Anti-cienciaThrowback Thursday

TBT: Primera Entrega de los Innobles de Pseudociencia

Esta semana revivimos los Ig Nobel del 2011, que incluyeron entre los galardonados a Andre Geim por hacer levitar una rana. El Sr. Geim, por cierto, cuando no anda haciendo levitar ranas se gana premios Nobel de Física. Pero eso fue solo una linda excusa para proponer nuestros propios premios a las peores ideas pseudocientíficas y charlatanerías.

El próximo 29 de septiembre es la ceremonia de premiación de los Ig Nobel, dedicada a dar reconocimiento a la investigación improbable que, de acuerdo a su propia definición, es aquella que te hace reír y luego pensar. Algunos de los ilustres ganadores de los últimos años han sido, por ejemplo, Kees Moeliker, por reportar el primer caso de necrofilia homosexual en el ánade real (comúnmente conocido como pato), o Sir Michael Berry y Andre Geim, por utilizar magnetos para levitar una rana (les incluyo un video del batracio volador para su diversión). Curiosamente, este último ganó también el premio Nobel de Física por su trabajo con el grafeno.

Esta año los Ig Nobel tendrán como temática la Química, en honor al Año Internacional de la Química. Parece que al igual que el año pasado, la ceremonia de premiación será transmitida en vivo, e incluirá la premiere de la mini-opera “Chemist in the Coffee Shop”, el concurso para ganarte una cita con un premio Nobel, y la representación de la canción “Los Elementos”, de Tom Lehrer, así que aparten la fecha. Para aquellos que les dé un poco de flojera recetarse toda la ceremonia, después de la premiación seguramente alguno de nosotros hará una entrada al respecto.

Todo este asunto de las premiaciones me llevó a pensar en hacer nuestros propios premios, con un tono claramente distinto: reconocer a lo peor de la pseudociencia; aquella que parece estar empeñada en dejarte más vulnerable, más pobre, y más ignorante de como empezaste. Hay tanta tela de donde cortar que decidí dividir arbitrariamente los premios en dos vertientes: alternativas y religiosas. Me gustaría que los lectores de Escéptica nominaran a dos candidatos (uno religioso y el otro no) para cada una de las siguientes categorías:

La exterminadora.- aquella que no tiene miramientos al poner en riesgo la vida de los demás

La espanta neuronas.- aquella que está basada en una premisa tan ridícula e inverosímil que paraliza tus neuronas al contacto

La ametralladora de estupideces (en honor a la canción de Tim Minchin, Storm).- aquella que parece estar por todas partes, disparando miles de balas desinformación por segundo

La casi ciencia.- aquella que, aunque sea por un momento, te hace dudar de su validez

La novata del año.- todavía en pañales, esta nueva variante tiene visos de estar aquí para quedarse

La redituable.- como su nombre lo indica, es aquella que genera más dinero por tontería producida

Finalmente, el premio mayor:

El premio “hierba mala” por una larga trayectoria de bajeza y sinrazón.- aquella que lleva siglos aterrorizando al pensamiento crítico y la razón, negándose a morir, como hierba mala.

Por supuesto, se aceptan sugerencias para otras categorías que no haya incluido en la lista y, aprovechando que es un tercer grado, me gustaría que me dieran su opinión sobre la forma de la estatuilla y el nombre que deberían llevar los premios. Para refrescarles la memoria e inspirarlos un poco, les hago un enlace a la fabulosa tabla periódica de las tonterías irracionales de Crispian Jago.

SOBRE LA AUTORA

Lucy

Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

Previous post

Fugaces: lesbianas primerizas, insultos desconcertantes y tocadiscos alienígena

Next post

Fugaces: Ciencia en Chile,políticos machistas y malos consejos de famosas

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

1 Comment

  1. November 30, 2015 at 3:28 am —

    El premio hierba mala si o  si tiene que ir para la homeopatía,

    y la religiosa….creo que el exorcismo, no se me ocurre otra.

    La EXTERMINADORA …Los antivacunas piden a gritos este premio.

Leave a reply