Ciencia

Boom! Y te mando a Marte

Como ya sabréis, el pasado sábado 26 de noviembre, se lanzó la sonda Curiosity.
Es la sonda más compleja de la historia y su misión consiste en reunir información acerca de la posibilidad de que exista o haya existido vida en Marte.
Tiene por delante un largo viaje hasta el planeta rojo, y llegará en agosto de 2012.

La sonda MSL Curiosity (Mars Science Laboratory) está dotada de cámaras de alta resolución, para captar todo lo que vea hasta el más mínimo detalle, además de, como su propio nombre indica, un completo laboratorio de análisis de rocas, el ChemCam.
El ChemCam permitirá un análisis rápido del suelo marciano, identificando sus componentes.
Se podrá conocer la geología del cráter Gale, en el que aterrizará, además de los procesos planetarios relevantes para una posible habitabilidad, evaluar el potencial biológico de la zona y detectar sustancias tóxicas.

Como veis, esta misión tiene como objetivo el descubrir vida en Marte: si la hubo, la hay o la puede haber en un futuro.
Y detrás de esto hay ciencia. Mucha ciencia.

Por ejemplo, esta misión quizá no sería posible sin el desarrollo de la química, y más concretamente de los explosivos. Y es que esas sustancias tan peligrosas que pueden hacer tanto daño en tan poco tiempo, también pueden ser muy útiles para fines no destructivos.
Una de esas sustancias es la hidrazina.

La hidrazina (N2H4) es un compuesto inorgánico, líquido, incoloro y muy inflamable… tanto que deflagra (una combustión muy rápida o una explosión lenta).
Sus aplicaciones van desde la farmacéutica, pasando por agente anticorrosivo en centrales térmicas (en el ciclo de vapor), hasta la propulsión de cohetes.

Concretamente, en el caso de la sonda Curiosity, la hidrazina funciona como combustible de los propulsores de maniobra.
Esto es que, gracias a la hidrazina, la sonda aterrizará en Marte de forma segura y sin sufrir ningún daño.

Volviendo a la deflagración: la reacción de descomposición de la hidrazina es extremadamente exotérmica, alcanzando los 800 ºC en pocos milisegundos. Por esto se considera como explosivo.
Durante la descomposición, además de calor, se genera una gran cantidad de gases calientes a partir de una pequeña cantidad de líquido, lo cual produce el empuje que necesita el cohete.

Y ésta es sólo una pequeña porción de toda la ciencia presente en el lanzamiento de la sonda: sustancias químicas, leyes físicas, ingeniería, ciencia de materiales, óptica, energía nuclear… Todo unido para llegar a un planeta que está a 55 millones de kilómetros de la Tierra, en un viaje que durará unos ocho meses.

La humanidad es capaz de enviar a Marte un laboratorio autónomo y que se puede manejar a millones de kilómetros de distancia. Y mientras la sonda Curiosity busca indicios de vida en Marte, nosotros en la Tierra, seguimos sin confiar en la ciencia: no vacunamos a nuestros hijos, nos inventamos las conspiraciones sobre motores de agua, energía libre, la Tierra hueca, ETs que vienen a visitar a señores con boina, nos dejamos timar con collares mágicos, pulseras que dicen equilibrarte una supuesta energía interna…
Podría seguir enumerando sinrazones, pero me produce mucha tristeza que no seamos conscientes de lo que hemos conseguido como especie, de todo lo que nos ofrece el universo sin necesidad de inventarnos a seres superiores e inmortales que lo controlen.

Tanto la imagen de cabecera, como la que ilustra el post, están en esta galería de In Focus.

Previous post

Las amenazas de la clínica Burzynski

Next post

El día del inventor

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

2 Comments

  1. November 30, 2011 at 12:21 pm —

    Y no faltará el que diga que todo esto es un montaje del gobierno americano para despistarnos de __________ (ponga aquí cada uno su conspiranoia favorita)

  2. November 30, 2011 at 1:47 pm —

    “Esto es que, gracias a la hidrazina, la sonda aterrizará en Marte de forma segura y sin sufrir ningún daño.”

    Te veo muy optimista. Las misiones a Marte son tan complejas que muchas fracasan por diversos motivos incluido alguno relacionado con la hidracina. Por ejemplo, la Mars Observer se perdió por una fuga del combustible (tetrahidracina y helio).
    Esperemos que esta vez no haya problemas y todo salga bien.

Leave a reply