EscepticismoPosts desde SkepchickSalud

Posts desde Skepchick: Las vacunas son una opción – Hay una buena opción y una mala opción

Uno de los mayores problemas del movimiento a favor de la vacunación es que tenemos dificultades en saber cómo hacer llegar el mensaje al otro lado. No sólo a los antivacunas, sino también a la gente que no ha tomado una posición, a la gente que retrasa las vacunas y a las personas que no entienden lo que está en juego. Es bastante fácil simplemente insultar a los antivacunas. Créeme, he estado allí. Es frustrante hablar con personas que no escuchan o que piensan que su Investigación Google realmente cuenta como investigación. A veces se siente como gritar al viento.

Pero si queremos llegar a la gente, tenemos que tratar de entender el otro lado.

El otro día estaba escuchando la radio, y los locutores estaban hablando sobre acontecimientos recientes relacionados con pro / anti-vacunas. Una mujer llamó y dijo algo así como: “mi marido es un biólogo y decidimos retrasar la vacunación de nuestros hijos y tuve que insistir e insistir para obtener la vacuna con menos toxinas.”

Después de que terminé de torcer los ojos e ignorar a la persona que llamó (soy humana, lo siento), se me ocurrió que los padres que deciden retrasar o renunciar a las vacunas en realidad sólo quieren una cosa: control.

Si alguna vez has criado a un niño, sabes que dar pequeñas opciones a los niños les ayuda a sentirse más en control de sus vidas. Así que en lugar de decir, “es hora de irse a la cama”, le preguntarás, “¿Te gustaría cepillarte los dientes primero o ponerte el pijama?” Y lo mismo puede decirse de los adultos. Si nos dan opciones, nos sentimos más en control de nuestras vidas.

La medicina alternativa es muy buena en dar opciones. Y la mayoría de las veces, elegir un enfoque no basado en evidencia no afectará mucho tu salud. ¿Las personas que toman suplementos para “acelerar su sistema inmunológico” entienden que un sistema inmunológico acelerado en realidad es una cosa mala y que los suplementos que está tomando no hacen nada? ¿Las personas que toman zumos purificantes entienden cómo funciona realmente el colon? ¿La mayoría de la gente que utiliza la palabra “toxinas” realmente entiende sobre química o toxicología? Probablemente, la respuesta es no.

La manifestación física de Toxinas, maginificada a 1000x (fuente)

La manifestación física de Toxinas, maginificada a 1000x (fuente)

Por desgracia, en lo que respecta a las vacunas, en realidad sólo hay dos opciones: vacunarse en el calendario recomendado por los médicos o no hacerlo. Y no tener otra opción puede hacer que las personas se sientan impotentes, por lo que buscan alternativas.

Otra cosa que he oído decir a la gente es: “Yo no soy antivacunas, pero elegí retrasar las vacunas de mi hijo.” Si eliges vacunar a tu hijo en un calendario retrasado sin una razón médica legítima recomendada por los médicos, eres, de hecho, antivacunas. Estás diciendo que no entiendes cómo funcionan el sistema inmune y las vacunas o lo que son las “toxinas”. Estas comprando la retórica antivacunas como si se basara en ciencia real. Estás diciendo que tu propia investigación, basada en el sesgo de confirmación e información incompleta de autoproclamados expertos, es más correcta que la de la mayoría de los científicos que investigan y desarrollan vacunas profesionalmente. (Y un montón de pediatras aguantan a los padres que retrasan las vacunas porque, al menos, el niño está recibiendo la vacuna.)

La única cosa que se consigue retrasando las vacunas es dar a la genta la ilusión de control. Y al estar en control, te sientes mejor sobre tus elecciones y sientes que estás ayudando a tu hijo. Pero no es así – solamente estás poniendo a tu hijo y otros en riesgo innecesariamente.

Aquí es donde la disonancia cognitiva y el sesgo de confirmación entran en juego. En primer lugar, si no has leído “Se cometieron errores (pero yo no)” (Mistakes Were Made (But Not By Me): Why We Justify Foolish Beliefs, Bad Decisions, and Hurtful Acts) de Carol Tavris y Elliot Aronson, debes conseguir una copia. Mientras tanto, tómate unos minutos para leer acerca de la disonancia cognitiva en la Wikipedia.

Básicamente, la disonancia cognitiva tiene que ver en parte en cómo el cerebro resuelve ideas conflictivas y se ocupa de la información que va en contra de la forma en que te ves a ti mismo como persona. Crea un bucle raro de auto-racionalización que puede ir en contra de tus intereses. Por ejemplo, si eres es un padre y amas a tu hijo, entonces todas las decisiones que tomes con tu hijo serán las que consideras como la “mejor” decisión. ¿Por qué? Porque tú la tomaste y amas a tu hijo. Si alguien interviene y dice: “A pesar de que amas a tu hijo, esta no es la mejor decisión”, tu impulso natural es decir que están equivocados, porque sabes que nunca darías a tu hijo nada menos que lo mejor. Nunca pondrías la vida de tu hijo en riesgo. Este es el tipo de racionalización que puede conducir a maltrato infantil – por ejemplo, el caso en que Adrian Peterson golpeó a su hijo con una vara, con suficiente fuerza para hacerle sangrar. Cuando Peterson fue confrontado con el hecho indiscutible de que había maltratado a su hijo, dijo que “no era un padre perfecto, pero, sin duda, no era un maltratador de niños.”

También dijo:

“Pero en el fondo de mi corazón yo siempre he creído que podría haber sido uno de esos niños que se pierden en las calles sin la disciplina inculcada en mí por mis padres y otros familiares”, escribió. “Siempre he creído que la forma en que mis padres me disciplinados tiene mucho que ver con el éxito que he disfrutado como hombre. Amo a mi hijo y voy a continuar convirtiéndome en un mejor padre y aprender de los errores que pueda cometer”.

“Mi objetivo es siempre enseñar a mi hijo la diferencia entre el bien y el mal y eso es lo que traté de hacer ese día”, escribió. “Acepto el hecho de que la gente tiene sentimientos fuertes sobre este tema y lo que piensan acerca de mi conducta. Independientemente de lo que otros piensan, sin embargo, yo amo a mi hijo mucho y voy a seguir tratando de convertirme en un mejor padre y persona “.

Esa es la disonancia cognitiva. Sus padres probable lo “disciplinaron” a él de una manera que otros pueden ver como maltrato infantil. Pero para él, porque sus padres lo amaban, lo que hicieron fue necesario. Así que cuando golpeó a su propio hijo, no era maltrato, porque ama a su hijo. ¿Ves cómo cognitiva disonancia es un círculo vicioso, como la imagen de una serpiente que se muerde su propia cola?

Esto probablemente no va a terminar bien. Además, esta cola ni siquiera está tan buena! (fuente)

Esto probablemente no va a terminar bien. Además, esta cola ni siquiera está tan buena! (fuente)

De la misma manera, cuando la gente elige otra cosa que no sea “la vacunación de mi hijo en el calendario recomendado por los médicos,” ellos piensan que están tomando la mejor decisión, ya que sólo toman las mejores decisiones cuando se trata de sus hijos.

A veces, en nuestros esfuerzos por racionalizar nuestras decisiones, vamos a buscar información y a otras personas en nuestra situación. Hay una comunidad antivacunas muy próspera en internet, llena de personas que han “hecho su propia investigación”, y han determinado, por cualquier razón, que, o bien el calendario con retraso (en contra de la recomendación de su médico) o no vacunarse es la mejor opción para su hijo. Y es un círculo vicioso de nuevo. Si una fuente está de acuerdo contigo, tiene que ser una buena fuente. Si se presenta evidencia de lo contrario, la evidencia es probablemente mala.

Se podría decir que la disonancia cognitiva y auto-racionalización aplica también a los científicos. Y definitivamente es así, ¡de forma individual! Pero la verdadera evidencia científica se basa en múltiples estudios, investigaciones independientes, y la cultura en general anima a otros científicos a presentar información disidente. En el ámbito académico, un grupo de científicos se reunirá y leerá un artículo de investigación, y luego lo destrozará verbalmente. Esto no quiere decir que sea un mal artículo, sólo significa que los otros científicos están tratando de averiguar si la investigación es tan robusta como parece.

El hecho es que hay una gran cantidad de investigación científica real sobre las vacunas y el autismo. Por desgracia, incluso si estás lo suficientemente bien versado para hacer una búsqueda de artículos de investigación en PubMed, se necesita experiencia para diferenciar la buena investigación de la mala. Además, la mayoría de las revistas están detrás de un muro de pago, por lo que incluso si quisieras mirar las investigaciones más recientes, no puedes por no tener acceso. Cuando lees el resumen de un artículo de investigación, estás poniendo un montón de confianza en sus autores, no sólo en que sus conclusiones son científicamente correctas sino también en que sus métodos son sólidos y sus resultados son repetibles. Y es muy difícil probar un negativo. Puede haber 99 artículos de investigación que indican que no hay ninguna relación entre las vacunas y el autismo, y luego hay 1 que dice que sí, y siempre tendrás dudas, a pesar del consenso científico.

Como padres, todos tratamos de hacer lo mejor para nuestros hijos. A veces, eso no siempre sucede, pero tenemos que ser conscientes de la disonancia cognitiva y tener la capacidad de analizar críticamente nuestras decisiones y no sólo buscar a personas que están de acuerdo con nosotros. Tenemos que preguntarnos a nosotros mismos más a menudo si estamos tomando decisiones para alimentar nuestro deseo de control. ¿Estoy auto-racionalizando en lugar de mirar críticamente la evidencia?

Es difícil darse cuenta de que no hiciste la mejor elección para tu hijo, y hay un montón de culpa asociada a esto, pero hay que ser un ejemplo y admitir los errores y centrarse en la solución, no la culpa.

 

SOBRE LA AUTORA
MaryMary Brock es una científica que trabaja en drogas de las que espero que nunca hayas oído hablar. Disfruta cocinando con música Blue Grass, haciendo follón con sus gatitos, y siendo anfitriona del Club de Lectura de los Escépticos de Boston. Nació en el sur pero le encanta vivir en Nueva Inglaterra (a pesar de que no haya pizza de galletas de chocolate). Mary no usa Twitter, y ni siquiera intentéis seguirla, porque siempre mira por encima de su hombro.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

Imagen de cabecera

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

TBT: Don't Panic!

Next post

Fugaces: Dorothy Levitt, Papusza y la guerra contra las mujeres

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

1 Comment

  1. August 30, 2015 at 12:30 pm —

    Precisamente vimos eso en el caso de Olot. Los padres que eligieron no vacunar a su hijo de difteria, se negaban a aceptar la realidad, es decir, que la decisión fue suya. Decían “los antivacunas nos engañaron” olvidando mencionar el hecho de que su pediatra les pediría que vacunaran a su hijo, y fueron ellos los que eligieron, voluntariamente, la otra opción. Porque les hacía sentirse mejor, o más listos, o fuera dle rebaño, o más guays, o… lo que sea. Pero eligieron ellos, y la responsabilidad es suya

Leave a reply