CienciaPost Invitado

Post invitado: De pokemones y la marcha de la desinformación

Al escuchar la palabra evolución, lo primero que se nos viene a la cabeza (y a Google también) es esa famosa imagen que pretende representar la evolución de nuestra especie:

Popularmente llamada "La Marcha del Progreso", la ilustración original fue un encargo para el volumen Early Man de los libros Time-Life publicado en 1965 (hace cuarenta y siete años, ¡cuarenta y siete!) con la intención de representar simplemente algunos de nuestros parientes y antepasados homínidos en una línea de tiempo. Como en muchas ocasiones, la imagen sobrepasó en impacto al texto que la acompañaba, dando lugar a un concepto casi idéntico al que sugiere esta otra pero con pokemones:

 

Les presento la línea evolutiva de Charmander, el cual evoluciona a Charmeleon y este a su vez a Charizard.

No nos sorprenderá ahora que la gente realmente piense entonces que las especies, incluidos nosotros, "evolucionen" como pokemones, aunque el concepto sea de mucho antes de los noventa. El impacto de la dichosa marcha sobre la cultura popular propició un montón de ideas erróneas y malentendidos acerca de cómo se cuece este arroz:

Evolución = mejora.- Esta es una de las concepciones erróneas más populares, se cree que evolución implica invariablemente una "mejora" como claramente es el caso de cualquier pokemon donde se puede ver que en cada etapa se hace más grande, más fuerte, más rápido, etc. y hasta le pueden salir alas como a Charizard. Los cambios en las especies no implican necesariamente que mejoren en algo, simplemente se ven favorecidos o no, por las condiciones ambientales y su genética.

El problema del tiempo.- En la imagen de la marcha del progreso no hay ningún indicador preciso de tiempo, sólo tenemos la vaga noción de que hubo un proceso de cambio, pero no tenemos idea de cuánto tiempo hay entre cada una de las especies (si es que se puede decir quién es quién) y si estas fueron contemporáneas. En los casos más lamentables vemos aun tipo en cuclillas que simplemente se va poniendo de pie. Todo esto da a lugar a preguntas totalmente sacadas de contexto como: ¿por qué siguen existiendo simios si se supone que evolucionamos a partir de ellos? Y eso sí, todos los Charizard fueron una vez un Charmeleon y éstos a su vez un Charmander y podríamos encontrarlos a los tres en el mismo episodio.

Evolución gradual y lineal (linajes únicos).- esta es la idea que más salta a la vista, y aunque una vez se pensó que los homínidos teníamos un linaje único y los humanos éramos el resultado de una evolución gradual y lineal (Australopitecus –> Homo erectus–> Homo sapiens) cada vez más y más  evidencias nos indican lo contrario. La forma en que la vida evoluciona se parece más a un árbol o arbusto, con múltiples ramificaciones, no hay eslabones perdidos ni jerarquías. De todo este ramaje hemos sido los únicos que sobrevivimos. Pero este modelo de "árbol" no luce tan bien en una playera, además de no ser el definitivo debido a que se han planteado muchas variantes.

La evolución como meta. – el sueño de cualquier Charmander es convertirse en un Charizard. Así mismo tendemos a pensar que todos demás animales tienen miras a convertirse en humanos. Pues no, no somos el pináculo evolutivo ni lo más fabuloso de este planeta, simplemente estamos todos en el mismo barco. Los otros seres de este planeta se las han apañado bastante bien todo este tiempo siendo lo que son. Tampoco somos lo último de lo último, seguimos cambiando. Pensemos en las especies como un proceso en el cual sólo la extinción las podría detener.

Al parecer la marcha del progreso se ha convertido el ícono por excelencia para la palabra evolución. Va de cajón para cualquier cosa que se publique y se le quiera adornar con una imagen, la cual por su sencillez y economía es perfecta para publicidad y parodias.

¿Hasta dónde puede una imagen grabar tantos conceptos erróneos en nuestras mentes? ¿Será porque esta imagen no sólo es lo único que tenemos, sino con lo único que nos quedamos?

Sobre la autora:

Ileana Arce: Bióloga, mexicana y amante de los roedores. Tiene un inusual interés por las artes plásticas y el origami. Sigue estudiando para convertirse en investigadora, pero últimamente se le ha metido el gusanillo de la divulgación científica.

 

Previous post

Fugaces 09/04/12

Next post

Isaac Asimov y esa loca idea llamada feminismo

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

5 Comments

  1. April 10, 2012 at 6:26 pm —

    Hablando de imágenes evolutivas, esta del Paleofreak da en qué pensar http://static.flickr.com/35/120709904_144908cd6c_o.jpg

  2. […] a ministro de Cultura francés… dedicado a Sarkozy y los guiñoles 1 alma 10 De pokemones y la marcha de la desinformación   por Astro_Pipe en biología hace nada […]

  3. April 16, 2012 at 9:05 pm —

    Si, "evolucion" no es la mejor palabra para describir lo que sucede en pokemon. Es mas preciso decir que es una metamorfosis. Aunque metamorfosis no suena tan bien como evolucion. 🙂

  4. April 18, 2012 at 5:42 pm —

    No se por que me veo forzada a aclarar algo completamente irrelevante, pero aqui va: No todos los charmanders quieren ser charizards… Dentro del universo pokemon, muchos de los pokemons no evolucion por propia voluntad, por una variedad de razones, una de las más comunes es que al ser pequeños ganan muchisima velocidad, sacrificando su fuerza, pero les resulta benefico de esta forma.
     
    Ya esta, lo dije.
     
    La nota me parece muy interesante y justo estoy estudiando la idea de "progreso" y "evolución social" y sus concecuencias, palpables aún hoy en día.

Leave a reply