Cosas que te van a interesarFugaces

Fugaces: educación, empatía, chocolate y culpabilidad canina

“Si no hacemos y planificamos educación afectiva, la obtendrán por otros canales: los que muestran continuamente relación de poder y sumisión.”

— Paola Fernández Zurbarán, coordinadora del programa de Atención Psicológica a Mujeres Adolescentes Víctimas de Violencia Machista del Instituto Andaluz de la Mujer.

 

 

  • La directora del Centro de Atención a Víctimas de Agresión Sexual y Maltrato de Asturias (Cavasym), Mariti Pereira, afirma que las menores que atienden “tienen entre 9 y 16 años, la mayoría son niñas, pero también tenemos algún caso masculino. Sus agresores son, siempre, personas conocidas. O novietes o familiares o profesores. Porque la agresión sexual en menores tiene esa característica: la mayoría se produce en el entorno más cercano. El agresor se gana antes su confianza”.

 

 

  • No estoy segura de si el poder hipnótico de una fuente de chocolate podría dejarme atender una charla sobre física con la suficiente concentración, porque ni siquiera me había dado cuenta de que el chocolate fluye hacia el interior. Son cosas de la deliciosa tensión superficial y de la chocolatosa dinámica de fluidos: El principio físico de una fuente de chocolate. Original en inglés vía @SoydelBierzo.

 

 

Imagen de cabecera: la chocodinámica de chocofluidos.

Previous post

Fugaces: Feminismo, homeopatía y una religión con una buena causa

Next post

Introducción a las pseudociencias: Agua de mar ¿Remedio infalible?

sovcolor

sovcolor

Tan escéptica que no me lo puedo creer.

No Comment

Leave a reply