CienciaCosas que te van a interesar

Crowdfunding en Ciencia ¿sí o no?

En los últimos meses ha crecido con intensidad el número de noticias de proyectos financiados a través de la técnica crowdfunding. Como suele ser habitual en estos casos, se publicitan los éxitos pero no todo el monte es orégano y la mayoría de proyectos son marginados miserablemente.

Existen algunas guías de buenas prácticas para evitar que esto ocurra pero el darwinismo existe también en la ardua tarea de solicitar fondos privados.

Tras la estela de esta nueva especie de lotería de fondos, surgen campos especializados en donde se debate si puede ser ésa la solución o una de las soluciones al problema de la escasez de fondos. Uno de ellos es la investigación científica.

Es curioso pero pocos recuerdan que el crowdfunding científico cuenta con un caso de éxito sostenido durante muchos años; el proyecto SETI, con 2.5M de dólares de presupuesto anual y sin el amparo hace casi una década de la NASA.

¿Cuántos de los lectores de Escéptica serían capaces de nombrar más de tres webs de crowdfunding? Tenemos kickstarter, verkami, lánzanos… y más de cientos de ellas, cada cual tratando de demostrar que resuelve mejor que el resto el complicado proceso de atraer a donantes y facilitar la gestión de los fondos.

Una de éstas es Petridish.com. Sus fundadores la concibieron como un kickstarter para facilitar la ciencia que no recibía la atención de instituciones o patrocinadores privados. Si entramos a analizar su modus operandi vemos que se basa en tres elementos:

  • Proyectos de entre 5.000 y 15.000 dólares.
  • Cobran un 5% de lo recaudado para cubrir gastos de operación.
  • No obligan a una disciplina de informes científicos pero sí a mantener a sus donantes al día y enviarles las recompensas.

El tipo de proyectos que parece que prosperan bien en Petridish.com son los relacionados con el comportamiento animal. Dicho de otra forma; lo más parecido a hacer un documental animal pero metiendo ciencia en el proceso. Esto parece correlacionar bien con:

  • La gente tiene empatía por el producto “documental animal”
  • Este tipo de iniciativas pueden encajar bien en la banda presupuestaria recomendada en Petridish.
  • El número de opiniones controvertidas sobre este tipo de investigación científica es menor que otras (véase medicina en humanos).

Volviendo sobre la guía de buenas prácticas, también existe una alrededor de la iniciativa SciFund, que reconozco que me deja un sabor agridulce. El motivo es que insiste mucho más en publicitar bien el proyecto que en asegurarse de que el proyecto es riguroso científicamente. Sólo un punto, el 13, de 15 habla de ello y de forma vaga con “Use the money you raised to perform the research you promised! This should be obvious, but supporters of crowdfunding efforts need to see their gifts put to good use to continue their trust and enthusiasm for other crowdfunding projects in the future!”. ¿Quién sabe? quizá el proyecto de Científicos en apuros hubiese tenido más éxito siguiendo esa guía…

¿Puede la técnica de crowdfunding ser una buena solución para financiar investigación científica?

A favor:

  1. Permite realizar ciencia barata con resultados sorprendentes: en el rango económico ya mencionado se pueden hacer muchas cosas. La ciencia no tiene por qué ser cara.
  2. Facilita explorar pruebas de concepto antes de embarcarse en proyectos más importantes y arriesgados.
  3. Anima a jóvenes investigadores a ver reforzada su vocación científica haciéndola viable.
  4. Si consigue salir de los círculos “privados”, el donante puede ir acercándose más y más a cierto “activismo” científico sin ser él un investigador.
  5. En casos excepcionales (muy excepcionales) podría hacer realidad algún proyecto extraordinario que vio cortada su financiación in extremis o para el que nunca hubieran llegado los fondos.

En contra:

  1. El peer review es prácticamente nulo. Incluso parece una condición para webs como Petridish el no “entrometerse” en la calidad científica de tu proyecto. Lógicamente filtran barbaridades pero esto es claramente insuficiente si se quiere evitar asemejar mala ciencia con ciencia.
  2. La orientación a recompensas que tienen estas webs pueden distorsionar el objeto de la investigación científica, que no es otro que hacer viable la buena ciencia. Los equipos de investigación, normalmente infradimensionados, tendrán una responsabilidad adicional que puede mermar sus recursos.
  3. Tantos donantes, tantos “jefes” o “tengo derecho a trollear si no me convence cómo llevas tu proyecto”, que puede generar un ruido perjudicial durante la investigación.
  4. Realizar la ciencia que mejor respuesta tendrá ante un público generalista en lugar de la que se desea o la necesaria (esto ha existido siempre en la comunidad científica pero ahora la “viralidad” de tu proyecto puede tener derivadas indeseables).

De las opiniones “A favor” destaco la tercera y de las de “En contra” la primera.

Aunque se hable ya de “fatiga” del modelo crowdfunding, mi opinión es que estamos en sus fases iniciales y que evolucionará en los próximos años para ir madurando poco a poco a fórmulas más sostenibles y predecibles. La Ciencia vive en permanente subfinanciación y pondrá sus ojos en cualquier oportunidad de conseguir fondos complementarios o esenciales. Mi duda es si el crowdfunding contaminará la ciencia de marketing o si la hará más accesible.

Nota: la revista Amazings no encaja realmente en el objeto de este post pero sin duda es un caso de éxito.

(Agradecimientos a @diacritica por la ayuda con el tema)

Imagen cortesía de xkcd.

Previous post

Caballo de Troya: la guía definitiva

Next post

El museo científico más antiguo de Europa

Angela

Angela

Angela es una licenciada en Física nacida en España que trabaja en el campo del Space Weather, más concretamente estudiando el efecto de la radiación espacial en satélites y misiones diversas. Cree que el mundo sería un lugar mejor si las Leyes de Newton fueran consideradas cultura general básica. Participa en la organización de la edición de Madrid de Escépticos en el Pub. En su tiempo libre le encanta leer fantasía, comics, H. P. Lovecraft, ver Doctor Who, rolear, cualquier cosa relacionada con Firefly, jugar a la consola, trastear con GNU/Linux, programar, hacer ganchillo y perder el tiempo en Internet.

4 Comments

  1. July 18, 2012 at 2:02 pm —

    La ciencia es en cierta medida un acto de honestidad intelectual y responsabilidad. A mí me preocupa un poco hacer “ciencia a golpe de vídeos guays”. En todo caso prefiero profesionalizar un poco las plataformas de crowdfunding científico y huir de las generalistas.

  2. July 18, 2012 at 11:05 pm —

    Este modelo favorece la financiación de lo más vistoso y desalienta el dar resultados negativos. La ciencia avanza poco a poco y afinar un dato o un resultado negativo no son buenos entregables para el modelo de crowdfunding. No sé si tendrá éxito.

  3. July 19, 2012 at 12:23 am —

    Es cierto, la falta de resultados vistosos y positivos puede ser un problema en crowdfunding. A la gente no le gusta pagar por no conseguir resultados, y por desgracia, eso es muy habitual en ciencia.

  4. August 23, 2012 at 9:32 am —

    […] en mi último post hablaba sobre el crowdfunding en ciencia, vuelvo un poco sobre el tema para apoyar este crowdfunding benéfico y científico. Porque, […]

Leave a reply