Anti-cienciaEscepticismoMedicina alternativaPregunta Escéptica

Bioenergía y medicina cuántica: el fraude se disfraza de ciencia

Hace unos días recibimos una pregunta en el buzón de Esceptica.org (os recuerdo que es ese botón que pone “Contacto”, justo debajo de nuestro logo, entre el “Quiénes somos” y el “Iniciar sesión”).

El amigo Juan Carlos nos preguntaba lo siguiente:

Hola, seré lo más breve posible:

En una conferencia de “coaching” la ponente, una doctora, nos estuvo hablando sobre como la “Bioenergía” (Alexander Lowen) y la ” Medicina Cuántica” le habían curado un cáncer de tiroides, a mi me suena a timo, pero en internet no pone nada en contra de estas dos “disciplinas”, y al menos los “gurúes”” tienen estudios, ¿Qué os
parecen?

Esta es una pregunta muy interesante, ya que muchas veces las pseudociencias y, sobre todo las terapias llamadas alternativas, se disfrazan de ciencia. Este disfraz lo consiguen introduciendo conceptos científicos innovadores, o poco conocidos por la sociedad, como puede ser la física cuántica, las energías, vibraciones, y mis favoritas: las propiedades químicas inventadas, como la memoria del agua en la homeopatía.

Vamos con la respuesta a la pregunta de Juan Carlos.

Bioenergía:

Tenemos varios nombres para esta misma terapia: bioenergía, bioenergética o análisis bioenergético.

De hecho, su fundador, como nos dice Juan Carlos, es Alexander Lowen, un médico psicoterapeuta estadounidense. Este médico fundó esta terapia como análisis bioenergético, creando a su vez el Instituto Internacional para el Análisis Bioenergético.

Pero tanto el término bioenergía como el de bioenergética son confusos y, haciendo una búsqueda rápida podemos ver que se llama bioenergía a la energía renovable obtenida de materiales biológicos (biomasa, principalmente); mientras que la bioenergética es una parte de la biología relacionada con la física y que estudia los procesos de absorción, transformación y transmisión de energía entre los sistemas biológicos.

Por tanto, vemos de nuevo cómo se adoptan términos que realmente tienen evidencia científica para disfrazar una terapia de dudosa utilidad y hacerla pasar por ciencia.

A partir de ahora hablaremos de análisis bioenergético, que es a lo que se refiere Juan Carlos en su pregunta.

El análisis bioenergético nace como un método de relajación, podríamos decir que es la versión occidental del Tai-Chi o el yoga.

Alexander Lowen lo fundó con el objetivo de “liberar a las personas de sus ataduras físicas y psíquicas, y se basa en el concepto de que todas las experiencias vividas se reflejan o manifiestan en el cuerpo”.

Uno de los principios de la bioenergética es que las personas pueden moldear su propia vida con el control de esa energía.

Como vemos, en principio no es más que un método de relajación y autoayuda. Hasta aquí, podríamos decir que no tiene nada de malo, la relajación tiene efectos beneficiosos si complementa al tratamiento convencional de enfermedades, sobre todo cuando éstas son traumáticas.

Pero desde que fue creado en los años 1950, el análisis bioenergético ha evolucionado, y podríamos decir que el paso del tiempo no le ha sentado bien.

En la actualidad, la bioenergética ha pasado de ser un método de relajación a ser una terapia que cura cualquier enfermedad. ¿Cómo? Con el poder de nuestra energía interna y su control.

Algunos practicantes de esta terapia dicen que controlando el flujo de energías que mantenemos con el medio, podemos llegar a curar cualquier dolencia que tengamos. Algunos incluso aseguran que han visto cómo se regeneraban miembros amputados, otros lo utilizan para vender mantas bioenergéticas que “alojan diversos cristales minerales en una serie de celdas. Estos cristales actúan como transformadores y amplificadores de energía, equilibrando y re-energizando los sistemas biológicos desde su nivel celular, por medio de vibraciones oscilantes.”

Como vemos, jerga supuestamente científica que carece de todo sentido.

Si nos pasamos por bioenergetica.org, autoproclamado “sitio de las medicinas bioenergéticas” y pinchamos para entrar, veremos lo que considera este sitio como medicinas: acupuntura, cromoterapia, magnetoterapia, posturología y reiki. Todas ellas carentes de cualquier efecto terapéutico más allá del simple placebo.

Mi conclusión sobre la bioenergética: utilizada como método de relajación, puede ser un complemento terapéutico en el tratamiento de enfermedades. Como medicina, carece de cualquier fundamento científico y es un fraude más.

Un artículo extenso, muy completo y de más que recomendable lectura sobre el análisis bioenergético lo podéis encontrar en La Ciencia y sus Demonios.

Medicina Cuántica:

Con la medicina cuántica, al contrario que con la bioenergética, no podemos establecer un origen concreto, ya que todo es susceptible de ser cuántico.

Ejemplos de medicina cuántica son: la homeopatía, por ejemplo, en muchas ocasiones se atribuye propiedades cuánticas (sin especificar cuáles, eso sí); otro ejemplo es el reiki, que también dice tener propiedades cuánticas, además de decir que las enfermedades se crean porque deja de fluir la energía interna de nuestro cuerpo (¿esto no lo hemos visto ya en la bioenergética?); la acupuntura también se apunta al carro… y todas las terapias chachialternativas y new age que se os ocurran se apuntan a lo cuántico.

Como cada terapia va a lo suyo, pero todas tienen en común la cuántica, se aglutinan todas bajo la denominación de Medicina Alternativa Holística Cuántica (acojona el nombre, ¿eh?). Lo definen como “una oportunidad de dar al ser humano herramientas para que conozca más de sí mismo, se involucre en conocimientos que aparentemente solo se impartían a algunos iniciados, como la sensibilización al campo bio-energético, el uso de cuarzos, la digitopuntura, la visualización, manejo de energía, técnicas de relajación profunda que no requieren posiciones especiales, y muchos otros.”

Mi conclusión sobre la medicina cuántica: sospecha de todo lo que lleve la etiqueta de cuántico referido a salud, será un timo seguro.

La cura del cáncer de tiroides:

Vamos con el último punto importante de la pregunta de Juan Carlos.

El cáncer de tiroides afecta al sistema endocrino (la tiroides es una glándula que produce proteínas y regula la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas). Este tipo de cáncer, normalmente tiene un buen pronóstico (ya que es posible un diagnóstico precoz de la enfermedad), aumentando el riesgo con la edad.

El único tratamiento posible para el cáncer de tiroides es la cirugía, extirpando total o parcialmente la glándula. Tras la cirugía se deben hacer chequeos periódicos, ya que puede reaparecer aún muchos años después de la operación.

A la pregunta de si la bioenergía o la medicina cuántica han podido curar el cáncer de la coach de Juan Carlos, la respuesta es un rotundo NO.

Que le hubieran podido ayudar los ejercicios de relajación para rebajar el estrés por la enfermedad, puede ser.

Recordemos que correlación no implica causalidad.

Es común en personas con enfermedades graves, como puede ser el cáncer, que se aferren a cualquier esperanza, por peregrina que sea. Basta con que ella (esto lo supongo yo, no conozco la situación) tuviese un pronóstico no muy favorable, para que buscase alternativas para su curación. Aparecieron estos pseudotratamientos y ella puso sus esperanzas en ellos.

Afortunadamente, no dejó de lado la medicina convencional (si es que realmente se curó o realmente tuvo la enfermedad) y se curó. Como había puesto sus esperanzas en la magia, dijo que la magia la curó.

La bioenergía como medicina es un fraude, al igual que la medicina alternativa holística cuántica.

Espero que este post haya resuelto las dudas de Juan Carlos, y las vuestras también.

Y por favor, sospechad de todo lo que sea cuántico, energético, biodinámico y milagroso. Los milagros no existen y solo la medicina basada en pruebas cura.

La imagen de cabecera está sacada de aquí.

Previous post

¿Por qué nos gusta la Navidad?

Next post

Tercer Grado: Pon leyenda a esta imagen

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

7 Comments

  1. December 16, 2011 at 10:56 am —

    Hola, muchas gracias por contestar mis dudas. Por lo que ampliaré un poco más la situación:

    Exposición especial sobre “Coaching” en la UAX,hay que apuntarse y conseguir hora.
    Yo y varios estudiantes de medicina acudimos a una clase que se nos vende como “maneras de aprender a pensar”
    Aparece la ponente, identificándose como doctora que ha realizado varias ponencias y con una vida pasada exitosa pero insatisfactoria.
    Inmediatamente habla de la medicina cuantica y que el futuro de la salud pasa por la curación a distancia.

    Después nos habla de que el diagnótico de cáncer de tiroides la conmocionó y óla curación por otros medios (¿?), descubriendo que tenía tensiones en el cuello debido a la represión de sus sentimientos por ser la mayor de varias hermanas, que le habia agarrotado su cuello y provocado el cáncer.
    Después nos habla de Bioenergía, mezclando conceptos como la somatización, áreas cerebrales, consciencia superior y la localización de los sentimientos en las acciones.
    Ya al final, hable con la “doctora” (no le pedí el título, pues podría haber sido un momento tenso) y me explicó que había curado su cáncer sin operaciones ni radio o quimioterapia y me aconsejó varios libros del autor Alexander Lowen.
    Parecía creer realmente en el sistema que ser una simple timadora, pero me dió bastante miedo que se exiban estas cosas en universidades.

    Muchas gracias, ha sido una auténtica sorpresa que se haya hecho un artículo sobre mis dudas.

    P.D. lamento posibles faltas de “hortografiah”

    • December 16, 2011 at 11:22 am —

      Gracias a ti por hacernos llegar tu pregunta, espero que te haya servido para aclarar un poco toda esta historia que nos cuentas.

      En muchos casos estas personas no tienen por qué ser timadoras, simplemente son crédulas y creen que hablando de sus experiencias pueden ayudar a los demás como creen que se les ayudó a ellas.

      Y como bien dices, es realmente terrorífico que estas cosas se cuelen en nuestras universidades, ya que atentan contra los objetivos reales de un centro educativo: dar las herramientas y los conocimientos necesarios para que los alumnos puedan alcanzar un conocimiento del mundo que les rodea y que puedan ser críticos con él.

      Un saludo 😉

  2. March 9, 2014 at 9:53 pm —

    Muy interesante el post. He dado con él buscando información sobre terapia PHE y biocuántica pues un conocido en el que confío la desarrolla en su consulta y me parecía extraño que recurriese a según qué técnicas. Ahora que he leido varios artículos a favor y en contra estoy más convencido de que no tiene ninguna base ni defensa posible, que está al nivel de la homeopatía.
    Sigo teniendo mis dudas sobre la acupuntura, pues en varios lugares he leido que es una técnica que tiene mucho en común con las manipulaciones de la fisioterapia pero a través de agujas, con lo cual no sé si debería estar en el saco de los timos y milagros.

  3. […] talleres o tienen una línea 806 y practicantes de feng-shui-tai-chi occidentalizado como los de la bioenergética o la geomancia. ¡Ah! Y los […]

  4. […] y medicina cuántica: el fraude se disfraza de ciencia», Escéptica, 2011. Disponible en: http://esceptica.org/2011/12/15/bioenergia-y-medicina-cuantica-cuando-el-fraude-se-disfraza-de-cienc…, consultado el 16 de enero de […]

  5. […] aparecen infinitos abusos: medicina bioenergética cuántica, psicología transpersonal cuántica, cuántica espiritual, estética cuántica, curación […]

Leave a reply