Anti-cienciaCosas que te van a interesar

La realidad, ahora hasta un 60% más exagerada

A veces, cuando veo en la televisión publicidad dirigida a mujeres, no puedo evitar sentir irritación ante el grado de falacias por aviso. Aunque debo decir que últimamente he estado llegando a la conclusión que toda publicidad funciona en base a falacias.

Un caso que me enerva especialmente es el de las máscaras de pestañas. En primer lugar, pensemos en la importancia que pueden tener dentro de la gran gama de preocupaciones de un ser humano unas pestañas. Esos pequeños pelitos en torno a los ojos que, de hecho, compartimos con muchas otras especies. Más allá de la función que cumplen como protectoras de los ojos, no existe mayor diferencia entre unas y otras, quizás de un par de milímetros. Quizás algunas sean más rizadas que otras… So what!

¿Cómo es que este atributo de nuestra especie se ha transformado en un mercado tan amplio? ¿Qué hace a una mujer gastar dinero en una máscara de pestañas? De acuerdo, la estética es algo bastante subjetivo y en nuestra cultura tener pestañas cortas y poco rizadas no es deseable.

El asunto que realmente me inquieta es el hecho de que cada seis meses se lanza al mercado una nueva máscara de pestañas que promete grandes e importantes avances. Pero ¿qué avances significativos y reales podemos encontrar en cada nuevo producto? ¿No creen que si los avances fueran reales a estas alturas tendríamos mujeres andando por la calle con espléndidas pestañas? Lo cierto, es que las pestañas de las mujeres siguen siendo las mismas de siempre.

Es posible que en estos años se haya avanzado en fijación, humectación y qué se yo. Pero, mucho me temo que los avances no son tales y que los únicos cambios significativos pueden observarse en el diseño del envase, colores, publicidad y figura de Hollywood del momento elegida para vendernos la novedad.

Mi impresión es que el producto más barato del mercado comparte la grandísima mayoría de las propiedades con el más caro. O, probablemente, sus diferencias no son justificación suficiente para tanta diferencia en el precio. En otras palabras, lo que estamos pagando cuando pagamos una marca cara no es más que una campaña publicitaria más costosa y un prestigio mejor posicionado.

Pensemos por un momento en cada publicidad que hemos visto acerca de máscaras de pestañas, pensemos en esas mujeres que aparecen en pantalla. Es probable que muchas de ellas estén usando pestañas falsas o que tengan sus pestañas largas y/o rizadas naturalmente. Sin ir más lejos, el año 2007 L’Oreal tuvo que cambiar el anuncio donde aparecía Penélope Cruz ya que se descubrió (no era muy difícil darse cuenta) que usaba pestañas postizas. El producto de dicho anuncio (que se llamaba “Telescopic”) prometía dejar las pestañas “hasta” un 60% más largas, afirmación de la que la empresa tuvo que desdecirse ya que la máscara no alargaba las pestañas, si no que, según la empresa, podía ampliar la apariencia del largo “hasta” en un 60%. Bueno, al parecer no tenían mucha confianza en su producto ya que recurrieron a prótesis para venderlo. Esto, según yo, es escandaloso. Vergonzoso.

Pueden ver la noticia aquí.

Mención aparte merece la afirmación “hasta 60% más largas” ¿Cómo se mide ese porcentaje? ¿Qué significa hasta?

Les confieso que de un tiempo a esta parte he adoptado la costumbre, al ver publicidad, de ejercitar mi sentido crítico y tratar de descubrir cada afirmación dudosa o engañosa. Podría decir, con bastante poco miedo a equivocarme, que la publicidad no es más que manipulación de la realidad y chantaje emocional. Y que, por ejemplo, a L’Oreal le importa un pepino nuestras pestañas. De hecho, creo que si pudieran obtener nuestro dinero sin vendernos absolutamente nada, lo harían.

Previous post

La luz es radiación

Next post

Tan cachondas como un bonobo

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

36 Comments

  1. July 7, 2011 at 11:21 am —

    ¡Pero seguro que está dermatológicamente testeado! ¿O ése es el slogan de otra marca?

    Claro, lo que nunca dicen es quién lo testeó, dónde, cómo y bajo qué condiciones. Si es por no decir, no dicen ni cuáles fueron los resultados de este presunto test. ¡Pero está testeado!

    • July 7, 2011 at 5:11 pm —

      A mi lo de testado siempre me sugiere “dar golpes con la cabeza”

  2. Alberto
    July 7, 2011 at 11:28 am —

    Alguna vez me he entretenido en leer la metodología que se utiliza para la obtención de algunos porcentajes y si no lo he entendido mal la cosa iba así:
    -Te damos nuestro superproducto para las arrugas/pestañas/labios/manchas en la piel…
    -Te lo pones según el uso recomendado.
    -Te miras en el espejo y te preguntas a ti mism@ si está haciendo algún efecto por pequeño que te parezca.
    -Si la respuesta es afirmativa se te anima a dar un salto de alegría y contárselo a todo el mundo, pero primero a nosotros.
    Ignoro si hay grupos de control con o sin placebo y doble ciego (vale, me he reído solo mientras lo escribía), pero si 60 de cada cien sujetos de control deciden que sus arrugas han mejorado aunque sea sólo un poco se publica que la eficacia del producto es un 60% mejor que… ¿no usar nada? ¿usar otros productos? ¿usar lija como after sun?
    Mucho me temo que lo del aumento en la longitud de las pestañas se mida de la misma manera: “sesenta de cada cien mujeres piensan que sus pestañas parecen un poco más largas con este producto => ¡aumenta el tamaño aparente de tus pestañas un 60%!”
    Que alguien me corrija si me equivoco.

    • July 7, 2011 at 11:36 am —

      Me extrañaría que los “estudios” incluyeran a más de 10.

  3. July 7, 2011 at 12:20 pm —

    Por no hablar de los anuncios de cremas antiarrugas, donde la modelo suele rondar los 30 años, o uno que vi ayer de champú anticanas, annciado por un chico de unos 20, a lo sumo.

  4. engendro
    July 7, 2011 at 1:32 pm —

    Seguro que el modelo tenía 50 años y utilizaba una crema antiarrugas.

  5. July 7, 2011 at 1:42 pm —

    Hola:

    ¡Qué gran contratación hicieron en Escéptica! Lulú es la única mujer de nuestra asociación (somos 21) y siempre, para mi, leerla ha sido un placer.

    ¡Felicitaciones Lulú!

    Saludos.

    Bayo

    • July 7, 2011 at 2:37 pm —

      Bayo! gracia por el apoyo. Nos vemos en la AECH. 😀

  6. July 7, 2011 at 2:18 pm —

    Yo creo que cuando una mujer compra marcas caras, se fija mas en que sea una marca cara que en si es o no mas efectivo que otros productos. Es un tema de status, YO puedo comprarme esta marca. Por lo menos eso noto cuando veo a mi tía gastándose dolares y dolares en distintas marcas de maquillaje

  7. July 7, 2011 at 5:19 pm —

    El tema de la publicidad y los productos de belleza es siempre “interesante” ;). Si alguna vez te da tiempo a leer los letreros que aparecen debajo te quedas boquiabierto. Como mencionaba @Alberto las estadísticas son “de traca”, no tienen precio los: “testado en 40 mujeres, 30 de las cuales blablabla…” o los de champú en los que un: “usando el champú, suavizante, mascarilla, loción…” se pasea en letras minúsculas.

  8. July 7, 2011 at 7:27 pm —

    Los productos de belleza juegan con las emociones de las personas como lo hace la religión, preocupa ver a tantas personas gastando grandes cantidades de money por esto.

    Por cierto, es Extraordinariamente bueno que haya mujeres que critiquen estos fraudes publicitarios, ya que la mayoría de mujeres van como borreguitas avalar estos productos 🙁

  9. July 7, 2011 at 7:42 pm —

    Yo en cuanto a productos de belleza aplico otra regla distinta a la tuya: es mentira hasta que se demuestre lo contrario.
    Uso el shampoo y acodicionador más barato que haya (dentro de ciertos límites porque hay algunos que son pura agua y no rinden nada) y uso jabón neutro sin perfume.

    PD: Creo que tienen algún problema con el RSS porque me está costando subscribirme!

  10. July 7, 2011 at 8:51 pm —

    ¿Entonces mis pestañas jamás se verán como las de Penélope Cruz?

    Muy buen post, sabes, creo que la mayoría de nosotras jamás nos ponemos a pensar lo que tú nos has expuesto, como unos simples pelitos se han hecho de un mercado tan grande, porque al final ¿Para qué sirve una mascara? si no la usas no pasa nada, y la diferencia no es tanta, y lo sabrán las mujeres que, como yo no, no tienen súper pestañas.

    En el libro World War Z de Max Brooks hay un relato de un empresario que vende una vacuna que no sirve (el libro es sobre un holocausto zombie, pero no se los espoilearé) el caso es que dice que la publicidad maneja el miedo, es su arma más letal. Te venden cosas para contrarrestar el miedo. Miedo a convertirte en zombie, miedo a no ser delgada, miedo a no ser bonita, miedo a sentirte pobre…

    Y nunca lo había visto de esta forma, pero sí, la publicidad puede y está engañando a muchas personas. No manejan argumentos racionales, siempre se van a lo emocional y quizá no hay mucha gente que tenga esto en cuenta a la hora de ver la tele u hojear una revista…

    • July 7, 2011 at 9:04 pm —

      Hola LaMerry, gracias. Acabo de descubrir tu página y ya la estoy disfrutando! Saludos.

  11. Isa
    July 7, 2011 at 9:03 pm —

    Que bueno el blog, asi es la publicidad, sacando mi lado mas vanidoso, tambien he pensado lo mismo, mas de alguna vez, pero tambien lo he pensado cuando sale una actriz haciendo una propaganda de shampoo con un pelo que todos sabemos que no le pertenece, se podra demandar a toda esta publicidad engañosa? mascaras de pestañas, cremas antiarrugas, shampoos, balsamos, labiales anti envejecimiento, atroz!

    • July 7, 2011 at 10:35 pm —

      Como en los anuncios que sale Beyonce con un cabello espectacular cuando se han visto fotos de ella con un cabello que cualquier mujer normal superaría. Hubo un post de un anuncio de revista donde se le notaba la peluca, lo tendré que buscar.

  12. July 7, 2011 at 9:29 pm —

    Después están los champúes que contienen (en dosis infinitesimales) toda clase de sustancias esotéricas pero cuyo nombre suena muy científico (ultravitamina Garada K7, ADN-topoisomerasa de Pongo pygmaeus, 2-4-5 trioxina, etc.) para “nutrir” el cabello. Claro que existe el pequeño problema de que el cabello es tejido muerto y, por lo tanto, no se lo puede nutrir.

  13. July 8, 2011 at 2:48 am —

    Estudiar la publicidad, en especial la televisiva, sirve para ver cómo es percibida la gente desde las élites económicas. Y por lo que podemos ver, nos perciben como verdaderos idiotas manipulables. No hay duda que eso se debe a nuestros deficientes sistemas educativos que no dan ninguna importancia al pensamiento crítico.

    Los estudios que citan no son nada, y en muchos espots aparecen unas absurdas letras chicas abajo que no se pueden leer y que son la forma en que los reguladores esperan ponerte un poco alerta.

    ¡Y qué manera de citar la palabra “ciencia”! Usan el prestigio de la ciencia, pero su comunicación es exactamente lo contrario a la ciencia. Credulidad, pensamiento débil, confianza en la cultura popular.

    Las felicito por este blog, me suscribí, y sigan adelante. Si se puede apoyar en algo, avisen. ¡Saludos!

  14. Qiong
    July 9, 2011 at 9:11 am —

    Ejem, ejem… ¿alguien sabe si ésta técnica se aplica también en los tratamientos para alargamiento de pene? 😀

    ¡Enhorabuena por el blog! (descubierto a través de Edgar).

    • July 10, 2011 at 10:02 pm —

      Si con “ésta técnica” te refieres a la de presentar los resultados de manera exagerada en los anuncios que te llegan por email, entonces sí, también aplica.

  15. Pablo Navarrete
    July 11, 2011 at 1:33 pm —

    Hola Lulu,

    , en este último par de años me he sorprendido respecto de mi ignorancia en cuanto al metabolismo diferente de las mujeres…según la publicidad…yendo directo al grano, ¿ qué hay de cierto con el tema del “tránsito lento” de 9 de cada 10 mujeres ?. Me refiero a la publicidad de productos como yogures que ayudan a “apurar” la lenta digestión de las mujeres.
    ¿ Por qué es lenta?, ¿ por sus hormonas ?, ¿ por el alimento que consumen ?
    Bueno, en realidad no es que te esté preguntando a tí, pero sí es que me llama la atención respecto de estos “estudios” y porcentajes.

    • July 12, 2011 at 12:35 am —

      Es un tema interesante, del que he leido alguna cosa poca… Algo que me da muy mala espina es esa afirmación: “este producto marca X te ayuda a lograr blablabla” nunca dicen qué significa esa ayuda, qué porcentaje real de mejora puedes obtener, etc…
      Creo que lo investigaré para un futuro post.

      Quizás todo el problema es psicológico y las mujeres en general tienen alguna fijación con el baño…. lo ignoro.

      Saludos y gracias por tu comentario!

  16. Suyay
    July 12, 2011 at 5:57 pm —

    Muy buen post!
    Yo pienso que cuanta mas publicidad se le hace a un producto, de peor calidad (en relación a su precio) es ese producto.

  17. Valentina
    July 12, 2011 at 6:20 pm —

    Muy bueno. He leído varios artículos sobre este tipo de publicidad y me gusta seguir encontrándome con ellos ya que constantemente somos bombardeadas con mentiras que muchas personas aceptan como ciertas.
    Destaco la conclusión del último párrafo. Yo también practico y recomiendo el ejercicio del pensamiento crítico, y sé que se puede descubrir muchísimo cuando vemos las publicidades sabiendo que detrás de ellas no hay un interés genuino en mejorar la calidad de vida/el aspecto/al autoestima (entre tantas cosas que nos quieren hacer creer), sino que el interés único de vender un producto que, en realidad, no necesitamos.

    Aquí les dejo un artículo (lamento que esté en inglés) sobre otro caso de lo mismo. CoverGirl pulicitaba una nueva máscara con la frase ‘is your volume true or “false”?’ (‘es tu volúmen verdadero o “falso?’) y utilizaban pestañas postizas.

  18. andyo
    July 13, 2011 at 11:36 am —

    El dúo británico Mitchell and Webb, sobre el tema. (Lo siento, no hay traducción en español.)

    • July 13, 2011 at 9:22 pm —

      Genial el video! Lo comparto de inmediato en facebook. Gracias 🙂

  19. Alicia
    July 14, 2011 at 5:39 pm —

    Ingnoro qué diferencia cualitativa habrá entre los distintos productos que ofrece el mercado y si esto justifica la diferencias de precio; en cualquier caso, creo que las campañas publicitarias se desentienden de esas nimiedades, sólo tratan de vender, con cualquier recurso. Lo que sí he podido comprobar de manera personal es que la verdadera diferencia está en el cepillo que riza las pestañas, no en el producto en sí mismo. Muy buen post!

  20. Ciberprofe
    July 18, 2011 at 2:44 pm —

    Lulú:Como tu sabes pero quizàs algunos lectores no, el año pasado demandé al SERNAC (servicio del consumidor en Chile) a un diario que publicaba fotos de una flacuchenta exagerada, en una revista femenina y ponía cómo título “modelo exitosa” o algo así. Si bien sus abogados lograron convencer, que tenía un IMC aceptable y que sólo era “distorsión por el ángulo de la toma” (já… que casualidad) y lograron vencer. Sin embargo dejo a ustedes la experiencia, no por su fracaso sinó porque les deja una línea de límites a los medios. Ya no es cosa de mentir o difundir anorexia sin reacción del público.
    Por eso te doy mis felicitaciones por el artículo a ti: “pequeña Lulú” de los “clubes de Tobys escèpticos”. Es hora de detener el engaño en la publicidad.

  21. Carol
    July 21, 2011 at 3:44 am —

    A mi frases como “pelo hasta 4 veces menos encrespado” me encrespan los nervios pero bien. Te prometen algo imposible de medir con indices de terminos que ni existen. O acaso habran inventado la escala Righter de encrespamiento capilar?

    De juzgado de guardia, vamos.

  22. September 30, 2011 at 2:22 pm —

    Un 60% más no parece gran cosa.

    A los hombres nos prometen más que eso en los correos de “enlarge your pennis”.

  23. November 5, 2011 at 2:38 am —

    El ejemplo del alargamiento de pestañas es curioso, pero lo que realmente me parece preocupante es la manipulación en cuanto a la delgadez de las mujeres en la publicidad. En España estoy viendo un número exagerado de casos de problemas alimenticios entre adolescentes (y no tan adolescentes). No se los datos que arrojan los estudios pero si mi experiencia personal es extrapolable a todo el país estaríamos ante un problema muy grave.

  24. January 5, 2012 at 6:34 pm —

    Mi impresión es que el producto más barato del mercado comparte la grandísima mayoría de las propiedades con el más caro.

    Pero, comprando el mas caro me permite entretener la fantasia de participar de esa magia que les toca a ciertas personas impartiendoles la fortuna de riqueza o de belleza.

    ?O, no? 🙂

    Sin duda, lo que se vende son fantasias, no productos de utilidad.

    (Perdona ordenador de habla ingles – no consta de tildes, etc)

  25. January 11, 2012 at 10:15 pm —

    […] vez más, el top 10 de búsquedas son de términos pertinentes: escepticismo, velocidad neutrino, publicidad exagerada, […]

  26. February 7, 2012 at 10:01 am —

    […] La realidad, ahora hasta un 60% más exagerada 33 Comments […]

  27. November 2, 2012 at 9:01 am —

    […] Ya les dije hace tiempo que la publicidad siempre logra despertar mis antenas escépticas. Bueno, en el sitio feminista chileno lamansaguman.cl me han hecho el favor de comentar un anuncio publicitario de Coca Cola donde se dice que el verdadero macho es el que toma Coca Light y no le importa lo que digan los demás. ¡Estereotipos de género detected! Yo soy mujer y no tomo Coca Light ¿Eso me hace marimacha? Mamá, estoy confundida… […]

Leave a reply