PsicologíaThrowback Thursday

TBT: El sexo del humor

Cuando me hize bilingue descubrí que soy más graciosa en inglés ¿Seré más masculina en ese idioma? ¿Qué tiene que ver el sexo con el humor? El Throwback Thursday de hoy nos cuenta un poco.


Hace un par de semanas estábamos cenando con unos amigos cuando alguien comentó lo graciosa que le parece la cuenta paródica en twitter Espeonza Aguirre @EspeonzaAguirre. Para los que no conozcáis a la persona parodiada, se trata de Esperanza Aguirre una figura relevante de la política española, presidenta de la Comunidad de Madrid.
Una muestra de lo que se puede hacer con 140 caracteres:

Recortaremos en lujos como sanidad y educación. Que vivís como marajás!! JAJAJA. Ahora en serio. La pobreza es tendencia. Estáis de moda.

“Próspero año nuevo”, decís. ¿¿Próspero?? ¡Pero si va a tener que venir Unicef a lanzaros arroz desde un avión! ¡¡JAJAJA!! Y sin bogavante.

Después de privatizar la sanidad, ¿sabéis quién será vuestro médico de cabecera? ¡Médicos sin Fronteras! JAJAJ Oye, que os despiojan gratis.

Usa un humor bastante salvaje y políticamente incorrecto y nos preguntamos si la persona detrás de esta cuenta sería un hombre o una mujer. De los cuatro que estábamos cenando (3 chicas y un chico) los otros tres apostaban por que se trataba de un hombre y yo, que no me mojo nunca, sólo mencioné un estudio que leí hace tiempo en el que se analizaba la posibilidad de dilucidar el sexo del autor de un texto por el tipo de palabras que emplea.

Lo interesante de esta discusión es que la mayoría atribuía la autoría de los tweets a un hombre. No es una cuestión nueva que se asocien los chistes o frases más jocosos a hombres. ¿Tiene sexo el humor o estamos ante un caso más de “grafología” humorística?

Como de este tema no tengo la menor idea, más que como consumidora pasiva de humor, me he ido a Google y me he leído algunos papers.

Especialmente interesante me ha parecido éste de la Universidad de California: Who’s Funny: Gender Stereotypes, Humor Production, and Memory Bias en el que analiza si nuestras espectativas de que los hombres son más graciosos, influyen y si, efectivamente, el humor producido por los hombres nos hace más gracia.

Os recomiendo que lo leáis. En caso contrario, aquí os dejo un par de conclusiones a las que llega el paper:

  • En el experimento relativo a si los hombres hacen reír más, encargaron a los participantes poner una frase graciosa a una serie de viñetas. Estas viñetas se presentaban después a voluntarios para que seleccionaran las más graciosas. El resultado fue que tanto hombres como mujeres puntuaron como más graciosas las escritas por hombres, sin saber a priori el sexo del autor.
  • En un segundo experimento se emparejaron viñetas con el sexo del autor al azar y luego se pedía a los voluntarios que recordaran el sexo del autor de las mismas. El resultado fue que la gente atribuía las más graciosas a autores masculinos, confirmando así la existencia del estereotipo.

Es posible, tal y como apuntan algunos estudios, que este tipo de humor en viñetas sea más atractivo para los hombres que para las mujeres y que por ello, puntúen más bajo las viñetas de autoras. Como en muchos temas en psicología, hay multitud de estudios y fuentes y parece que aunque a ambos sexos nos hacen reír ciertas cosas, como el humor absurdo, parece que el humor más hostil atrae más a los hombres y el humor relacionado con situaciones de la vida diaria a las mujeres, aunque esto también podría depender del nivel de igualdad social alcanzado en un país, ya que se observa que las mujeres del Reino Unido van inclinándose hacia un tipo de humor considerado más masculino, más hostil.

Como véis, no es nada fácil llegar a una conclusión sobre el sexo de nuestro tweeter, aunque los estudios sugieren que podría ser un hombre (travestido, todo un clásico del humor).

Imagen de Wikimedia Commons: Smiley

 

SOBRE LA AUTORA:

Daniela (@Mexkeptic)

Mexicana de nacimiento y trotamundos por adopción, Daniela finalmente ha decidido dejar de ver los toros desde la barrera y hacer algo por avanzar la causa escéptica. Si no lo logra, le echará la culpa a alguien más. Actualmente vive en Madrid.
Artículos de Daniela

Previous post

TBT: Nuevo estudio agrega absolutamente nada al mundo

Next post

TBT: Bullshit semanal especialmente para mujeres

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

No Comment

Leave a reply