FeminismoFugaces

Fugaces: violaciones rojas, feminismo, prostitución y homeopatía

Cuando se enteró de la muerte de Prince, Sovcolor no pudo hacer más que salir corriendo en busca de los chemtrails que lo mataron para hacer justicia… ¿o serían los Testigos de Jehová (¡ha dicho Jehová!)? A saber, es todo muy confuso. En cualquier caso hoy los fugaces se los dejo yo, bien fresquitos y en su punto.

Si tú segmentas un mercado por género y edad, puedes vender más productos. Si tienes una hija y dos años más tarde tienes un hijo, no querrá jugar con juguetes que son considerados de niña. Y no solo estamos hablando de juguetes, también ropa, sábanas, elementos decorativos, libros… Cuanto más segmentas un mercado y más lo separas por género, más vendes.

 

 

  • Los comienzos de la medicina científica fueron bastante peligrosos para los pacientes que se sometían a tratamientos tan peregrinos como las sangrías o la ingesta de sustancias ya probadamente tóxicas, por eso no es de extrañar que los vendedores de agua azucarada lo aprovechen para dar mayor credibilidad a su negocio. ¿Recuerdan cuando la homeopatía “curaba” más que la medicina?

 

  • A lo largo de la historia y particularmente en tiempos de guerra la violación ha sido el método a seguir para imponer el miedo y una relación de poder sobre los habitantes de los terrenos conquistados; pero también es curioso cómo a lo largo de la historia esta violación de los derechos humanos se ha visto silenciada o, en el mejor de los casos, vista como casos aislados. En el artículo The Left and Rape se habla, entre otras cosas, sobre el silencio sobre las violaciones del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. Vía.

 

  • Feminismo y prostitución. Los discursos donde se defiende la prostitución mientras sea voluntaria están ganando en aceptación, mientras que la crítica a la normalización de la prostitución no pasa por la trabajadora sexual sino porque el beneficiado siempre es el mismo: el cliente. Una visión de la prostitución desde el punto de vista de la crítica al Capitalismo y a las relaciones de poder del hombre sobre la mujer. Vía.

 

En la imagen de cabecera, unas que saben bien de hombres que no aman a las mujeres.

 

 

Previous post

Posts desde Skepchick: Prince murió de chemtrails, dicen los conspiranóicos

Next post

Fugaces: vello púbico, bicicletas y SIDA

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

2 Comments

  1. May 4, 2016 at 9:29 pm —

    La segmentación (y no sólo por género) tiene muchos efectos ?. Sirve para vender más, claro. Cuánto más específico sea tu segmento, más productos “diferenciales” puedes vender…

    Pero también rompe toda posibilidad de organización eficaz. Porque cuanto más segmentados estemos,menos solidarios somos con el que “no es como nosotros”…

     

    • May 8, 2016 at 6:51 pm —

      Por supuesto que la segmentación es poco solidaria, pero yéndonos puramente a las cifras al sistema capitalista le importa poco la solidaridad cuando algo le sirve para vender y ganar más 🙂

Leave a reply