CienciaCosas que te van a interesar

Piedra, Papel, Tijera, Lagarto, Spock

¿Quién no resolvía disputas con piedra, papel y tijera de pequeño? Seamos honestos, seguro que lo has vuelto a usar con tus amigos para decidir a quién le toca dormir en la cama supletoria, quién se queda sin gin&tonic por ser el conductor designado o incluso para decidir quién se tiene que levantar a cambiar al bebé. No requiere más que tus manos y que ambas partes conozcan las reglas del juego: piedra aplasta tijera, tijera corta papel, papel cubre piedra y cuando ambos eligen lo mismo, es empate. O en su versión extendida de The Big Bang Theory, “tijeras cortan papel, papel tapa piedra, piedra aplasta lagarto, lagarto envenena a Spock, Spock rompe tijeras, tijeras decapitan lagarto, lagarto devora papel, papel desautoriza a Spock, Spock vaporiza piedra y, como siempre, piedra aplasta tijeras.”

Como quiero que siempre te salgas con la tuya, voy a decirte cómo aumentar tus posibilidades de ganar en este juego. En cualquiera de estas dos modalidades (con o sin lagarto y Spock), la forma eficiente de jugar es utilizar una estrategia mixta: jugar piedra, papel o tijera con igual probabilidad. Y funciona muy bien, si estás resolviendo el problema en una ventana, como en la peli de Nash. ¿En la realidad? Lo mismo, pero cerrando los ojos. Así como lo lees, maximizas tu ganancia esperada cerrando los ojos, aunque te recomiendo que cuentes con un árbitro si no confías en la honestidad de tu contrincante, no queremos que la disputa se acabe solucionando a golpes.

En el artículo Automatic imitation in a strategic context: players of rock-paper-scissors imitate opponents’ gestures, publicado en Proceedings of the Royal Society B, concluyen que, debido a un efecto de “imitación automática”, tendemos a imitar la jugada del oponente aun cuando esto perjudica nuestro resultado en el juego. La forma en la que se hizo el experimento fue haciendo dos modalidades de partidas de piedra-papel-tijera, con ambos jugadores con los ojos tapados o sólo uno de los jugadores con los ojos tapados. En el primer caso, la cantidad de empates fue de 1/3. En el caso en que uno de los jugadores podía ver a su oponente, la cosa cambiaba. Los resultados de empate aumentaban significativamente aun siendo que la recompensa económica del sujeto penalizaba el empate.

El estudio concluye que hay evidencia de que el jugador que puede ver a su contrincante tiende a imitar “automáticamente” al otro jugador, siendo este comportamiento difícil de inhibir. La “imitación automática” es atribuida al sistema neuronal especular (implicado en funciones sociales como la empatía) y es la que nos hace tocarnos la cara cuando vemos a otro hacerlo o mover los pies en la sala de espera del dentista cuando lo hace el de enfrente. El ver una acción nos incita a imitarla. Cabe aclarar que las partidas en el estudio contaban con un árbitro que se aseguraba de que no existiera retraso intencional en la elección de una jugada.

Ahora sí, a ganar. Que no se diga que nunca hacemos algo por ti.

Previous post

¿Recuerdas cuando eras científico?

Next post

Fugaces 01/08/11

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

3 Comments

  1. krollspell
    July 29, 2011 at 9:55 pm —

    Hay una versión con no tres, no cinco, sino ¡25 gestos!, cada uno de ellos con su nombre y cada pareja con su relación, hasta un total de 25*24/2=300.
    http://www.umop.com/rps25.htm

  2. August 1, 2011 at 8:57 pm —

    Pues a mí me pasa como a Sheldon, siempre saco Spock… Pero claro, ES SPOCK.

Leave a reply