EscepticismoPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: No des like. No compartas. No comentes. No reces.

Es posible que la hayas visto en tus noticias de Facebook: una imagen de una madre en la UCI neonatal abrazando a su bebé rodeado de equipo médico, un niño sonriente con síndrome de down, con un tubo de traqueotomía, con paladar hendido, o que le falta una extremidad. Tal vez hay un niño frágil acurrucado en una cama de hospital, o incluso un pequeño cuerpo sin vida.

El pie de foto insta a rezar o “no sigas bajando sin escribir Amén.” Promete que “un ‘me gusta’ = RIP, comparte = 1,000 oraciones” o te dice que “Comparte si crees que es bonito.”

Cientos de miles de personas comparten, dan likes y escriben “amén” en estas fotos. Pero, en realidad, esos ‘me gusta’ y compartidos lastiman familias y solo benefician a los estafadores sin escrúpulos que se aprovechan de las personas con fines de lucro o ego.

No le des like, no compartas, no escribas amén

El vídeo del bebé prematuro se hizo viral y salieron varios artículos. La imagen arriba es de CNN, la de abajo es de Facebook.

El vídeo del bebé prematuro Miles Ward se hizo viral y se publicaron varios artículos. La imagen arriba es de CNN, la de abajo es de Facebook.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo se reduce a quién se beneficia de esos likes, compartidos y “aménes” No es la familia o el niño. A menudo, ni siquiera saben que su imagen ha sido compartida. Las únicas personas que se benefician son sombríos usuarios de Facebook que buscan mejorar el ranking de la página por aprovecharse de la bondad de los demás.

Facebook determina qué tan interesante es una página/persona basándose en el recuento de los likes, veces que son compartidos y comentarios que sus reciben sus posts. Cuanto mayor sea la cifra, más visible estará la página en las páginas de noticias -tu newsfeed (más en TechCabal o Time.com).

Los posts que juegan con la compasión de la gente para generar likes, compartidos y comentarios son maneras fáciles de aumentar el alcance de una página de Facebook. Esto se llama “like farming” (granja de ‘me gusta’) o “facebook farming” (granja de Facebook). Como explica Lyn Peyok en Dowitcher Designs:

“Las páginas pueden ser utilizadas para llevar tráfico a un sitio web que luego recoge los ingresos por publicidad en todos los clics. . . pueden ser utilizadas para lanzar ataques de phishing que intentan solicitar información personal, como datos de contacto, tarjetas de crédito y contraseñas; o infectar su ordenador con malware”.

Pero, aparte de apoyar una estafa, ¿qué hay de malo dar like o compartir? ¿Cómo es esto peor que compartir un meme divertido o una cita con un bonito fondo?

Todo se reduce al consentimiento. Es muy probable que la familia cuya foto se ve no haya dado permiso para que la imagen de su hijo se utilice de esta forma. Muchas veces estas fotos se roban de álbumes de Facebook con ajustes de privacidad inadecuados, blogs, sitios web médicos, búsquedas de imágenes, e incluso de grupos de Facebook cerrados y sin que ellos lo sepan.

Un usuario de Facebook en un grupo de apoyo para bebés prematuros al que pertenezco vio una imagen compartida en su newsfeed que era desgarradoramente familiar. En ella, una mujer sostenía suavemente a su hijo micro prematuro, con la cabeza hacia abajo. El pie de foto decía “su bebé murió. Escribe amén “.

Pertenecía a otro miembro del grupo de apoyo, quien la había compartido una semana antes de que su bebé prematuro muriera. En el caos de la UCI neonatal, esta madre no se había dado cuenta de que uno de sus álbumes de fotos era público, y una persona sin escrúpulos había copiado la foto y la utilizó para hacer like farming.

El miembro del grupo notificó a la mujer de la foto y ella bloqueó su página de Facebook, pero ya era demasiado tarde. La foto había sido compartida más de 100.000 veces. La imagen sigue apareciendo de vez en cuando, un año más tarde, porque otros estafadores la han copiado y usado en sus propias páginas de like farming.

Según la página pública de Facebook de la familia, Grace recibío un exitoso transplante en abril de 2013, y volvió a casa en junio de 2013. ¿Qué beneficio podría tener escribir “amén” en 2015? (Windsor Star)

Según la página pública de Facebook de la familia, Grace recibío un exitoso transplante en abril de 2013, y volvió a casa en junio de 2013. ¿Qué beneficio podría tener escribir “amén” en 2015? (Windsor Star)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las personas que interactúan con esta foto y se siente bien consigo mismas por hacerlo contribuyen a la prolongación del dolor de esta familia.

Otra madre describe su experiencia: “La imagen del primer momento en que pude tener a mi hijo en brazos después de semanas de espera fue robada. Esto, aparentemente, no está en contra de las reglas de Facebook y no van a hacer nada si lo reportas, aunque es una opción que aparece cuando reportas un post. Te pedirán que le quites tu nombre (untag) o que pidas a la persona que quite la imagen”. Para ayudar a detener este problema, la mayoría de los grupos de apoyo tienen reglas estrictas acerca de no robar imágenes.

Compartir fotos en Facebook puede ayudar a los padres a sentirse conectados familiares que están lejos y a celebrar a sus hijos. Las fotos publicadas en grupos de apoyo ayudan a los padres a obtener asesoramiento y orientación de otros padres que han pasado por lo mismo, y les permite celebrar hitos que solo pueden entender fácilmente otros que están pasando por la misma experiencia. El hecho de que alguien viole ese espacio seguro de un grupo de apoyo es vergonzoso.

No reces

Ok, entonces, lo de no darle likes, no compartir y no comentar tiene sentido. Puede conducir a malware en tu ordenador, se premia a los estafadores, y perjudica a las familias. Pero, ¿qué hay de malo en rezar?

Para empezar, la gente no sabe el contexto de la foto. Ese niño por el que están orando puede no necesitar o desear compasión y oraciones.

Esa foto de un niño en silla de ruedas, con un miembro amputado, utilizando un dispositivo médico, o con un desafío médico, puede no estar triste en absoluto. Puede ser un momento de triunfo o la alegría. Puede ser un niño alcanzando un hito. O puede ser simplemente un martes (¡Sorpresa! Los padres de niños con necesidades especiales toman tantas fotos llenas orgullo de sus hijos como los demás.).

En un famoso ejemplo, una joven animadora calva sonríe a la cámara en un hermoso día de otoño, y el pie de foto ruega a los usuarios que le den like o que recen para ayudarla a superar el cáncer, y que compartan para decirle que es hermosa. Salvo que ella ya venció el cáncer – hace varios años. La imagen era de 7 años antes cuando apareció por primera vez sin el permiso de la familia (CNN, 2014). Más de medio millón de personas compartieron y oraron sobre una foto de una chica perfectamente sana que nunca pidió su ayuda o aprobación sobre su apariencia.

Todo sobre la foto grita “padres orgullosos”. El hecho de que ella tuviera cáncer era irrelevante para la imagen, y centrarse en el cáncer en lugar de la chica perpetúa un problema generalizado que a menudo enfrentan las personas con problemas de movilidad reducida o problemas médicos: la invisibilidad. La gente solo ve los dispositivos médicos, los dispositivos de ayuda o signos de una enfermedad, y no se da cuenta de que hay una persona en frente de ellas. Es frustrante y deshumanizante, y cada vez que la gente comparte estos memes, contribuye al problema.

La foto de la izquierda es de St. Louis Children’s Hospital. La foto de la derecha de Facebook.

La foto de la izquierda es de St. Louis Children’s Hospital. La foto de la derecha de Facebook.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un padre dice sobre su hijo con un trastorno genético poco común: “Yo no necesito que 500.000 desconocidos me digan que mi hijo es lindo. Sé que mi hijo es hermoso. Por eso que tomé la foto “.

Incluso si la foto fue originalmente compartida para obtener apoyo dentro de un grupo pequeño, es muy diferente, y más privado, que recibir compasión de cientos de miles de extraños. Un padre explica que “mi hija ha sufrido suficiente y nos merecemos privacidad y respeto y ser tratados con dignidad. No convertirnos en un post de spam del tipo “escribe amén o no tienes corazón” o ser un mierdoso post de “ella se merece 100 likes””.

Por supuesto que hay cosas peores que la compasión: los mensajes que se burlan de las condiciones médicas, el robo de identidad. Pero sólo porque hay cosas peores, no hace esta cosa aceptable.

Además, cuando rezas por una foto robada, te sientes bien sin contribuir a un bien mayor. Como explica en un diario de Seattle Jenna Buswell, la madre de un niño cuya imagen fue robada y tergiversada: “Detente y piensa nosotros. Sal a hacer voluntariado. Participa en una carrera solidaria. Muestra tu apoyo de otras maneras. Piensa en el lugar de donde puede ser la familia de la imagen utilizada y lo que realmente puede ser su historia. ¿Cuál es la verdad.”

En términos generales, si no rezas por cada uno de los niños en tu newsfeed, no es necesario que reces por la imagen de un niño con necesidades especiales.

¿Cómo puedo saber si no tengo que darle like o compartir?

"El único que se beneficia cuando escribes "amén", das like o compartes, es el usuario de Facebook que propaga la imagen sin permiso para aumentar su tráfico." Ambas imágenes de este meme son de Deek, puedes compartirlo sin modificar.

“El único que se beneficia cuando escribes “amén”, das like o compartes, es el usuario de Facebook que propaga la imagen sin permiso para aumentar su tráfico.”
Ambas imágenes de este meme son de Deek, puedes compartirlo sin modificar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más fácil es no dar like/compartir fotos de niños que no conoces. Simplemente evita hacer clic en ‘me gusta’, comentar, o compartir estas fotos. Luego, pide tus amigos que comparten estas imágenes que por favor dejen de hacerlo.

También puedes investigar la página. ¿Es un flujo constante de imágenes que no tienen ningún propósito que no sea ganar likes? ¿Es una empresa? Entonces, probable se trate de like farming. Las páginas de buena reputación enlazan a las noticias reales de su contenido conmovedor. . . no a un sitio web con pinta de spam o imágenes retocadas.

Puedes revisar la imagen a través de Tineye, un motor de búsqueda de fotos a la inversa, para encontrar el post original de la imagen y notificar a sus propietarios. Me sale una respuesta más o menos en una de cada 3 fotos que reviso en Tineye debido a que la base de datos está incompleta, pero está creciendo, por lo que, con el tiempo, podrás obtener mejores resultados.

Todos los niños merecen la misma privacidad y respeto, y esta práctica se los quita. No lo perpetúes.

Por favor ten en cuenta que este post contiene citas no atribuidas. Esto es a petición de las personas citadas. Además, todas las fotos de ejemplo se remontan a publicaciones o blogs de noticias nacionales. Estos representan una pequeña minoría de las imágenes utilizadas en like farming, pero no quería convertirme en una parte del problema al compartir imágenes inicialmente compartidas en privado, incluso si ya son virales.

SOBRE LA AUTORA
07db1580d6d4029b566717abaf8f4831Deek

Deek colecciona fotos de letreros con pésima ortografía o gramática, pensando que los negocios deberían ser capaces de corregirlo. Fue profesora por más de una década y vive con su esposo, hijos gemelos y dos gatos en el noreste americano, donde pasa una buena cantidad de tiempo perdida en el bosque. Escribe sobre sus experiencias como madre de microprematuros en la UCIN y sobre maternidad escéptica.

Puedes encontrar el post original en inglés AQUI

 

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability, Science for the People y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

TBT: El tramposo cae al pozo.

Next post

Fugaces: acosadores, fotógrafas y Catalina

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply