Anti-cienciaSpanish Inquisition

Tercer Grado: Confesiones

Llevamos poco tiempo con la página. Para efectos prácticos, nos acabamos de conocer. Para ayudar a este proceso de entendimiento, voy a hacer una confensión bastante vergonzosa. ¿Listos? Aquí va: A veces pago por tratamientos magufos. ¡ESPERA! Antes de que cambies de página o me acuses con Rebecca Watson, déjame explicar.

Me encantan los spas. Los disfruto muchísimo. Me gusta que te ofrezcan té verde en la sala de espera que es más cómoda que la de mi casa, la iluminación indirecta, los cds con sonidos de cascadas, hojas al viento y con títulos como “recuerdos del bosque encantado” o qué se yo, las velas, el incienso, los aceites perfumados y el sobeteo (obviamente el sobeteo). Lo que no me gusta es que pretendan que me trague el cuento de que me están armonizando las chacras.

El problema es que los spas son cada día más sobre la venta de pseudociencia pseudo-oriental que sobre darse un capricho y sentirse especial por 45 minutos. No saben lo difícil que es encontrar un tratamiento que no me rebalancee la energía con aceites esenciales usando shiatsu en mis meridianos. Si hay la opción, prefiero el masaje relajante que el de aromaterapia, pero esos son cada vez más raros. Para empeorar el asunto, ahora muchos spas tienen su propia marca de productos de belleza magufos, así que te recomiendo hacerte la dormida durante el tratamiento para no tener que oir las rocambolescas descripciones de los productos y sus beneficios. He oído de todo, desde “este producto es mejor porque está en miligramos en lugar de mililitros” hasta “este producto te va a quitar el pH de la piel”. Como escéptica, cada vez me es más difícil disfrutar de mi adorado spa.

Bueno, yo ya solté la sopa. Ahora te toca a ti. ¿Qué confesión magufa vas a hacer hoy? ¿Compras el shampoo energizante porque huele mejor? ¿Compras los preservativos en una farmacia con un letrerote de “homeopatía” en la puerta? ¿Sigues usando el colgante contra el mal de ojo que te trajo tu novio de la universidad de aquel viaje mochilero en el que fue a encontrarse a sí mismo en India? (Y sí, seguramente trajo más de 5 de esos, así que ya tíralo). ¡Confiesa!

Imagen: http://www.flickr.com/photos/uniquehotelsgroup/5689787977/sizes/s/in/photostream/

Previous post

Noticias: Una buena y una mala

Next post

¡Ya está aquí el curómetro!

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

13 Comments

  1. Armeris
    August 4, 2011 at 9:22 am —

    Yo confieso que todas mis compras medicinales las hago en farmacias que venden magufadas homeopáticas, o de cualquier otro tipo, pero lo hago por el simple motivo de que todas las que tengo cerca tienen cosas de esas.
    A parte visito páginas que tienen banners que me dicen que descubra mi futuro (como el de debajo de este formulario), cosa que supongo que tiene que ver con que google no entiende si hablas a favor de algo o en contra, sólo si hablas.
    Pero esos son todos mis “pecados”, por lo demás soy un buen escéptico xD

    • August 4, 2011 at 10:58 am —

      Me pasa lo mismo: ¿no hay una puta farmacia en España que no venda mierda magufa?
      Por lo demás, ni siquiera creo que las distintas variedades de champús o geles de ducha se distingan entre sí más que en olor y color, así que (creo) que es difícil colármela…

    • August 4, 2011 at 11:15 am —

      Los anuncios ofensivos hay que bloquearlos uno a uno. Estamos en ello. Dicho esto, el que comentas tu no me sale a mi en pantalla, así que no puedo pedir su boqueo.

  2. Rochy
    August 4, 2011 at 12:03 pm —

    Yo traigo conmigo siempre una cadenita que me regaló una tía y una estampa del “ángel de la guarda” que me dio mi abuela… aunque más bien es por recuerdo (ya que viven lejos), que porque me “proteja de todo mal”.

  3. August 4, 2011 at 3:20 pm —

    A mi me pasa igual: Amo los masajes pero ya no se puede encontrar algo decente. Ahora es más rentable ponerte unas piedras sobre la espalda y ni tocarte… Además, me he dejado hacer reflexología solo porque me gusta que me masajeen los pies :D.
    Hmmm, qué más? compro esencia de patchoulí para mi mamá periódicamente en una tienda homeopática porque no lo encuentro en otra parte (y créanme que me duele entregar mi dinero ahí). En esas mismas farmacias antes solía comprar esencias de aromaterapia para aromatizar mi casa, porque huelen bien…

  4. canis dementis
    August 4, 2011 at 4:06 pm —

    Hay que ser tolerante. Y no tienen nada de que avergonzarse. Los masajes, pedicure, manicure, peluquería, etc. , según me cuentan las chicas de mi casa (esposa e hija) son relajantes y les ayudan a estar bellas y felices. Lo cual me hace feliz a mi. Si me vienen con alguna paja mística se las derribo sin misericordia pero sin exagerar. La cremita para masajes que equilibra los chacras según el místico indú del siglo XXIV A.C. sabemos que es una forma de mercadear, pero si huele y se siente bien, que la disfruten.
    Creo que ya en mi casa, después de años de machacarlo, saben que si un producto promete curar la caspa, desintoxicar, mejorar la piel, curar el cáncer, destapar las cañerías, mejorar el rendimiento del carro, aumentar el brillo de los ojos y equilibrar el universo, pues es basura.

    • August 4, 2011 at 4:27 pm —

      Pero si yo no me avergüenzo de hacerme la manicura, la pedicura, etc. Serán gastos inútiles, pero no magufos. Ni mi peluquera ni mi manicura pretenden que me están armonizando la energía. Si consiguiera lo mismo de un spa, iría sin remordimientos.

      • canis dementis
        August 5, 2011 at 2:32 am —

        No me refería al manicure, etc., sino a los menjurges holístico místicos energizantes desintoxicantes. Y si algo como hacerte las manos y la peluquería te hace sentir bien no lo llamaría un gasto inútil.Todo lo contrario.
        Por otro lado, viendo lo que cuestan las masajistas y cosmetólogas, recomendaría que se gasten un día ese dinero en una buena médico dermatólogo. Además de hacer despistaje de enfermedades graves (como cáncer de piel) muchas son profesionales con profundo conocimiento de cuales productos son realmente efectivos para mantenimiento de la piel, cabello o uñas y cómo usarlos. Por supuesto, si luego van con su producto a una de estas masajistas holísticas tendrán que aguantar como les tuerce la mirada mientras piensa “cómo se atreven a cuestionar mi curso por correspondencia con lo que dice una médico especialista con 10 años de estudios universitarios y 20 de experiencia.Que falta de glamour”.

  5. August 5, 2011 at 10:10 am —

    Recordadme que un día os cuente mis aventuras con el Tai Chi…

  6. August 5, 2011 at 3:56 pm —

    ¡No tengo ninguna confesión magufa!

    ¿Seré un robot, como me lo sugirió un colega escéptico el otro día?

  7. August 6, 2011 at 2:29 pm —

    No son aficiones magufas aunque mucha gente las incluye dentro de ese saco.

    La primera es que somos nudistas en la familia, es cierto que dentro de este mundillo hay mucho magufo, pero también estamos los que somos escépticos de toda la vida y socios de ARP-SAPC desde el siglo pasado.

    La segunda es que me gusta el yoga aunque la verdad es que siempre lo he considerado una gimnasia de estiramientos y relajación y jamás me he creído las tonterías magufas que suelen acompañarlo, de hecho, la primera profesora que tuve tampoco se las creía así que las obviaba a pesar de los requerimientos de algún que otro alumno.

    Y también me gustan los masajes y la verdad es que relajan un montón, pero las estúpida moda de “equilibrar” energías y demás chorradas hace que mucho “escéptico” los mire con desdén.

  8. Elara
    August 7, 2011 at 3:34 pm —

    tengo tantas que no sabría por donde empezar XDDD mi casa está decorada al estilo feng shui, evidentemente no me creo que cure nada, pero el feng shui visto SOLO como una forma de decorar me encanta… practico meditación porque me relaja y uso productos de aromaterapia como ambientadores porque me gustan más como huelen y puedo mezclarlos según me apetezca, igual que el incienso. Hago manualidades (collares, pulseras, etc) con piedras que venden como si fueran de energía simplemente porque me gustan las formas y los colores…

  9. davife
    August 7, 2011 at 10:35 pm —

    Tengo una camiseta de la suerte para exámenes. Aunque es obvio que eso no hace nada.

Leave a reply