Medicina alternativaNoticias

Supersticiones y Consecuencias: Extinción del Rinoceronte Negro Occidental

Hace unos días atrás leí un artículo sobre la extinción del Rinoceronte Negro Occidental. Según el artículo (en Inglés) la especie ha sido declarada oficialmente extinta este mes. La causa principal de su extinción es su cuerno (en realidad posee, o poseía, dos cuernos). Sí, ese pedazo de simple queratina que a algunos seres humanos les parece tan digno de transformar en trofeo. Aunque un trofeo puede entenderse, puedo comprender que alguien en un intento de reafirmar su virilidad o valentía tenga un cuerno de tan poderoso animal transformado en pisa papeles. Lo que no puedo tragar es la idea de que en pleno siglo XXI todavía existan seres humanos que crean en las propiedades curativas y/o afrodisiacas de un pedazo de queratina. Porque eso es lo que es el cuerno del rinoceronte, básicamente lo mismo que nuestras uñas y cabellos.

¿Cómo es posible que en un mismo planeta coexistan medicinas tan sofisticadas con chapuzerías de la edad de piedra tales como el cuerno pulverizado de rinoceronte? Peor aún, quienes usan estas “medicinas tradicionales”, no son capaces de pensar por un momento “¡Hey! para que yo pudiera tomar estos pocos gramos de polvo se tuvo que sacrificar un animal completo de 1 tonelada y ni siquiera hay pruebas concluyentes de que esta medicina me ayudará más que un Viagra”. Una verdadera desgracia.

El mercado negro que alienta la caza ilegal de rinocerontes es el asiático, principalmente China, Vietnam y Tailandia. En estos países los cuernos alcanzan precios exorbitantes debido a una supuesta propiedad anticancerígena de la que no existe ninguna evidencia.

Según leo en este artículo, se han hecho esfuerzos para combatir la superstición y la ignorancia en torno a los cuernos de rinoceronte, pero los paises involucrados en su comercialización han obstruido estas iniciativas. Lamentablemente, las tradiciones, ya sean fundadas en supersticiones o no, son difíciles de erradicar y para el Rinoceronte Negro Occidental ha sido demasiado tarde.

Así concluye la historia de esta especie que hasta hace poco habitaba nuestro planeta, de una manera vergonzosa y absurda. Gracias a la ignorancia que aún no logramos erradicar para dejar el camino despejado a la medicina que sí funciona. Ignorancia que también mantiene funcionando otro tipo de “medicinas” tradicionales igual de inútiles: acupuntura, reflexología, ayurveda, etc. Salvo que en estos otros casos el único animal que puede morir es usted mismo.

Imagen de Kernan Coleman en MadArtLab
Foto inicial: Green Renaissance

Previous post

Titanic, Futility y las "demasiadas coincidencias"

Next post

Tercer grado: ¡ESPECTACULAR!

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

No Comment

Leave a reply