FeminismoPsicologíaSpanish InquisitionUncategorized

Tercer Grado: La vie en rose

En algún momento entre mi infancia y el día de hoy parece que el mundo decidió que las niñas tenían que vivir en un mundo color de rosa, literalmente. Solo basta entrar en cualquier tienda de ropa o juguetes y es fácil distinguir las filas que están destinadas a las niñas, hay rosa por todas partes. Curiosamente, esto no pasa con el azul en la misma medida en las filas para niños. ¿Qué está pasando?

Vayamos por partes.

¿Por qué rosa?
Según este artículo sobre el libro “Pink and Blue: Telling the Girls From the Boys in America” (que no he leído- el libro, el artículo sí), históricamente la ropa infantil era neutral tanto en estilo (vestidos) como en color (blanco) y fue sólo hasta mediados del siglo XIX que se amplió la selección a colores pastel (rosa y el azul incluidos) para ambos sexos. En las primeras décadas del siglo XX se empieza a recomendar la asignación de colores según el sexo: rosa para niños (por ser un color fuerte) y azul para las niñas (por ser más delicado) y es sólo hasta después de la primera guerra mundial que los caprichos de la moda destinaron el azul para los niños y el rosa para niñas.

Pero hay quienes creen que la asignación de colores no es casual. Este estudio (aquí un resumen) sugiere que la mujeres estamos biológicamente programadas para preferir los tonos rojizos y especulan que podría ser herencia de la división del trabajo ancestral, por aquello de la recolección de frutos y poder distinguir cuando un bebé está sonrojado, lo que podría indicar fiebre. En el estudio tomaron en cuenta la influencia cultural al incluir chinos en el estudio, donde el rosa no está asociado a lo femenino (pero el rojo es de buena suerte). La verdad es que a mi esta teoría me suena bastante sospechosa. ¿No sería igual de importante distinguir cuando la cara del bebé está tomando tonos azulados por falta de aire o que la comida se está tornando verdosa? Aquí puedes ver lo que Ben Goldacre opina de este estudio.

¿Por qué ahora es tanto?

Independientemente de las razones por las que “el rosa es para niñas”, en las últimas décadas pasamos de los zapatitos de bebé azules o rosas a que las niñas vivan en un mundo donde parece que explotó un pastel de quinceañera en la casa de la Barbie. El artículo sobre el libro que mencioné arriba propone algunas posibles causas que aquí resumo:

– El saber el sexo antes del nacimiento del bebé posibilita la compra de todos los artículos en los colores asignados a su sexo (cuando antes lo sensato era prepararse para la llegada del infante comprando los millones de cachivaches necesarios en colores neutros).
– Comprar todo del color del “bebé de turno” es un símbolo de afluencia
– Las mujeres de la generación de la liberación femenina vistieron a sus hijas de colores neutrales y éstas han respondido llenando a sus propias hijas de lazos color de rosa
– Actualmente los niños tienen mucha más participación en la sociedad consumista: si a las niñas les gusta el rosa o reciben el mensaje social de que tienen que vestir de rosa, eso es lo que van a pedir.

De acuerdo (o no) con estas teorías, el hecho es que el “rosa para niña” se ha llevado a un grado más bien ridículo. El marketing del rosa ha ido más allá del mundo de los recién nacidos hasta acaparar la vida de las niñas hasta la preadolescencia e incluso vemos esfuerzos por “rosificar” la vida de las mujeres adultas con productos como armas, herramientas o esta cerveza (porque si una mujer no bebe cerveza o no lleva un arma seguramente es porque no combina con su atuendo).

Algunas personas creen que la rosificación de las niñas es dañina porque perpetúan los estereotipos de género, como estas dos mujeres que crearon la campaña “PinkStinks”, mientras que otros creen que si pintar un microscopio de rosa va a animar a las niñas a usarlo, bienvenido sea.

¿Tu que crees? ¿La preferencia por el rosa es biológica o cultural? ¿Crees que la “rosificación” es dañina? ¿La “rosificación” manda el mensaje de que las niñas sólo pueden usar productos destinados para ellas claramente marcados por color? ¿Qué significa esto para los niños, que les tocan todos los demás colores o que les “prohíbe” uno?

Foto:http://wmuphoto.wordpress.com/2010/11/02/jeongmee-yoon/

Previous post

Fugaces 19/09/11

Next post

Hablando de fosas escépticas...

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

6 Comments

  1. September 20, 2011 at 11:56 am —

    Una amiga tiene dos niñas, sus prinzezaz, la prinzeza roza y la prinzeza azul. La primera se entusiasma por todo lo que es para niñas y si pudiera pintaría a su madre de rosa. La segunda es mucho más despegada, no está metida en el rol “niña”. Ambas han recibido una educación e influencia similares, la única diferencia es la edad, azul la mayor, rosa la menor.

    • September 20, 2011 at 3:31 pm —

      Uf, Las princesas y las hadas. Eso será tema de otro post.

  2. September 20, 2011 at 6:14 pm —

    Yo creo que es puramente social. Quizá, en un primer momento para distinguir mejor a los bebés (sin mirarles directamente por la “matrícula”), se usaba el rosa para identificar a las niñas; y puede que más adelante se usara el mismo color para identificar todo aquellos que sólo las niñas “podían usar”, transformándose así en un color “identificativo” de lo “femenino” (aunque yo diría más bien de lo permisivo, si mi hipótesis es cierta). Y, claro, ¿qué padres no quieren que sus niñas sean lo más femeninas posible?
    Y no sólo eso: se ha usado el color rosa como símbolo no sólo de lo femenino, si no más bien de la niñez/juventud. Cuando se es niña el rosa la identifica con la feminidad, pero cuando se es mujer pasa a identificar juventud, lo infantil (llegando a insinuaciones pederastas xD). Por eso hoy día vemos cómo las mamás de las “princesas rosas” también visten de rosa, intentando dar a entender que ellas siguen siendo jóvenes.
    No sé, esa es mi visión. Por mi parte, a pesar de los esfuerzos de mi madre por tratar de que yo fuese lo más femenina posible, bien pronto le di a entender que a mi lo rosa y las faldas me traían sin cuidado: era una niña con ganas de jugar y que, como toda niña y todo niño, se pasa la mayor parte del tiempo en el suelo, por lo que sólo quería ropa cómoda; de hecho, terminé detestando por mucho tiempo el rosa por la cuestión de que “las mujercitas no se ensucian cuando juegan, como los niños”.

    • September 20, 2011 at 7:04 pm —

      Yo también tuve épocas en las que le tuve manía al rosa y todo lo femenino pero se me ha ido pasando con los años. Ahora uso rosa irónico.

  3. September 26, 2011 at 1:57 am —

    Por lo menos una parte es cultural. En Inglaterra practiamente toda la ropa de niñas es rosa. En EEUU es solamente el color predominante. Esto es interesante porque en mi experiencia la sociedad americana es mas tradicionalista en los roles de genero que la inglesa.

    Hoy pasamos frente a unos tutus rosa en una tienda. Mi hijo de 2 1/2 prgunto – que son esos?. Mi esposa dijo – son vestidos de ballet. Mi hijo señaló a los tutus rosas y dijo – esos son vestidos de ballet de niña. Lugo señaló a los tutus azules y dijo – eso son los vestidos de ballet de niño.

  4. April 29, 2013 at 6:09 pm —

    […] y recolectarlos para alimentar a nuestra familia cuando vivíamos en la sabana. Y cómo no, aquí rechazamos dicho estudio por razones más feministas que racionales y científicas. Si la mujer se encargaba […]

Leave a reply