Escepticismo

Posts desde Skepchick: ¿Los niños son como hombres-lobo? La ciencia investiga

¡Hola, hola! Bienvenido a “esta semana en investiagción sobre la crianza de los hijos”, una columna (supuestamente) quincenal en el que echo un vistazo estudios que podrían ser de interés para los padres. Esta semana me encontré con un artículo de investigación con el excelente título de “¿Los niños son hombres-lobo? La luna llena y su asociación con el sueño y patrones de actividad en una muestra internacional de niños“, y supe inmediantamente que tenía que mirarlo.

Casi todas las personas que conozco que trabajan periódicamente de cara al público (profesores, enfermeras, trabajadores sociales, trabajadores de la oficina de licencias, etc.) han hecho alguna vez la broma de “todo el mundo estaba actuando raro hoy … ¡debe ser la luna llena!”. Ahora bien, todo buen escéptico sabe que estas declaraciones tienen muy poca credibilidad … se han hecho muchos estudios y muy poca correlación se ha encontrado entre las fases de la luna y el comportamiento. Sin embargo, han habido algunos estudios que sugieren que las fases lunares podrían afectar el sueño, ya sean en cantidad o calidad. Otros estudios, sin embargo, no ha logrado replicar estos hallazgos. Los estudios previos se realizaron en adultos, por lo que los autores de este estudio querían buscar específicamente a un grupo grande de niños de varios países para ver si podían encontrar una correlación entre la fase lunar y el sueño.

¿Qué hicieron?
5.812 niños (todos en torno a los 10 años) procedentes de 12 países diferentes fueron reclutados como parte del Estudio internacional sobre la obesidad infantil, estilo de vida y el medio ambiente (ISCOLE). Este es un grupo pre-existente que recluta de países de diversidad económica, étnica y de desarrollo, y permite a los investigadores comparar niños que son mucho más representativos del mundo en su conjunto que la mayoría de los estudios. Hicieron que los niños usaran seguidores de actividad física (de esta empresa, similares a éste) durante al menos 7 días. Esto midió tanto sus patrones de actividad física durante el día como los de sueño.

¿Cómo lo analizaron?

En total, los investigadores lograron registrar más de 33.000 días de actividad de niños por más de 28 meses. Luego compararon la cantidad de actividad física y sueño de los niños durante cada fase de la luna (luna llena, media, nueva). Vale la pena señalar que este fue un estudio transversal … Los niños no se compararon contra sí mismos en las diferentes fases del ciclo lunar, sino que se compararon con otros niños cuyos datos fueron recogidos en una parte diferente del ciclo lunar. Se controló por edad, sexo, nivel de educación de los padres, índice de masa corporal y día de la semana.

¿Qué encontraron?

Encontraron que la luna llena llevó a los niños a tener unos 5 minutos de sueño menos que cuando había luna nueva. Este es uno de esos resultados que se conocen como “estadísticamente significativos, pero no clínicamente significativos”. Una muestra de gran tamaño como ésta hace que sea fácil conseguir un bajo valor de p, pero los autores no sienten que el hallazgo tenga mucho uso práctico. Son 5 minutos.

Curiosamente, en realidad volvieron a hacer los cálculos un par de veces más, con diferentes definiciones de las fases de la luna (como definiendo como luna llena sólo la noche exacta que estaba llena) y obtuvieron los mismos resultados.

Conclusiones

Los autores no tienen idea de por qué la duración del sueño debería acortarse por 5 minutos durante la luna llena, pero sospechan que podría ser el incremento de luz en la habitación. No estaban seguros de que una diferencia de 5 minutos fuera particularmente digna de ser corregida, incluso siendo real, pero señalan que podría valer la pena investigar si hay algún efecto más fuerte en una sub-población (como aquellos con enfermedades físicas) que podría estar oculto por el tamaño de la muestra.

Lamentablemente, evitaron declarar definitivamente que tu hijo no es hombre lobo. Te dejaré para sacar sus propias conclusiones en esto.

Imagen de cabecera de aquí

SOBRE LA AUTORA
BethanyBethany es una estudiante perpetua que simplemente no para de asistir a clases. Ha ido de ingeniería a psicología y sistemas familiares a estadística aplicada, y siente fascinación sobre cómo la gente responde a los números. Blogea sobre esto en Graph Paper Diaries, y está probando su suerte en Twitter @msbsk.
Puedes encontrar el post original en inglés AQUÍ.
—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no,School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces: antigua misoginia, test Bechdel y la Carretera de las Lágrimas

Next post

Fugaces: Mary Anning, Henrietta Lacks y Frances Arnold

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

1 Comment

  1. June 7, 2016 at 12:21 am —

    Hay algo que no entiendo ¿Cómo puede atribuirse el efecto a la diferencia de iluminación si en las ciudades hay tanta luz artificial que no se distingue-salvo que se mire directamente a la Luna-en qué fase se halla la misma?Salvo en ámbitos rurales,la Luna no suele ser utilizada de modo significativo como fuente de luz ?

Leave a reply