CienciaCosas que te van a interesar

¿Por qué duele “ser mujer”?

No, no voy a hablarles del inmenso dolor emocional que nos provoca a las mujeres el hecho de no tener un pene, eso lo dejo para otro día.
Quiero, sin embargo, hablarles de la menstruación, y más concretamente, de los dolores menstruales o dismenorrea.

Sí, han acertado, es uno de esos días del mes y, a falta de inspiración mejor, mi cuerpo me ha proporcionado un tema estupendo del que hablarles hoy.

 

¿Qué causa los dolores menstruales?

 

En condiciones normales de salud, el dolor menstrual no tiene por qué ser un síntoma de enfermedad alguna, podríamos decir que es natural, aunque no por ello deseable o aceptable.

Como ya sabrán, antes de que se produzca la ovulación, el endometrio se engrosa, preparándose para albergar un posible óvulo fecundado. Tras la ovulación, y si el óvulo no se ha fecundado, el endometrio ya no es necesario y habrá que expulsarlo.
Durante la destrucción del endometrio, éste mismo libera unas sustancias denominadas prostaglandinas. Las prostaglandinas provocan contracciones en el útero para que a éste le resulte más fácil expulsar el tejido sobrante.
Cuando los músculos uterinos se contraen, constriñen los vasos sanguíneos que proveen de sangre al endometrio. A falta de riego, éste se rompe, separándose de las paredes del útero, y muere.
Las contracciones del útero se siguen produciendo para expulsar el endometrio a través del cuello uterino hasta la vagina, con el resultado que ya conocen: ¡un festival de sangre y coágulos!

El dolor menstrual se produce pues, debido a que el útero se contrae para expulsar lo que ya no necesita, dando lugar también a los molestos calambres abdominales.

Si bien es cierto que la dismenorrea puede ser de varios tipos, según la intensidad del dolor y otros síntomas asociados: náuseas, desmayos, dolores de cabeza, diarrea, vómitos, fatiga, sensibilidad al tacto o los ruidos.
Pero tranquilas: estos síntomas los sufren sobre todo mujeres jóvenes después de su primera regla y se atenúan con la edad o después de un parto.
Si la dismenorrea es muy severa podría ser síntoma de alguna enfermedad, como la endometriosis o los quistes ováricos. Pero por favor, no me sean paranoicas y si tienen alguna duda consulten a su médico.

 

¡Pero a mi me da igual la causa, lo que quiero es que no me duela!

 

Si, ya sé, las lectoras de Escéptica son mujeres aguerridas que no se dejan controlar por un simple dolor menstrual, pero no está de más recordar cómo paliar estos dolores y poder seguir con nuestras vidas diarias como si nada.

Muchos son los mitos alrededor de los medicamentos que deben o no deben utilizarse para paliar los dolores menstruales. ¿A quién no le han dicho alguna vez que si toma Aspirina durante la regla se puede desangrar?
Es cierto que el ácido acetilsalicílico, principio activo de la Aspirina, es un anticoagulante. De hecho se suele utilizar este principio activo para evitar que se produzcan trombos, haciendo más fluida la sangre.
Pero, en condiciones óptimas de salud, sin ninguna complicación ginecológica que pueda producir hemorragias descontroladas, se puede tomar Aspirina para el dolor, ya que no va a afectar a los mecanismos de control uterinos, solo va a hacer que la sangre fluya mejor.
Obviamente, nos va a dar la impresión de que el flujo es mayor, pero solo va a afectar a la fluidez de la sangre no va a hacer que salga más.

Los medicamentos más indicados son los antiinflamatorios no esteroideos: a este grupo pertenece la ya nombrada aspirina, el ibuprofeno o el paracetamol, aunque éste último no tiene grandes propiedades antiinflamatorias sí que ayuda a paliar el dolor (inhibe el dolor a nivel cerebral).

Los anticonceptivos hormonales también pueden ayudar a paliar los síntomas, ahora bien, suelen recetarse para casos severos. Los anticonceptivos hormonales inhiben la ovulación y, por tanto, también la producción de las prostaglandinas que inducen las contracciones y el dolor.

 

Remedios naturales y alternativos

 

Cómo no, para esto también tenemos remedios alternativos a las malosas medicinas tradicionales, llenas de sustancias químicas sintéticas que salen vaya usted a saber de dónde. Pero también hay remedios caseros que nos pueden ayudar y, aunque no nos quiten el dolor, al menos da gustito.

El primero de ellos: aplicar calor, bien con paños, bolsas de agua caliente, saquitos de semillas para el microondas, gatos…
El calor relajaría los músculos, con lo cual las contracciones serían menos intensas y el dolor disminuiría. Y el gato además nos hace mimos.

Lo mismo pasa con las infusiones de manzanilla, valeriana, anís… que tienen un efecto analgésico y relajante.

El ejercicio o la dieta supuestamente podrían ayudar, aunque no se tiene ningún resultado concluyente para estas afirmaciones. Si hacen ejercicio y llevan una dieta equilibrada será bueno para su salud, de eso no hay duda.

También existen remedios más dudosos, como la homeopatía, la acupuntura o la quiropráctica, pero creo que ustedes ya saben que eso no funciona para los dolores menstruales ni para nada.

Ahora bien, algunos ginecólogos aseguran que el mejor remedio es tener un embarazo y un parto vaginal. Yo por ahora prefiero no comprobarlo.

 

Espero que este breve post les ayude a comprender un poco mejor lo que pasa en sus cuerpos impuros de mujer.

Previous post

Por si te lo perdiste: 1-6 de mayo

Next post

The 100 Year Starship

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

20 Comments

  1. May 9, 2012 at 12:53 pm —

    De niña tuve dos aprendizajes fundamentales para la vida:
    1) Si te das un baño de inmersión durante el periodo, se te sube la sangre a la cabeza.
    2) Si corrés, saltás, o hacés cualquier ejercicio físico, te va a venir cada vez más y más.
    Y después lo que me resultaba muy desagradable era mi abuela comentándole a otras viejas como si tal cosa “que su nietita ya era señorita”, en frente mío, obviamente, con la posterior felicitación (¿?) de las señoras presentes.

    Horror de horrores!

    • May 9, 2012 at 4:55 pm —

      Nunca entendí por qué el hecho de expulsar nuestro primer óvulo no fecundado se considera un motivo de celebración.

  2. May 9, 2012 at 12:59 pm —

    No puedo hablar por experiencia propia, pero me ha parecido interesante la entrada.

    Lo del gato sin duda lo más recomendable.

  3. May 9, 2012 at 1:37 pm —

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos ¿Porqué duele "ser mujer"? esceptica.org/2012/05/09/por-que-duele-ser-mujer/  por BOFHenMadrid hace […]

  4. May 9, 2012 at 3:05 pm —

    Mi chica tuvo embarazo-parto y le sigue doliendo. Y en ocasiones mucho.

    • May 9, 2012 at 4:57 pm —

      Se supone que una apertura mayor del cuello uterino va a facilitar la expulsión del endometrio y va a reducir los dolores, pero no siempre ocurre así.

      • May 9, 2012 at 8:52 pm —

        También se supone que tener periodos irregulares se corrige tras un embarazo. No tengo idea si esto es cierto o cuál sea la razón biológica.

      • May 10, 2012 at 4:37 pm —

        El dolor es independiente del endometrio que se expulse al exterior. El embarazo mejora el dolor porque el coctel hormonal hace que se reduzcan las endometriosis o incluso que desaparezcan. Pero si no tienes endometriosis no mejora el dolor.

  5. May 10, 2012 at 1:51 am —

    Siempre me ha parecido una faena que este equipamiento venga de serie en la mujer. Tenéis toda mi solidaridad.
    No entiendo el tema de los remedios naturales y altenativos: aplicar calor, las infusiones, clavar agujas, la quiropráctica (¿masajear?): ¿son de uso tópico local en la, ejem, zona afectada??

    • May 10, 2012 at 9:46 am —

      El calor se aplica en el vientre, con paños, mantas, gatos, etc.
      Las infusiones se toman normalmente, como un té o un café.

      Y la acupuntura, supongo que habrá algún meridiano específico para esa zona del cuerpo, que no tiene por qué estar “en la zona”.
      Con la quiropráctica lo único que hacen es retorcerte el cuello y la espalda, así que tampoco afecta a “la zona”.

      En los dos últimos, la única utilidad que veo es que deja de dolerte una parte del cuerpo para pasar a dolerte otra.

    • May 10, 2012 at 9:51 am —

      Jajaja Bruno, no sé en qué zona estás pensando, pero es en la barriga, que es donde duele ¡Picarón!

  6. […] background-position: 50% 0px ; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } esceptica.org – Today, 3:28 […]

  7. […] esfuerzo concertado entre los escépticos de este blog de tener un monólogo de la vagina todos lo miércoles, pero simplemente no me pude resistir al encontrar este nuevo artículo en Science Translational […]

  8. August 5, 2012 at 2:00 pm —

    SObre el consejo de “algunos ginecólogos” que, entiendo, son hombres o, si son mujeres, son del tipo comeflores-cumbayáohseñor-québellaeslanaturaleza, mi chica tuvo un embarazo y parto vaginal. Y sigue teniendo unas menstruaciones de mierrrrrrrrrrrrrrrrrrrda, con el agravante de que ahora le duran más y los intervalos son más reducidos, bravo y hurra.

    Pero los gatos, ay amiga, los gatos siempre son una ayuda (salvo que tengas alergia como yo, pero para eso están lo santihistamínicos)

  9. […] si fuera poco eso de andar chorreando sangre cada mes, durante esos días se nos cubre socialmente con un halo de histeria, esclavas de nuestras […]

Leave a reply