Cosas que te van a interesarDesahogosThrowback Thursday

TBT: La vie en rose

¿Ya tuviste que sufrir la tortura de caminar por los pasillos de una multitienda con juguetes segmentados por sexo? El Throwback Thursday de hoy trata sobre el por qué las cosas de nena tienen que ser rosa y las de nene, azules.

En algún momento entre mi infancia y el día de hoy parece que el mundo decidió que las niñas tenían que vivir en un mundo color de rosa, literalmente. Solo basta entrar en cualquier tienda de ropa o juguetes y es fácil distinguir las filas que están destinadas a las niñas, hay rosa por todas partes. Curiosamente, esto no pasa con el azul en la misma medida en las filas para niños. ¿Qué está pasando?

Vayamos por partes.

¿Por qué rosa?
Según este artículo sobre el libro “Pink and Blue: Telling the Girls From the Boys in America” (que no he leído- el libro, el artículo sí), históricamente la ropa infantil era neutral tanto en estilo (vestidos) como en color (blanco) y fue sólo hasta mediados del siglo XIX que se amplió la selección a colores pastel (rosa y el azul incluidos) para ambos sexos. En las primeras décadas del siglo XX se empieza a recomendar la asignación de colores según el sexo: rosa para niños (por ser un color fuerte) y azul para las niñas (por ser más delicado) y es sólo hasta después de la primera guerra mundial que los caprichos de la moda destinaron el azul para los niños y el rosa para niñas.

Pero hay quienes creen que la asignación de colores no es casual. Este estudio (aquí un resumen) sugiere que la mujeres estamos biológicamente programadas para preferir los tonos rojizos y especulan que podría ser herencia de la división del trabajo ancestral, por aquello de la recolección de frutos y poder distinguir cuando un bebé está sonrojado, lo que podría indicar fiebre. En el estudio tomaron en cuenta la influencia cultural al incluir chinos en el estudio, donde el rosa no está asociado a lo femenino (pero el rojo es de buena suerte). La verdad es que a mi esta teoría me suena bastante sospechosa. ¿No sería igual de importante distinguir cuando la cara del bebé está tomando tonos azulados por falta de aire o que la comida se está tornando verdosa? Aquí puedes ver lo que Ben Goldacre opina de este estudio.

¿Por qué ahora es tanto?

Independientemente de las razones por las que “el rosa es para niñas”, en las últimas décadas pasamos de los zapatitos de bebé azules o rosas a que las niñas vivan en un mundo donde parece que explotó un pastel de quinceañera en la casa de la Barbie. El artículo sobre el libro que mencioné arriba propone algunas posibles causas que aquí resumo:

– El saber el sexo antes del nacimiento del bebé posibilita la compra de todos los artículos en los colores asignados a su sexo (cuando antes lo sensato era prepararse para la llegada del infante comprando los millones de cachivaches necesarios en colores neutros).
– Comprar todo del color del “bebé de turno” es un símbolo de afluencia
– Las mujeres de la generación de la liberación femenina vistieron a sus hijas de colores neutrales y éstas han respondido llenando a sus propias hijas de lazos color de rosa
– Actualmente los niños tienen mucha más participación en la sociedad consumista: si a las niñas les gusta el rosa o reciben el mensaje social de que tienen que vestir de rosa, eso es lo que van a pedir.

De acuerdo (o no) con estas teorías, el hecho es que el “rosa para niña” se ha llevado a un grado más bien ridículo. El marketing del rosa ha ido más allá del mundo de los recién nacidos hasta acaparar la vida de las niñas hasta la preadolescencia e incluso vemos esfuerzos por “rosificar” la vida de las mujeres adultas con productos como armas, herramientas o esta cerveza (porque si una mujer no bebe cerveza o no lleva un arma seguramente es porque no combina con su atuendo).

Algunas personas creen que la rosificación de las niñas es dañina porque perpetúan los estereotipos de género, como estas dos mujeres que crearon la campaña “PinkStinks”, mientras que otros creen que si pintar un microscopio de rosa va a animar a las niñas a usarlo, bienvenido sea.

¿Tu que crees? ¿La preferencia por el rosa es biológica o cultural? ¿Crees que la “rosificación” es dañina? ¿La “rosificación” manda el mensaje de que las niñas sólo pueden usar productos destinados para ellas claramente marcados por color? ¿Qué significa esto para los niños, que les tocan todos los demás colores o que les “prohíbe” uno?

Foto:http://wmuphoto.wordpress.com/2010/11/02/jeongmee-yoon/

SOBRE LA AUTORA:

Daniela (@Mexkeptic)

Mexicana de nacimiento y trotamundos por adopción, Daniela finalmente ha decidido dejar de ver los toros desde la barrera y hacer algo por avanzar la causa escéptica. Si no lo logra, le echará la culpa a alguien más. Actualmente vive en Madrid.

Previous post

Introducción a las pseudociencias: Agua de mar ¿Remedio infalible?

Next post

Cómo tu flora intestinal afecta drásticamente tus niveles de azúcar (pero no tu peso)

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

No Comment

Leave a reply