Anti-cienciaCosas que te van a interesarLatinoaméricaMéxicoNoticiasTeorías de la conspiración

Cuando la Ignorancia Ataca

La sabiduría popular nos dice que los científicos somos, por naturaleza, maléficos. Basta hojear la historieta de tu preferencia o, si eres mexicano, te puedes recetar una película del Santo (les recomiendo, por ejemplo, El Enmascarado de Plata y Blue Demon contra los Monstruos con el macabro Dr. Bruno Halder, que es una película tan pero tan mala, que ya se convirtió en buena) para saber que tener un doctorado es el primer paso para volverte el archienemigo de un valeroso superhéroe quien se empeña en frustrar tus planes de dominación mundial. Esto parece una exageración, pero en la Encuesta sobre la Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología en México realizada en el 2007 por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) junto con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), un 49.8% de los encuestados dijo estar de acuerdo con que “debido a sus conocimientos, los investigadores tienen un poder que los hace peligrosos”, y un 46.5% asintió con que “los descubrimientos tecnológicos tarde o temprano destruirán el planeta”.

El bajo nivel de cultura científica que se tiene (aproximadamente un 35% de los encuestados cree que la Tierra le da la vuelta al sol una vez al mes) y las actitudes sobre la ciencia y la tecnología representan, en mi opinión, una verdadero problema para la salud y el bienestar de la población, así como para el desarrollo económico de México. Pero hay veces que la falta de información y las percepciones erróneas sobre la ciencia van un paso más allá, dando lugar a situaciones que rayan en lo que podría clasificarse como ridículo o absurdo, si las consecuencias de éstas no fueran tan graves. Este es el caso de los atentados de un grupo terrorista que se hace llamar Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, ITS, quienes el pasado 8 de agosto mandaron un paquete bomba al coordinador del Centro de Desarrollo Empresarial y Transferencia de Tecnología (Cedetec) del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Armando Herrera Corral.

El dispositivo, que contenía un cilindro de dinamita de unos 20 cm de largo, no logró detonar por completo, y sólo logró lesionar a Herrera Corral y a un colega suyo, Alejandro Aceves López; digo sólo porque se estima que de haber detonado por completo, la bomba podría haber destruido una buena parte del edificio. En abril y mayo pasados, el mismo grupo mandó paquetes similares al profesor Óscar Camacho de la Universidad Politécnica del Valle de México (UPVM). Hay versiones encontradas sobre lo ocurrido en esta institución, pero parece que en una de estas ocasiones el artefacto explosivo casero no fue activado, y en la otra un empleado de mantenimiento resultó herido (algunas fuentes aseguran que en ambas ocasiones los artefactos explosivos no fueron detonados) .

¿Qué han hecho estos profesores para provocar la ira de estos individuos? Podemos descartar a los sospechosos comunes porque ninguno de ellos hace investigación médica con animales; tampoco trabajan con células madre, ni buscan clonar borreguitos. Los campos de investigación de Herrera Corral, Aceves López y Camacho son computación, robótica y nanotecnología, respectivamente. ¡Qué, qué!

En el blog Liberación Total, este grupo de salvajes (por autodenominación, aunque debo de admitir que estoy muy de acuerdo con el adjetivo) señaló que el ataque fue en protesta por el impulso a la nanotecnología, que podría crear nanocyborgs que destruirían a la humanidad…de verdad que no me lo estoy inventando yo. Aquí les van algunas de las joyas que al parecer contiene su manifiesto:

“La nanotecnología es lo más avanzado que pueda existir hasta ahora en la historia del progreso antropocentrista. Esta consiste en el total estudio, el escrutinio de la manipulación y la dominación de todo lo más diminuto, invisible para los ojos humanos. Con esto los humanos han logrado controlar ya todo, absolutamente todo, desde los cambios en el clima hasta la más pequeña molécula atómica. La Civilización aparte de amenazar nuestra libertad como Individuos, la de los Animales y de la Tierra, ahora su amenaza ha pasado a una escala menor que un micrómetro [sic]”.

“…la Tierra y todos los que nos encontremos en ella nos habremos convertido en una gran masa gris, donde reinaran nanomaquinas inteligentes [sic]”. 


“Muchos quizás dirán que la Tecnología ha ayudado a que la medicina sea mas eficaz, y nos tachen de inhumanos […] pero allí, se esta cayendo en una de las tantas trampas del sistema [sic]”

Ya se habían tardado en culpar a el sistema. Pero en serio, alguien le tiene que avisar a estos tipos que Asimov no mezcla bien con los psicotrópicos.

Más allá de los ataques en México, las autoridades dijeron que el ITS se ha dado a conocer por ataques a instalaciones y profesionistas dedicados al desarrollo de tecnología de inteligencia artificial en otros países, como España, Francia y Chile, aunque no logré encontrar información adicional al respecto.

Es difícil no recalcar ciertas incongruencias de este grupo, como el que utilice los blogs y las redes sociales para esparcir alegremente su mensaje, mientras que denuncia las maldades de la tecnología en general, y a la red computacional en particular, que es el conducto mediante el cual el sistema logra “la súperproducción diaria de más autómatas que le sirvan ciegamente para mantener el orden predominante [sic]”. Tampoco puedo evitar pensar que si estos individuos supieran un poquito más de ciencia, quizá lograrían construir artefactos explosivos más eficaces (supongo que es mejor ver el vaso medio lleno).

Sin embargo, a pesar de lo absurdo de su retórica, es necesario tomarnos en serio el riesgo que este grupo admirador de Ted Kacynski (el famosísimo Unabomber) presupone a la investigación, como dijo el profesor Gerardo Herrera Corral, hermano de uno de los blancos de este grupo, en un comentario para la revista Nature. Después de todo, este grupo no se está limitando a causar daños menores a instalaciones de investigación; de acuerdo al diario Reforma, los señores han creado una lista negra de científicos, particularmente nanotecnólogos, asegurando que su objetivo es “mutilar e incluso matar a estos científicos, investigadores, catedráticos y demás escoria que están reduciendo a la tierra en mero desperdicio urbanizado [sic]”. “Es lógico, proseguiremos con estos actos, aquellos científicos y demás tecnobazofia deben pagar las consecuencias de sus actos, y qué mejor que sea por unos salvajes terroristas como nosotros [sic]”.

Por último, me gustaría regresar a la encuesta citada al principio de esta entrada, que nos dice que el 91% de la población encuestada está de acuerdo con que “los descubrimientos científicos por sí mismos no son buenos ni malos, lo importante es el uso que se les dé”. ¿Por fin, una luz al final del camino? Probablemente no, porque un renglón más abajo nos enteramos que el 54.8% de ellos opina, al mismo tiempo, que “los científicos son responsables de los malos usos que hacen otras personas de sus descubrimientos”…..¡me doy!

Nota: No hago enlace al blog original de Liberación Total porque lo último que quiero es hacerle más publicidad a este grupo.

Previous post

Tercer Grado: Sobre Carl, Deepak y Gloria

Next post

Vacunas: el enemigo inexistente

lucy

lucy

Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

5 Comments

  1. August 31, 2011 at 10:46 am —

    Me dejas sin palabras… o.O’¿Se pensarán que Terminator es un documental enviado desde el futuro?

  2. August 31, 2011 at 12:22 pm —

    Si los científicos son responsables del mal uso que otros dan a sus descubrimientos, está claro: estos atentados con bombas de dinamita son responsabilidad de Alfred Nobel.

  3. August 31, 2011 at 12:28 pm —

    En cuena parte es culpa de los medios de entretenimiento. SI en uns aserie hay un científico, siempre es un tarado (Grissom en CSI, Brenann en Bones, Ross en Friends…), si en una peli sale un científico, siemore está investigando algo que le matará y amenazará la tierra (como en deepblue, con los científicos masticados a gusto por los tiburones inteligentes, o JurassicPark, con velocirraptores hambrientos por doquier y dilophosaurios comiendo grasa de informático). Es una desgraciada herencia de los años 30 y la peli Frankenstein, con ese médico empeñado en hollar los dominios de DIos.

    Lo que demuestra que los guionistas de hollywood (y por extensión, el resto) no se molestan en leer. La novela Frankenstein habla de responsabilidad y de asumir las consecuencias de los propios actos, no de actos prohibidos o dominios de DIos.

  4. August 31, 2011 at 5:32 pm —

    En este blog vienen fotos de los daños y el artefacto explosivo.

  5. September 15, 2011 at 10:15 am —

    […] vs salvages Lucy ya nos contó sobre los salvajes que, por no entender sobre ciencia, han decidido mandar explosivos a […]

Leave a reply