Posts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: ¿Y qué si no nací así?

La narrativa de “así nací” de la identidad homosexual es una que mayoría de la gente en los países desarrollados modernos conocen bien. Se aplica a personas de todas las orientaciones sexuales y personas trans, especialmente transexuales binarios, y nos dice que la manera correcta de ser queer sigue una estructura común. Tenemos que saber que somos “diferentes” desde la primera infancia, tenemos que luchar con nuestra identidad y tratar de llegar a ser “normales”, tenemos que darnos cuenta de que no podemos cambiar y que nuestra diferencia es intrínseca a nuestro más profundo ser, tenemos que hacer las paces con eso, y entonces tenemos que salir del armario. Así se ve una vida homosexual.

Esta narrativa de lo queer apoya la idea de que ser diferente sólo está bien si no puedes evitarlo. La historia de “así nací”, dice que el tener una orientación sexual distinta de la atracción hetrosexual/heteroromántica sólo es aceptable si no se puede ser hetero. Sólo es aceptable ser trans si tu identidad de género está tan profundamente arraigada en ti que no se puede cambiar, no importa lo que pase. El fracaso total de las terapias de conversión es vista como una prueba de que ser gay está bien – tratamos de cambiar a las personas y hacerlas normales y no funcionó, así que la siguiente mejor opción es aceptar a las personas tal como son.

La narrativa “así nací” es compatible con una estructura de supremacía cisgénero y heterosexual que hace daño real a las personas queer. Mantiene la idea de que el mundo sería mejor si todos fuéramos cisgénero, heterosexuales, conformes de género, monógamos, etc. Nuestra diferencia es sólo de mala gana aceptable porque no se puede evitar.

Esta idea de la identidad arraigada es tomada a menudo por personas en las comunidades poliamor y BDSM con el objetivo de obtener esa misma aceptación. Existe la creencia de que si el ser no-monógamo o kinky es visto como una orientación sexual o romántica como ser gay o bisexual o asexual, entonces tal vez sea más probable que el resto del mundo nos acepte y nos den a nuestras familias y a nuestras relaciones los derechos de los que actualmente carecen. Tal vez ser poli está bien porque no podemos ser monógamos. Tal vez ser kinky está bien porque intentamos y fracasamos en ser vainilla.

En lugar de esto, debemos apoyar esta idea radical: las identidades de las personas merecen respeto, incluso si no son innatas.

No ser tetero está bien, incluso si alguien lo elige. Ser trans está bien si su sexo es una parte inmutable innata de su cerebro o no. Ser no-monógamo está bien, incluso si no es una parte permanente de la identidad de alguien. Ser Kinky está bien, incluso pudieras renunciar a ello mañana.

No tengo ni idea si nací pansexual, trans, poli y kinky. Todas esas identidades han cambiado para mí con el tiempo, tal como lo hacen para muchas personas. Algunas de esas identidades se sienten profundamente arraigadas en mí. Algunas partes de la historia de mi vida sin duda podrían ser utilizadas para apoyar una narrativa de “así nací”, pero yo no quiero ser representante de esa idea. ¿Y qué si yo no nací de esta manera? Mi identidad de género, la presentación de mi género, mis atracciones sexuales, mis relaciones múltiples, y mis kinks están bien. Están bien incluso si yo pudiera haber sido otra persona bajo circunstancias ligeramente diferentes. Están bien, incluso si yo las elijo. Están simplemente bien.

SOBRE EL AUTOR
ec273192690f493d806414c0ed98fbc7Benny Vimes

Benny Vimes es un hombre trans, queer, polimamor, un escéptico curioso y entusiasmado de la búsqueda de conocimiento. Es un estudiante universitario en sus treintas y ama enseñar a las personas sobre sexualidad alternativa y cuestiones de género.

 

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

TBT: ¡Ya está aquí el curómetro!

Next post

Fugaces: vacuna para el ébola, cerebros de sufragistas y embarazo normalizado

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply