CienciaPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: Criptofilia – Cerbero

Bienvenido a criptofilia, la serie en la que hablo sobre criaturas fantásticas y los mecanismos biológicos que podrían o no hacerlas plausibles. Estoy de vuelta tras una pausa autoimpuesta después de terminar mi maestría y de tratar de conseguir que mis cuestiones de género sean reconocidas por mi país. Pero todas esas cosas densas son para un post aparte. Mis disculpas. Ahora, ¿dónde estábamos?

El cerbero, cuando no se refiere a una luna, una constelación, un género de serpiente, o, para ser honesto, un montón de otras cosas, es el perro de tres cabezas que custodia el inframundo en la mitología griega. Dependiendo de la fuente que consultes, el cerbero tiene características de serpientes, leones, y por supuesto, todo eso de tener tres cabezas. O dos cabezas. O una cabeza. Dependiendo de a quién le preguntes. Sin embargo, la imagen popular hoy en día, la del perro de tres cabezas, como se ve en Harry Potter en forma de Fluffy, es la criatura que quiero analizar hoy. ¿Qué es exactamente lo que está pasando con esas cabezas?

En biología, la condición de tener múltiples cabezas se llama policefalia. A pesar de ser un tema común para los monstruos de la mitología griega, la policefalia está presente en todo el reino animal sin las propiedades sobrenaturales asociadas y sin relación con el inframundo. Las cabezas múltiples pueden ser casi completamente separadas o estar fusionadas entre sí hasta el punto en que múltiples rasgos faciales pueden ser compartidos entre las dos cabezas.

Es una condición perfectamente normal cuya ocurrencia más famosa sea quizás en reptiles como tortugas y serpientes, donde, debido a nuestra incapacidad de hablar con los animales, y a que Eddie Murphy no tiene una carrera científica, nos puede ser difícil estudiar exactamente cómo piensan estos organismos. Sin embargo, dada nuestra ascendencia común, lo más probable es que su psicología funcione, al menos superficialmente, de forma similar a la los seres humanos con policefalia. Como era de esperar, dos cabezas con dos cerebros tienen dos personalidades diferentes, como se ve en el único animal con el que podemos hablar, los humanos.

La policefalia en seres humanos existe en gemelos unidos (siameses). Por ejemplo, cuando están unidos al punto de compartir un solo conjunto de extremidades, uno de los gemelos puede ser capaz de controlar un lado del cuerpo y el otro la otra. Seamos claros, los gemelos unidos policefálicos son dos personas diferentes, con diferentes personalidades. De la misma manera, se ha visto a serpientes con policefalia luchar por qué cabeza va a tragar la presa. Las serpientes con policefalia también pueden tener problemas para moverse, ya que las cabezas compiten sobre qué dirección tomar.
Two_Headed_Snake

Un cerbero probablemente actuaría de la misma manera, con sus múltiples cabezas presentando rasgos y preferencias de personalidades diferentes. Aunque no puedo encontrar un paralelo científico a eso de ser guardián del inframundo. El aspecto general de un cerbero, a diferencia de la mayoría de las criaturas de las que hablamos criptofilia, es realmente posible en perros con esa afección, sin embargo, al ser de tamaño normal y no ser, ya sabes, malignos, probablemente sería inapropiado considerarlos como el monstruo se describe en el mito.

Imagen de cabecera bajo licencia creative common (original de Tzur Simon).
Imagen de serpiente policiefálica bajo licencia creative common (original de Zach Tirrell)

SOBRE EL AUTOR
EdwardStricksonEdward Strickson (Eddy) es un escritor aficionado, un músico más aficionado aún, y el animador favorito número 3600 de internet. Escribe un blog diario mayoritariamente escéptico en jengajam,wordpress.com para acallar las voces en su cabeza, escribe reseñas de álbumes para www.alterthepress.com para poner voces en su cabeza y escribe novelas que espera que no pongan voces en la cabeza de otros. Actualmente estudia Biología en la Universidad de Nottingham Trent, para especializarse en Ecología.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

TBT: En la Luna

Next post

Fugaces: ni aborto, ni regla, ni extraterrestres, ni rinocerontes, ni futuro

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply