ChileFeminismoLatinoamérica

Linda e inteligente

En Chile, estas últimas semanas se han visto los movimientos sociales más grandes de los últimos 20 años. Marchas multitudinarias en las calles, un apoyo insospechado hacia los estudiantes por parte de la ciudadanía (alrededor de un 80%) y una caída estrepitosa del apoyo hacia el gobierno (un 26% en la última encuesta). Las movilizaciones estudiantiles que vive mi país ya no son sólo eso: se han transformado (como hemos visto también en muchos lados del mundo) en una muestra del descontento social.

A pesar de ello, seguimos siendo los estudiantes los que llevamos la batuta del movimiento y, como en la mayoría de los movimientos estudiantiles, las confederaciones universitarias han jugado un papel muy importante. Sin embargo, este año hay algo especial o, mejor dicho, una persona especial. Porque este año la presidencia de una de estas confederaciones (FECH) le corresponde a una mujer, una estudiante de geografía llamada Camila Vallejo.

Camila Vallejo nos tiene a todos revolucionados, pero, lamentablemente, no siempre en el sentido de las movilizaciones estudiantiles. Sucede que Camila, además de ser inteligente, acertada y combativa, es muy, muy bonita.

¿Y cuál es el problema? ¿Qué tiene que nuestra dirigente sea linda e inteligente? Que la pobre no puede hablar tranquila sin que lo desvirtúen con algún comentario sobre su belleza.

Como estudiante me ha tocado verlo: vas a un foro o debate común y corriente sobre el tema de la educación y el público es casi el mismo de siempre, una sala un poco llena pero no tanto, los interesados de siempre presentes. ¿Si invitas a Camila Vallejo? La sala se repleta. No cabe un hombre más, todos para escuchar, ¿o ver? A la Cami.

Claro, no habría problema si todos fueran por escucharla, porque ella tiene buenas ideas y además es nuestra presidenta. El problema viene con los efectos colaterales de que sea bonita: artículos donde se la objetiviza como mujer, eventos en Facebook para que haga un “topless por la educación” y joyas musicales como ésta.

El punto es, ¿de verdad estamos en un momento de la historia donde la belleza es algo tan importante, tan buscado, que llegue a opacar movimientos sociales? Incluso titulares de diarios hacen referencia al hecho de que Camila sea bonita por encima de las ideas que ella postula. La verdad es que nunca me había tocado ver algo así. ¿Lo peor? Si la situación fuera al revés, si fuese un hombre guapísimo al mando, nosotras podríamos pensar lo mismo, pero probablemente no saldría en los diarios. No sería tema dediscusión en asambleas de estudiantes. Las ideas serían más fuertes que la imagen.

Me parece ridículo que en estos tiempos, todavía una mujer bonita tenga que esforzarse para que sean más consideradas sus ideas que su aspecto físico. Que aún hoy nos parezca extraño que una mujer bonita pueda ser inteligente. Y lo peor es que esto no ocurre a nivel particular, ocurre a nivel nacional, internacional e incluso entre los que nos consideramos escépticos o pensadores críticos. Lamentablemente, nos queda mucho por hacer.

Previous post

Retroceso al mañana, parte 1: En defensa de la familia

Next post

Don't Panic

Fran

Fran

Chilena, estudiante de astronomía; amante de la ciencia, el pensamiento crítico y la literatura. Me gusta difundir la ciencia y la razón, por sobre todas las cosas.

7 Comments

  1. August 11, 2011 at 9:44 am —

    Realmente la situación es algo triste o desconcertante, pero si te fijas bien es la forma en la que nos han educado a todos. Si te fijas un poco en las series para niños y jóvenes, de ahora y de hace años, los más populares son los más guapos y además, ser listo o un buen estudiante es lo peor. Puede parecer absurdo, pero tener estas imágenes en la cabeza desde pequeños hace que cataloguemos a la gente por su aspecto, y que a consecuencia metamos muchas veces la pata.
    Lo que ocurre con esta chica es el resultado de esto que te cuento, y es algo muy difícil de cambiar. Siempre habrá gente que vea primero una cara bonita. A mi ver lo mejor que tiene la situación es que debido a una cara bonita puede que se de a conocer a gente que una vez haya escuchado sus ideas las entienda y las siga.
    A parte de eso lo mejor que podemos hacer es no cometer con nuestros hijos los errores que han cometido con nosotros.

  2. August 11, 2011 at 11:25 am —

    Es cierto que en las últimas décadas —en contra de lo que podría pensarse— este problema se ha acentuado. El culto a la imagen está llegando a extremos nunca vistos en períodos históricos anteriores.
    Y la culpa es de todos. Empezando por esos padres que regalan operaciones de tetas a sus hijas adolescentes por aprobar el curso…
    Nos va a costar horrores cambiar estas costumbres teniendo, como tenemos, a los medios de comunicación vendiendo ese sueño de perfección física.

    • August 11, 2011 at 12:34 pm —

      Estoy de acuerdo en que la culpa es de todos, pero yo no empezaría con los padres que regalan operaciones a sus hijas sino por lo que todos decimos a las niñas desde chiquitas: ¡Qué guapa! Parece inofensivo, pero no lo es. Desde ese momento les inculcamos la idea de que el atributo más importante que tienen es su físico.

  3. August 11, 2011 at 4:55 pm —

    Y a las mujeres que no somos demasiado agradables a la vista (o, mejor dicho, no lo somos tanto como otras), ni siquiera se nos escucha. Y, si además somos un poco frikis, ni siquiera se nos reconoce como mujeres, lo que es peor.
    El mundo no es justo, pero el problema es que aún hay gente por seguir manteniendo estas injusticias.

    PD: Una sugerencia para quedar bien con una mujer, sobretodo si ésta es escéptica: nunca le digas “además de guapa, es lista”. Mejor dile: “además de inteligente, no está nada mal ;)” (entendiendo 😉 con sutil miradita llena de significado).

  4. August 12, 2011 at 10:10 am —

    “Si te fijas un poco en las series para niños y jóvenes, de ahora y de hace años, los más populares son los más guapos y además, ser listo o un buen estudiante es lo peor.”

    Por eso me gustaban series como “Malcolm in the middle”, que responde poco y menos a ese estereotipo.

    Muy de acuerdo con el artículo: es triste que en el s. XXI pasen estas cosas.

  5. August 21, 2011 at 7:24 pm —

    Hola, soy Chileno, Escéptico y Feminista.

    No estoy de acuerdo en las propuestas de Camila, pero la admiro. Ni siquiera puedo imaginar lo complejo que seria estar en la posición de Camila Vallejo, y de todas las mujeres “bonitas” con una vocacion distinta a algo superficial. Su belleza física debe ser un obstáculo para ella, en el sentido de que la escuchen por lo que esta hablando y no por su físico. ¡Que terrible debe ser que te objetivisen de esa manera! . En un país obviamente machista como el nuestro, ella a logrado convertirse en un líder intelectual a pesar de su belleza.

    O Simplemente la gente Aquí se queda observando boquiabierta cualquier persona con carácter y que salga de algunos parámetros cavernícolas.

    Gracias Fran por el Post.

  6. January 11, 2012 at 10:05 am —

    […] que tienen poco que ver con el escepticismo y el post que escribimos, como la vida sentimental de Camila Vallejo o todo lo relacionado con cómo ilustrar árboles genealógicos (Andrés: ¡idea de […]

Leave a reply