Anti-cienciaUncategorized

Todo seguirá igual

Iba a escribir una entrada sobre el día de los inocentes, que se celebra hoy en España, y que es el equivalente al April’s Fool anglosajón, pero me ha dado pereza.

Más que nada, porque quienes nos movemos habitualmente por blogs como este nos pasamos la vida en un eterno y frustrante día de los inocentes (o April’s Fool, sírvanse ustedes mismos), perpetuamente sorprendidos por la poca información fiable en temas científicos que suele transmitirse por la prensa, y ya no hablemos si son temas relacionados de algún modo con la salud.

O quizá sí; hablemos.

Porque tras un año lleno de noticias como algunas ya comentadas por aquí sobre homeopatías y terapias delirantes y otras hierbas, salta a todos los titulares, al menos en España, un estudio (PDF) hecho por el ministerio de Sanidad donde se llega a conclusiones la mar de sensatas acerca de la eficacia de las terapias alternativas, y se destaca que “el principal efecto de la homeopatía es el placebo“. Lo cual atrae muchas visitas a esa noticia en concreto, y un número nada desdeñable de reacciones en los comentarios y las redes sociales. Pero en realidad yo me imagino la cosa un poco tal que así, y permitan la licencia narrativa:

PRENSA EN GENERAL: ¡Extra, extra! ¡Los tratamientos de medicinas alternativas no tienen suficiente evidencia científica a favor de su efectividad!

ESCÉPTICOS VARIOS: Ehm… No, si ya… Quiero decir, que esto no es nuevo, ¿no? Llevamos años escribiendo sobre

PRENSA EN GENERAL: ¡EXTRA, EXTRA! ¡La homeopatía actúa con la misma eficacia que un placebo!

ESCÉPTICOS VARIOS: Sí, no, si ya se sabía. Por lo del número de Avogadro, y eso… Si ya dijimos que no hay principio activo y tal, que claro, la gente se cree que está siendo tratada y el efecto placebo es tan poderoso y tan poco conocido que muchos…

PRENSA EN GENERAL: ¡¡EXTRA, EXTRA!! ¡La acupuntura tiene un leve efecto anestésico temporal independiente de si las agujas se ponen en los puntos tradicionales o en cualquier lado!

ESCÉPTICOS VARIOS: Ejem, sí, es que en los estudios se ha visto que da igual dónde pinches porque no tiene nada que ver con unos supuestos meridianos, es un efecto local porque alrededor de donde se ha pinchado la aguja se produce un…

PRENSA EN GENERAL: ¡¡MÁS EXTRA, MÁS EXTRA!! ¡Dar masajes alivia a los pacientes en algunos casos si se hace bien!

ESCÉPTICOS VARIOS: Pero si… Nada, déjalo.

La histeria con que se acogen informaciones que tienen la misma novedad que andar a pie es también un síntoma de la rapidez con que se olvidan las noticias de este tipo, y pronto tendremos de vuelta los habituales titulares sobre los beneficios de la homeopatía, las malvadas industrias farmacéuticas, o de cómo la medicina moderna nos está matando, dicho todo esto sin asomo de rubor y frente a los ojos de más nonagenarios que nunca en nuestra historia. O sea, que aunque el estudio sea una buena noticia, que nadie se preocupe, que todo va a seguir como hasta ahora.

Volverán las noticias que anuncian a bombo y platillo tal o cual efecto milagroso de tal o cual sustancia / semilla / planta / compuesto orgánico natural. ¿Recordáis la moda de las bayas de goji, o la del yogur, con todo el mundo comprándose yogurteras? ¿O la del aloe vera, que aún colea? ¿O la del polen granulado, o la de la jalea real? Todas ellas han dejado un fondito, un poso en los estantes de las parafarmacias, pero empezaron en plan espectacular, jaleadas y animadas por titulares la mar de claros sobre sus beneficios para la salud. Por ridículas que sean tales pretensiones, por pocas pruebas que tengan a su favor, tened por seguro que esos titulares volverán. Los del estudio que pone en duda la eficacia de la acupuntura, la homeopatía y demás, tenedlo también claro, no volverán. O al menos no tan a menudo, en la prensa generalista, salvo honrosas excepciones, que las hay. Y lo que le seguirá sonando a la gente será lo de siempre: que la homeopatía son “hierbas” y que es “natural”. Y que funciona.

Y disculpad si parezco pesimista, pero no es pesimismo, es realismo. Y bueno, en todo caso, el año que viene se acaba el mundo, ¿no? Así que, ¿para qué nos vamos a preocupar?

Foto: tomada por mí en Londres en 2010, cuando fui a TAM London. Las pseudociencias son como la ONU, conviven en armonía en todas las culturas.

Previous post

El año en Escepticismo

Next post

Propósitos escépticos para 2012

Daurmith

Daurmith

Daurmith empezó a jugar con esto de los blogs en 2001 y no ha parado desde entonces a pesar de las protestas. Pensó que así aprovecharía por fin los años que pasó estudiando biología molecular, y descubrió que le encanta hablar de la realidad tal como es; es más divertido.

A pesar de la evidencia fotográfica, Daurmith no es un gato.

No Comment

Leave a reply