Cosas que te van a interesarSalud

Breve guía escéptica para una primera menstruación

Bueno, tranquilízate en primer lugar. Lo que te acaba de ocurrir es tan normal como que el Sol salga por el Este, así que vamos a procurar no hacer un drama de ello.

 

¿Así que acabas de descubrir una gran mancha marrón rojiza en tus braguitas? Bien, lo primero que vas a hacer es limpiarte, ponerte una compresa (mira, se pone así) y venir a sentarte conmigo, vamos a tener una pequeña charla.

 

Aquí empieza tu breve guía escéptica para una primera menstruación, te será muy útil para tus próximos entre 30 y 40 años, así que presta atención y pregunta todas las dudas que te surjan.

 

Esto te va a ocurrir cada más o menos 28 días.

 

Así es, entre hoy y hasta que tus ovarios digan basta, tendrás que soportar ver una pequeña cantidad de sangre que sale de tu vagina cada mes y las molestias que acarrea.

También debes saber que a partir de ahora podrás quedarte embarazada si mantienes relaciones sexuales (bueno, vale, solo si son heterosexuales, pero ya hablaremos luego del sexo seguro).

Menstruar solo será asqueroso si tu misma quieres que lo sea. Debes ser consciente de que esta es la manera que tiene el cuerpo de mantener limpio tu útero una vez que se ha dado cuenta de que no hay un bebé en camino.

¿Tendrás que vivir con miedo a que te venga en el momento más inesperado? Ni mucho menos, estamos en el siglo XXI y el mismo móvil que utilizas para chatear con tus amigos te puede ser muy útil: hay infinidad de aplicaciones con las que puedes controlar tu ciclo y saber un rango de días en los que puedes comenzar a menstruar y estar preparada para cualquier contingencia.

 

Menstruar no es sinónimo de aburrirse.

 

Quítate la idea de que mientras tienes la regla no puedes hacer una vida normal de la cabeza. Por supuesto que vas a tener molestias y debes tener un baño cerca cada 4 ó 6 horas, pero eso no quiere decir que tengas que pasarte 5 días encerrada en el de tu casa esperando a que salga todo.

El dolor será una de las principales molestias, pero puedes tomarte algún calmante que te recomiende tu médico si llega a ser tan molesto que no te permita hacer una vida normal. La dismenorrea (dolor muy intenso) suele aparecer unos meses después de tu primera regla, es normal porque tu cuerpo todavía se está adaptando al nuevo cóctel de hormonas, pero si persiste en todas ellas deberías consultar con tu médico para descartar enfermedades del aparato reproductor.

 

Tampones, compresas, braguitas nuevas.

 

Yo acabo de darte una compresa porque es lo más sencillo de enseñar a poner para una primera regla de emergencia, pero no tienes por qué estar ligada a ellas toda tu vida. Sobre todo debes encontrar el método de contención con el que más cómoda te encuentres.

 

Hasta hace poco solo teníamos un par de opciones para no gastar un dineral en bragas nuevas cada mes. Te hablaré de tres, prueba y escoge la que más te guste.

 

Las compresas son la solución más sencilla, si bien tienen una gran cantidad de inconvenientes: te pueden dar la sensación de estar sucia todo el tiempo, aunque te la acabes de cambiar; pueden producir alergias, irritación de la piel o picores, sobre todo por el sudor; son fáciles de poner, pero también se mueven fácilmente así que puedes acabar manchando las braguitas igual y, lo peor, la sensación de incomodidad cuando se encogen o se mueven.

 

Los tampones son otro clásico y permiten una mayor movilidad que las compresas. Con ellos por ejemplo te podrás bañar en público sin dejar un rastro a los tiburones, una vez bien colocados no se mueven y es más difícil ensuciar la ropa interior si te los cambias a menudo. Pero también tienen sus inconvenientes: hay que dar con el tamaño idóneo para una misma o nos provocarán molestias una vez dentro o al sacarlos y tener en cuenta también nuestro flujo de sangre, con una regla abundante tendremos que utilizar uno mayor o cambiar los pequeños más a menudo.

 

La novedad (o al menos lo que mi madre no me contó) es la copa menstrual, un pequeño recipiente de silicona que se introduce de manera similar a un tampón y que se vacía cuando está lleno. Su principal ventaja es que es reutilizable y, por tanto, más barata que los métodos clásicos. Al igual que los tampones hay diferentes tamaños según el flujo y debes acordarte de vaciarla también cada 4 ó 6 horas. No obstante, si eres de las que prefiere no ver/tocar su menstruación no es un método que te vaya a resultar agradable.

 

Y para que quede claro: NO, NO Y NO vas a perder la virginidad, si es que eso te importa, por ponerte un tampón o la copa menstrual. Tu primera relación sexual no va a consistir en introducirte un tampón para no ensuciar las bragas, no.

 

Cuidado con los chicos, que quieren “algo” de ti.

 

Eso fue lo que me dijeron a mi cuando tuve mi primera regla. De eso han pasado ya más de 15 años y solo puedo decirte lo siguiente: los chicos lo que quieren de ti es sexo, como tu lo querrás de ellos en muchos momentos de tu vida. No hay nada de malo en ello mientras sea seguro y consensuado.

 

Lo que sí has de tener en cuenta a partir de ahora es que puedes quedarte embarazada si practicas sexo heterosexual y si no quieres que ocurra deberás utilizar métodos anticonceptivos con una eficacia más que probada (no valen chorradas como el método Ogino, eso déjalo para cuando quieras cargarte de bebés hasta las pestañas).

También debes saber del sexo que no solo es una práctica que puede desembocar en un  embarazo no deseado, sino que hay enfermedades de transmisión sexual de las que te puedes contagiar con cualquier tipo de sexo: heterosexual o no, oral, anal… A partir de ahora el condón será tu amigo y no debes separarte de él durante toda tu vida adulta.

 

Enhorabuena, has superado con éxito la charla de la primera menstruación. ¡Bienvenida a tu vida fértil!

Previous post

Fugaces: A quién vas a ayudar, latinoamericanas contra la impunidad y matemáticas contra Hitler

Next post

Posts desde Skepchick: El feminismo necesita deportes de mujeres

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

No Comment

Leave a reply