CienciaSpanish Inquisition

Tercer grado: poniendo a prueba tu clarividencia

¿Se puede realmente predecir el futuro? Esta actividad normalmente la asociamos con charlatanes que abusan de la susceptibilidad de la gente para sacar dinero con horóscopos, quiromancia, tarot, y demás magufadas. Sin embargo, tratar de predecir el futuro puede ser un ejercicio valioso e incluso necesario para planear y fomentar el desarrollo de una sociedad a largo plazo. Específicamente me refiero a tratar de predecir la evolución de un campo de la ciencia, o de una tecnología en particular, teniendo como armas un entendimiento sólido de los principios científicos, nuestra familiaridad con los últimos avances tecnológicos, un poco de creatividad e imaginación, y muchísimo arrojo. Esto es precisamente lo que se propone Michio Kaku en su último libro, “La física del futuro”.

Basándose en las entrevistas que ha realizado a más de trescientos científicos y pensadores en sus programas de radio y televisión, así como en su propia experiencia en el campo de la física teórica, Kaku pretende predecir el futuro de áreas tan diversas como la medicina, el viaje espacial, la energía, la nanotecnología, la inteligencia artificial, la economía, las computadoras y, porqué no, la humanidad en general. No se preocupen, no los voy a marear con una detallada descripción del contenido del libro porque tan sólo voy en el primer capítulo, pero el libro sí me ha llevado a recordar las predicciones científicas que se han hecho con anterioridad. Quizá el caso más sonado son las predicciones que Julio Verne hizo en su libro “Paris en el Siglo XX”, una novela sobre un joven que habita en el Paris del futuro, donde existen rascacielos de acero y cristal, trenes de alta velocidad, automóviles que funcionan con gasolina, calculadoras, elevadores, aire acondicionado y una red mundial de comunicaciones. Por cierto, ¿ya les mencioné que esto lo escribió en 1863?

No todo el mundo tiene la genialidad de Verne. De acuerdo a Kaku, las predicciones científicas muy comúnmente fracasan por nuestra tendencia a subestimar la velocidad del progreso científico, y nuestra reticencia a aceptar ideas radicalmente diferentes a los paradigmas científicos del momento. Al leer esto, inmediatamente recordé un correo de cadena que me llegó hace unos meses con las siguientes “frases célebres” de reconocidos científicos y expertos:

Los aviones son juguetes interesantes, pero sin valor militar.
Marechal Ferdinand Foch, Profesor de Estrategia, Escuela Superior de Guerra

La bomba nunca detonará. Lo digo como un experto en explosivos.
Almirante William Leahy, hablando sobre la bomba atómica

No hay ninguna posibilidad de que el hombre pueda explotar el poder del átomo.
Robert Millikan, Premio Nobel de Física, 1923

Yo creo que hay un mercado mundial para quizá 5 computadoras.
Thomas Watson, Presidente de IBM, 1943

640K deben de ser suficientes para cualquiera.
Bill Gates, 1981

No hay ninguna razón por la cual alguien pueda querer una computadora en casa.
Ken Olson, Presidente y fundador de Digital Equipment Corp

El abdomen, el pecho y el cerebro estarán por siempre clasurados a la intrusión del cirujano sabio y humanitario.
Sir John Eric Ericksen, Cirujano británico, nombrado Cirujano Extraordinario por la Reina Victoria en 1873

Esto del teléfono tiene demasiados problemas para ser considerado seriamente como medio de comunicación.
Memorandum interno de Western Union, 1876.

Esta caja musical inalámbrica no tiene valor commercial imaginable. ¿Quién pagaría por mandar un mensaje a nadie en particular?
Los socios de David Sarnoff en respuesta a su petición de inversión en la radio.

Y finalmente,

Todo lo que puede ser inventado ha sido inventado.
Charles H. Duell, Comisario en la Oficina de Patentes en EE.UU. 1899

Siendo viernes de Tercer Grado, la tarea de hoy es muy sencilla: ¿Qué avance tecnológico te atreves a predecir para dentro de 100 años? Se otorgarán puntos extra por originalidad, así que no se vayan con miramientos porque probablemente ninguno de nosotros vivirá lo suficiente para corroborar su veracidad…¿o sí?

La imagen de la cabecera es de la película “Volviendo al futuro”.

Previous post

UNA DECLARACIÓN DE AMOR

Next post

Fugaces 05/03/12

lucy

lucy

Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

2 Comments

  1. March 2, 2012 at 10:10 am —

    ¡Quiero mi jetpack!

  2. March 2, 2012 at 5:54 pm —

    Los inventos comunmente son una reunión de otros inveos previos en uno. la TV es mezcla la telegrafía sin hilos màs el radar.

    Predigo que el celular, el carnet de identida y la tarjeta de crédito y la tablet, se unirán en lo mismo. La lata es que el “gran hermano” nos tendrá mejor vigilados.

Leave a reply