Cosas que te van a interesarReligión y espiritualidadThrowback Thursday

TBT: ¡Ya está aquí el curómetro!

En el TBT de hoy resucitamos un post del año 2011, sobre servicios extraños ligados al cristianismo…

Con un sistema puntuación que va del 1 al 6 y una oveja que cambia de color del blanco al negro, los feligreses alemanes ahora pueden calificar su satisfacción con los servicios ofrecidos por su cura o pastor local a través de la página Hirten Barometer (según Google translate: Barómetro del pastor). Me parece una idea buenísima. Al igual que califico un restaurante o al call center de movistar, ahora también califico al cura de mi parroquia*: ¡6 puntos si va a visitar viejitos! ¿1 si mete mano a monaguillos?

Según Reuters, la iglesia protestante alemana dice que la página le parece un desarrollo positivo, mientras que la católica no quiso comentar. No sé por qué, si Ratzinger tiene una calificación por lo menos 3 puntos más alta de lo que creí que tendría. Lo más gracioso es que, a pesar de sus desesperados intentos de estar en las redes sociales twitteando desde su iPad, su canal de youtube, aplicaciones de iPhone, Facebook, su calificación más baja es en “dedo en el pulso” (estar al día, supongo). Todo esto lo puedes encontrar en la página pope2you.net (juro por el FSM que no me estoy inventando el nombre).

*Yo no tengo parroquia, no voy a misa y no puedo opinar sobre un cura en particular. Con todo y que me gustaría dedicar horas a pintar ovejitas de negro, creo que esta herramienta puede ser más útil si los ateos (y Cía) no nos metemos a despotricar a lo loco**. Si este tipo de páginas es percibida por los devotos como fiable, puede ayudar a detener antes a depredadores sexuales u otros sujetos particularmente peligrosos.

**Y como no quiero desincentivar que te expreses artísticamente: jesusdressup

En la imagen de cabecera, el slogan de Hirtenbarometer: “Dios también necesita feedback.”


SOBRE LA AUTORA:

Daniela (@Mexkeptic)Mexicana de nacimiento y trotamundos por adopción, Daniela finalmente ha decidido dejar de ver los toros desde la barrera y hacer algo por avanzar la causa escéptica. Si no lo logra, le echará la culpa a alguien más. Actualmente vive en Madrid.

Previous post

Fugaces: pedos, edad de hielo y Contact

Next post

Posts desde Skepchick: ¿Y qué si no nací así?

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

No Comment

Leave a reply