Anti-cienciaEscepticismoSpanish Inquisition

Tercer Grado: Sobre Carl, Deepak y Gloria

La mala organización de mi parte hace que me haya tocado hacer dos Tercer Grados seguidos. Como no tengo tanta imaginación, recurro al comodín del público y retomo la pregunta que Gloria nos dejó hace unas semanas en nuestra página de Facebook:

Me pasaron las obras de Deepak Chopra y las leí (atragantándome y con tos profunda)…No consigo que nadie de las personas que me rodean lean “El mundo y sus demonios” de Carl Sagan…¿que puedo hacer?. ¿por qué yo leo sus cosas y ellos no las mías?


¿Un libro enterito de Chopra? ¡Que valor! Yo lo he visto alguna vez en la tele y he leído artículos y entrevistas suyas, pero un libro entero supera mis fuerzas.

Además, tengo una espina enterrada con Chopra: vino a dar una charla motivacional a la empresa donde trabajo y me invitaron. Consideré escribir una carta a los organizadores y/o ir para hacer preguntas incómodas pero, al final, mi instinto de conservación del empleo triunfó. Y, siendo honestos, difícilmente lo podría haber puesto en un apuro, por más razón que tuviera yo (él tenía el control del micrófono, se dedica a eso tiempo completo, tiene la ventaja de poder invocar fuerzas supranaturales a conveniencia, etc., etc.,). Total, lo único que hice fue bilis y, desde entonces, cada vez que oigo su nombre pienso en las preguntas que pude haber hecho y en que su nombre suena a enfermedad de transmisión sexual. ¿Ad hominem infantil? sí, pero no me digan que no es cierto.

Ejem, regresando al tema. Gloria pregunta cómo hacer para hacer que alguien que ya tiene una opinión formada acepte leer información discordante. La verdad es que es muy complicado, todos tendemos a buscar información que confirme lo que ya creemos y a rechazar la que nos dice que estamos equivocados- y aquí aprovecho para recomendar el libro Mistakes Were Made (But Not By Me) o, en cristiano, Se cometieron errores (pero no por mi), de Carol Tavris y Elliot Aronson. Así que, en el lugar de Gloria, no me daría por vencida, pero no tendría muchas esperanzas de cambiar la opinión de estas personas.

Por esta razón, me gustaría plantear una pregunta diferente pero relacionada:

¿Cómo podemos inculcar escepticismo y pensamiento crítico a la gente de nuestro entorno que no tiene una opinión ya formada? Me refiero a todas esas personas que no han leído ni a Chopra ni a Sagan; a los que no van al naturópata, pero tampoco dudan en tomarse el Oscillococcinum que les venden en la farmacia; o sea, a la mayoría de la gente.
Y yendo un paso más allá, ¿Has intentado atraer a gente nueva al escepticismo organizado? ¿Lo has logrado?

Previous post

Fugaces 29/08/11

Next post

Cuando la Ignorancia Ataca

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

2 Comments

  1. August 30, 2011 at 5:46 pm —

    Creo que es muy difícil. En mi experiencia, estoy casi seguro de que he logrado cambiar la mentalidad de exactamente una persona, en años de estar metido en esto del naturalismo (desde que leí Historia del tiempo de Hawking por el ’98-’99, nunca miré atrás).

    Ella creía en una vidente, que le decía que veía ángeles y esas cosas. Durante años de conversaciones nocturnas por IM, pude corroerle la creencia con explicaciones mucho más plausibles que “magia”, como el sesgo de confirmación y la lectura en frío. Y todavía no estoy 100% seguro si ahora me dice que no cree en eso para que ya no le hable del tema! Por lo menos ya no gasta su dinero en esas cosas.

    En mi caso desde niño cuestionaba demasiado, desde el punto de vista de los “adultos”. Me acusaban de contreras. Una vez que me quise comer un huevo después de que la abuela había hecho un tipo de ritual en el que se le frota por la piel a un bebé que aparentemente está fastidiado (para que absorba el “miedo” o algo así), me cayó un buen grito por parte de mis tíos. La familia todavía cree en eso, incluidas mis hermanas, pero por lo menos no se ofenden cuando ahora ya de adulto me da gracia.

    Tal vez sea más fácil si desde niños nos han inculcado o hemos descubierto por nosotros mismos qué satisfactorio es cuestionar a los “adultos” en cosas que obviamente no tienen idea alguna.

    Por ejemplo, Emily Rosa.

    • August 30, 2011 at 5:50 pm —

      Otra cosa que se me olvidó… es probable que las acusaciones de “contreras” hayan sido totalmente ciertas! Tal vez mi desarrollo a anti-supernaturalista haya sido totalmente accidental, y no por simple curiosidad escéptica.

Leave a reply