Cosas que te van a interesarEscepticismo

Fila 13, ¡ya!

Reconozco que es una obsesión; cada vez que me subo a un avión, lo primero que hago es comprobar si está o no está la fila 13. En mitad del periodo vacacional por excelencia, al menos en Europa, quiero aprovechar para realizar un llamamiento por la defensa de la fila 13 en los aviones. Esta temporada, ¿en cuántos aviones nos subiremos en los que la fila 13 se habrá visto obligada a cambiar de nombre siendo así despojada de su dignidad? En muchos más de los que pudierais pensar.

Una no puede dejar de preguntarse si no es un ejemplo de supina irracionalidad eliminar una fila por el número que le corresponde, al tiempo que nos subimos en uno de los grandes logros de la ciencia y la ingeniería. Imaginemos, por un momento, un ingeniero supersticioso que haciendo sus cálculos descubriera que la medida óptima para el ala del avión es exactamente 13 metros y, llevado por su creencia de que el 13 es un número de mala suerte, decide cambiarlo y hacer una ala de 12 ó 14 metros, no sea que… No sé vosotros, pero yo prefiero volar en un avión construido con todos los treces necesarios.

Resuelto el elemento irracional aún queda espacio para la reducción al absurdo. ¿Cómo plantear la construcción de un avión, un edificio o incluso una calle adaptados a las restricciones impuestas por todas las supersticiones numéricas? Si al 13 añadimos todos los números que contienen el 4 -número de la mala suerte en Asia debido a que su pronunciación (shi) es similar a la de la palabra muerte-, el 17 -mala suerte en Italia y Brasil- y el 27 y el 39, que parece que tampoco están muy bien vistos últimamente, obtendríamos un avión sin las filas 4, 13, 14, 17, 24, 27, 34, 39, 40-49, etc.

¡Bingo!

Por cierto, ¿cómo pueden los chinos pensar que cualquier número con el 4 trae mala suerte siendo el 42 la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás? ¡Supersticiones!

Os dejo una diminuta lista de algunas de las compañías que se dejan influenciar por esto[1]:

Air France
Iberia
Ryanair
Continental Airlines
Lufthansa

Si estáis en modo procrastination total podéis entreteneros buscando más en seatguru.

Es el momento de actuar y reclamar el lugar que se merece en nuestros aviones: el decimotercero. Os propongo dos acciones:

  • La fácil: sacar este tema en conversaciones con amigos, familia y compañeros de trabajo, ver sus reacciones y aprovechar para introducir la semilla del pensamiento escéptico a través de analogías.
  • La difícil: incordiar amablemente a personal de tierra, tripulación, atención al viajero, controladores aéreos, sobre lo absurdo de la ausencia de la fila 13. Esta acción tiene su contrapartida positiva, que es alabar a aquellas que no caigan en el absurdo. Y también tiene su variante superlativa cabrona, ideal para entretenerte en vuelos largos; manifestar una superstición de magnitud espectacular más absurda aún (yo no puedo volar en turista sin tratamiento de primera) ante una connivencia de la tripulación con la triscaidecafobia.

[1] En honor a la verdad algunas aerolíneas no siguen esta política pero adquirieron flotas de otras que sí.

Referencias:
http://news.travel.aol.com/2011/04/15/why-dont-all-airlines-have-a-13th-row/
http://www.airlinereporter.com/2009/11/row-13-some-airlines-have-it-some-dont/

Imagen: rapidliner

Previous post

Los Productos Naturales, ¡vaya timo!

Next post

Noticias: Una buena y una mala

Angela

Angela

Angela es una licenciada en Física nacida en España que trabaja en el campo del Space Weather, más concretamente estudiando el efecto de la radiación espacial en satélites y misiones diversas. Cree que el mundo sería un lugar mejor si las Leyes de Newton fueran consideradas cultura general básica. Participa en la organización de la edición de Madrid de Escépticos en el Pub. En su tiempo libre le encanta leer fantasía, comics, H. P. Lovecraft, ver Doctor Who, rolear, cualquier cosa relacionada con Firefly, jugar a la consola, trastear con GNU/Linux, programar, hacer ganchillo y perder el tiempo en Internet.

11 Comments

  1. August 3, 2011 at 11:49 am —

    Me pregunto si alguien supersticioso con el número trece, en caso de que le sienten en la fila 14 no pensará que, coño, no deja de ser la 13 pero con el número cambiado. Igual con plantas de hotel o habitaciones de hospital. Siguen siendo la 13, aunque la rotulen con trampas. Supongo que es un justo castigo a ser supersticioso.

    Por otra parte, que egomaníaco hay que ser para pensar que porque TÚ estés en un puto sitio particular TODO el avión se va a ir a la mierda 😛

  2. August 3, 2011 at 11:56 am —

    Yo creo que más bien es que si TODO el avión se va a la mierda, el que está sentado en la fila 13 palma fijo. De ahí que quiten esa fila ya que “nadie quiere comprar esa fila”. Si la interpretación es que la mera existencia de una fila 13 provoca una caída, entonces da igual que elijas otra fila en ese avión.

    Seguro que es fácil realizar una estadística (peligro de que resulte morbosa) sobre existencia de filas 13 en aviones siniestrados. Probablemente, con la neura, salgan menos aviones siniestrados _con_ la fila 13, lo que lo convertiría en una anti-promesa-auto-cumplida.

    • August 3, 2011 at 12:13 pm —

      Si miramos cuántos de los que se piñan tienen fila 13 seguro que sale así, pero yo creo que sería más interesante ver la tasa de supervivencia en relación a la fila ocupada en vuelos siniestrados con fila 13.

    • andyo
      August 3, 2011 at 12:57 pm —

      Por mí que me vendan asientos en la fila 13 más baratos si nadie quiere comprarlos. Me acuerdo de una amiga cuya casa donde creció ahora pertenece a otra señora, y que no la puede vender fácilmente o al precio que quisiera porque estaba embrujada (o tenía espíritus, qué sé yo).

  3. andyo
    August 3, 2011 at 12:48 pm —

    Hay una solución que satisfaría a todos y nos librará de esos números apocalípticos. Simplemente mudemos nuestras matemáticas a un sistema trinario y cortarnos 7 dedos para hacerlo más fácil.

    Aunque el mundo igual se terminaría en 2012…

  4. krollspell
    August 3, 2011 at 7:34 pm —

    Si os dan la 13, cuando lleguéis a vuestro asiento decid bien alto ¡Bien, me ha tocado la buena, la trece! y mirad las caricas de vuestros compañeros pasajeros 😀

    Yo lo he hecho.

  5. August 3, 2011 at 9:28 pm —

    Krollspell, ¡me apunto ésa! 🙂

  6. August 4, 2011 at 1:23 am —

    Yo últimamente lo compruebo hasta en ciertos edificios, hace poco estuve en un hotel sin planta 13…

  7. Rochy
    August 4, 2011 at 12:53 pm —

    Me acordé de la historia “Room 1409” de Stephen King, en la que en un hotel han cambiado el piso 13 a piso 14. Como 1+4+0+9 =13, el cuarto termina siendo “el cuarto 13 del piso 13”. En algún momento alguien se burla de haber cambiado el número 13, pues eso no eliminó la maldición. Lo curioso es que si se hubiera conservado la numeración original, por supuesto, el cuarto sería el cuarto 12 del piso 13… quizá no hubiera sido maligno entonces ^-^.

  8. August 12, 2011 at 10:30 am —

    Hay que ser imbécil…

    Me refiero a los pasajeros, claro. Las compañías son meramente buenas comerciantes xD.

  9. […] detenido a leer este post de Daurmith. En el mismo caso están muchas otras búsquedas, como “fila 13 en los aviones” o “las altas frecuencias repelen a los mosquitos” o […]

Leave a reply