no? El número “mágico” que sale sólo hace referencia a 100 + cuántos años de siglo llevamos en nuestro calendario, que encima no es el único en todo el planeta. Como llevamos 11 años de este siglo, sale 111. En 1923 salía 100 + 23 = 123. El año que viene saldrá 112. Y seguramente habrá detrás varios significados místicos, porque, ¡oh casualidad! 112 es la suma de 6 primos consecutivos.

¿No me creéis? 112 = 11 + 13 + 17 + 19 + 23 + 29, incrédulos.

De hecho, imaginemos alguien nacido en 1899 que cumpla este año 112 añitos, seguramente por tomar mucha homeopatía, y hagamos el cálculo:

99 + 112 = 211, ¡cielos! ¡Se fastidió el año de la suerte!

¿A ver si va a ser que esto de los años del dinero y demás cosas es una tontería..? ¿A ver si va a resultar que las cartas cadena son perfectamente inútiles, y no sirven para nada más que para fastidiar, ocupar ancho de banda con basura, y conseguir direcciones de correo a las que enviar más correo basura…?

¿A ver si va a resultar que, de vez en cuando, echar un vistazo a una carta cadena nos puede servir para aprender un poco de pensamiento crítico…?

Pues ya sabéis: no paséis cartas cadena, y leed sobre anumerismo. Os divertiréis más.

SOBRE LA AUTORA
DaurmithDaurmith

Daurmith empezó a jugar con esto de los blogs en 2001 y no ha parado desde entonces a pesar de las protestas. Pensó que así aprovecharía por fin los años que pasó estudiando biología molecular, y descubrió que le encanta hablar de la realidad tal como es; es más divertido.

A pesar de la evidencia fotográfica, Daurmith no es un gato.

Previous post

Devorando Palomitas: Jurassic World

Next post

Posts desde Skepchick: 10 formas en las que el matrimonio homosexual está literalmente destruyendo la sociedad

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply