Anti-cienciaDesahogosEscepticismoThrowback Thursday

TBT: Bullshit semanal especialmente para mujeres

El año 2012 me quejaba yo de la concentración de basura new age que se ofrece a las mujeres en los medios. La situación sigue igual, o peor, ya que la gente tiende cada vez más a saltarse al proveedor oficial de noticias e informarse directamente en las redes sociales, donde, cuando salgo a dar una vuelta fuera de mi burbuja de amigos escépticos, me sangran los ojos. Me pregunto si con este fenómeno el consumo de bullshit se ha equiparado entre hombres y mujeres.


Todos los días visito el portal web de uno de los diarios más importantes de Chile: El Mercurio. De este periódico se ha dicho mucho. Durante la dictadura militar se hizo famosa la frase acuñada en 1967 “El Mercurio miente”. Esto, en relación a que el dueño del diario (Agustín Edwars) fue uno de los autores intelectuales del Golpe de Estado de 1973 y usó todo su poder mediático para contar la realidad sirviendo a sus propios intereses. Pero, hechos de la Historia de Chile aparte, lo que me lleva a escribir acerca de El Mercurio es otro tema.

La sección para mujeres de su portal web es bastante interesante de analizar. Y, ciertamente, hay muchas mentiras en ella.

En primer lugar, la sección se llama “Tendencias y Mujer” Pero la cobertura de tendencias de esta revista electrónica es sólo de los temas que comunmente se atribuyen al interés de la mujeres, léase moda, belleza, maternidad, cocina. Si bien observo un esfuerzo por tratar temas de mayor médula (como el debate sobre derechos de la mujer en el mundo árabe o la política de un solo hijo en China) la gran mayoría del material expuesto no es más que bullshit del tipo que uno encuentra en libros de autoayuda.

Otro tema que siempre me ha llamado la atención es que usualmente los periódicos tienen ediciones especiales para mujeres pero no para hombres, o si lo son, en realidad tratan acerca de temas que tradicionalmente se asocian con hombres, léase tecnología, automóviles, deporte, pero el suplemento en cuestión no se llama “Para tí, hombre” o algo por el estilo. Y esos temas a una mujer también podrían interesarle ¿o no? Por otra parte, un artículo sobre los derechos de las mujeres en el mundo árabe tampoco debería relegarse a un suplemento para mujeres.

En fin, lo que comento no tiene nada de novedoso, en practicamente la totalidad de periódicos se reserva un espacio “Especialmente para tí, mujer” como si el resto del diario fuera para hombres. Otra cosa que no es novedad es el hecho de que en las revistas femeninas se presenta una concentración mayor de pseudociencias, pseudomedicinas, estupideces y supersticiones. Titulares del tipo “¿Cómo salir de la creencia de que este año se acaba el mundo?” (No, no es una explicación sobre por qué no se acaba el mundo, son otros charlatanes diciendo que su versión es la correcta) o “Cómo lucir unas axilas en todo su esplendor este verano” (Ya no saben con qué parte del cuerpo acomplejarnos) o “La importancia de conocer el árbol genealógico para poder sanar” o ya rayando en la ridiculez “Doga: yoga con tu mascota” inundan las páginas dedicadas a las mujeres.

Yo no entiendo por qué nosotras somos el target principal de este tipo de información basura, pero ciertamente, me indigna. ¿Cuál es el motivo de que, al parecer, las mujeres seamos más sensibles a este tipo de artículos? Yo no tengo la respuesta. A estas alturas no creo que sea por falta de educación. Al menos en mi país, las mujeres están teniendo el mismo acceso a la educación que los hombres (Salvo quizás en el caso de madres solteras adolescentes).

Me gustaría saber cuántas mujeres efectivamente leen este tipo de revistas (yo solo me doy una vuelta de vez en cuando para saber cual es la última pseudociencia en el mercado) ¿O será que estos pasquines están completamente fuera de época? ¿Cuál es la proporción entre hombres y mujeres que visitan un suplemento de tecnología o de política? Será significativa la diferencia? Supongo que hay estudios de mercado que justifican un espacio como “Tendencias y Mujer” eso significaría que efectivamente hay algo en las mujeres que las hace proclives a interesarse y creer en patrañas new age. Está claro que los hombres también pueden creer (y creen) en afirmaciones sin fundamento, pero no veo un suplemento dedicado a vendérselas sistemáticamente todas las semanas.

La imagen de cabecera fue sacada de aquí. Photo: Reuters

Previous post

TBT: El sexo del humor

Next post

TBT: ¿Hay sexismo en la industria tecnológica?

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

No Comment

Leave a reply