Cosas que te van a interesarRecomendacionesThrowback Thursday

TBT: Abracadabra, chivo barbón… ¡Hazme mormón!

El Throwback Thrusday de hoy nos trae de vuelta un texto de Daniela, donde nos cuenta didácticamente los básicos del mormonismo y su cómico ritual de bautizar a gente muerta para convertirla a dicha fe, aunque el afectado ni se entere ni tenga la más mínima relación con el mormonismo…

Debo confesar que admiro a los mormones. No a todos ellos, pero sí a muchos de los más ilustres mormones de la historia. Continúen leyendo y elijan a su propio mormón favorito.

Los mormones son famosos por predicar de puerta en puerta y por sus repetidas apariciones en South Park. ¿No han visto el capítulo de South Park de los mormones? Vayan a verlo, aquí los espero. ¿Ya? Bueno, por si las moscas aquí les hago un pequeño resumen de su historia y sus creencias:

600 años antes de Cristo una tribu de Israel llegó a América en barco. Se establecieron y se acabaron dividiendo en dos grupos, los Nefitas y los Lamanitas. Todo estaba tranquilo hasta que, por ahí del año 400, se les apareció JC resusitado. Y no crean que fue la típica aparición en el sándwich de queso, no, visita formal (que me quiero imaginar con café y galletitas) en la que les dijo que tenían que seguir sus enseñanzas. Obviamente, esto los convirtió a todos en cristianos. Pasan los años y los Lamanitas, malotes todos ellos, mataron a los Nefitas. Como castigo, JC les pintó la piel de rojo y así surgieron los nativos americanos. ¿Cómo saben todo esto los mormones? Porque, antes de morir, un Nefita llamado Moroni se tomó la molestia de enterrar cuatro tablas de oro con toda esta historia en Palmyra, Nueva York. ¿Cómo les quedó el ojo?

Pero la historia no termina ahí, y ni siquiera se vuelve más plausible.

A principios del S. XIX el fantasma de Moroni se le aparece a un crack llamado Joseph Smith y le dice dónde están las tablas de oro y cómo traducirlas al inglés (de la misma forma que siempre se traduce el “egipcio reformado”, con piedras mágicas). Smith convence a su vecino, Martin Harris, para que le ayude a transcribir el texto de las tablas de oro. Smith “traduce” mientras el vecino escribe. La mujer de Harris, que tenía más de 3 neuronas, no se cree nada y propone un experimento: Esconder algunas hojas del documento, decirle a Smith que se perdieron y que tendría que traducirlas de nuevo. Si las hojas nuevas no eran iguales a las anteriores, Smith se estaba inventando la historia sobre la marcha. ¿Se acuerdan que dije que Smith era un crack? Pues que se le aparece Moroni otra vez y le prohíbe volver a traducir las hojas… lo que fue tomado como prueba absoluta de que decía la verdad. El vecino hipoteca su casa para pagar la publicación del Libro de Mormón (llamado así por el padre de Moroni) y nace La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Buenísimo, ¿no?

Después de esta historia ya se estarán imaginando quien encabeza la lista de mormones ilustres admirados por mí, pero no toda es tan previsible. Aquí les presento la lista de mis 10 mormones* favoritos y las razones por las que los admiro:

10. Joseph Smith: Por cara dura. Se necesita un talento muy especial para inventar tanta sandez y que, encima, te la crean. Él y L Ron Hubbard merecen ser estudiados aparte.
9. Lucy Harris, la mujer del vecino: por escéptica.
8. Ignacio Zaragoza: Militar mexicano, héroe de la Batalla de Puebla en la que el ejército mexicano derrotó al ejército francés. Por darnos un motivo de orgullo a los mexicanos, por lo menos una vez al año.
7. Truman Capote: Autor de dos libros que he disfrutado muchísimo, In Cold Blood y Breakfast at Tiffany’s.
6. Jacques-Yves Cousteau: El investigador, divulgador y defensor de los mares, por dejarme acompañarlo en sus aventuras en el Calypso desde mi tele.
4. Karl Marx/ Groucho Marx: Estos eran los hermanos, ¿no?
3. George Carlin: Genial cómico, por esto y mucho más.
2. Thomas Henry Huxley: El bulldog de Darwin, por crear la palabra “agnóstico”.
1. Carl Sagan: El gran divulgador de ciencia, por todo.

* Joseph Smith introdujo la ceremonia del bautismo de los muertos a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1842. Esta ceremonia permite a los mormones convertir al mormonismo a sus antepasados para “salvarlos” y, hasta 2009, no era necesario comprobar el parentesco. Esta lista de Famosos Mormones Muertos- salvados después de la muerte, lo quieran o no– contiene a todos aquellos que deben estar revolcándose en su tumba (de la rabia o de la risa) con este puntazo del crack de Joseph Smith.

¿Cuál es su mormón favorito? Tienes muchos otros de dónde elegir: Tupak Shakur, Jimmy Hoffa, Hemingway, Orwell, Torquemada, Vlad el Empalador, Frank Zappa y muchos más.

Edit: gracias a Daumith podemos añadir a la lista de famosos mormones a estos personajes ilustres: Shakespeare, Napoleón, Benito Juarez, Tolstoy, Einstein y algunos más

Foto del musical The Book of Mormon

SOBRE LA AUTORA:

Daniela (@Mexkeptic)

Mexicana de nacimiento y trotamundos por adopción, Daniela finalmente ha decidido dejar de ver los toros desde la barrera y hacer algo por avanzar la causa escéptica. Si no lo logra, le echará la culpa a alguien más. Actualmente vive en Madrid.

Previous post

Fugaces: Las Hijas de Violencia, Samantha Hudson y homofobia efecto Streisand

Next post

Posts desde Skepchick: La ciencia confirma que algunas personas son inmunes a la mierda de Deepak Chopra

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

No Comment

Leave a reply