Anti-cienciaCosas paranormalesReligión y espiritualidad

Posesión Epiléptica

¿En qué piensan si les digo Epilepsia? Probablemente la mayoría de ustedes dirá “convulsiones”. A pesar de que más de la mitad de las epilepsias no cursan con convulsiones, es justamente de las que si tienen esta característica de las que quiero hablar.

Las crisis más conocidas son las epilepsias generalizadas tónico-clónicas (o Gran Mal), estas son bastante impactantes a la vista e incluso podrían pasar por una posesión demoníaca si no se está familiarizado con la enfermedad. Y esto fue por mucho tiempo lo que se pensaba, pero ¡Gracias a la ciencia! En la actualidad se conoce bastante bien.

POSESIONES

No es algo nuevo lo que vengo a decir, en general todos los casos de endemoniados han sido relacionados a enfermedades neurológicas, Hipocrates ya consideraba la causa orgánica de la llamada “enfermedad sagrada”. Durante la edad media la iglesia católica clasificó como endemoniados y brujas a las personas con epilepsia hasta el punto de llevarlas a la hoguera, pero actualmente debe descartar enfermedades neurológicas antes de proceder a hacer un exorcismo, o al menos eso dice la teoría, realmente no se qué medios se utilizarán para descartar estas enfermedades, ya que si realmente se hiciera un buen estudio médico probablemente no quedarían casos para exorcizar.

Y hablando de exorcismos, me embarqué en una búsqueda exhaustiva para encontrar las características claves de un endemoniado, pero lamentablemente las posesiones demoníacas ya no son lo que eran, y por lo que he investigado (en internet) se habla de una posesión cuando se presentan los siguientes signos: aversión a los signos religiosos, cambios de personalidad, fuerza excesiva, hablar en lenguas, tener conocimientos “secretos”, levitación y amnesia.

Este tipo de posesión es muy aburrida, así que agregaremos la posesión clásica, emocionante y amada por Hollywood tipo “El Exorcista”.
Este tipo se posesión se caracteriza por convulsiones, echar espuma por la boca, hablar en lenguas, contorsionar el cuerpo, cambios de la voz, etc. Pero no crean que solo en las películas se habla de estos casos, en otras obras de ficción también se mencionan, como por ejemplo la biblia.

En la biblia se nombra en varias ocasiones a hombres poseídos por demonios, pero el caso más descriptivo es el de un niño endemoniado, este se encuentra relatado dos veces, específicamente en Marcos 9, 14-29 y Lucas 9, 37-43. En esta historia un padre llega a pedirle a Jesús que sane a su hijo quien es poseído por un espíritu o demonio, este se apodera de él de vez en cuando y lo zamarrea haciendo que el niño se ponga a gritar, eche espuma por la boca, rechine los dientes, quede rígido y finalmente cuando el demonio lo deja, el niño queda muy maltratado.

 

Esta historia, es una de las más representativas de las posesiones demoníacas que se puede encontrar en la biblia y es además un caso excepcionalmente bueno para explicar los signos y síntomas de la epilepsia, así que manténganlo en la retina.

EPILEPSIA

A grandes rasgos, las epilepsias convulsivas son una descarga neuronal excesiva y desordenada, lo que causa la contracción repetitiva de los músculos. En el caso de las “Gran Mal” la descarga neuronal provoca dos etapas, una tónica es decir una contracción general de los músculos y una fase clónica, en la que ocurren los movimientos repetitivos.

Durante la fase tónica hay un arqueo de la espalda y total rigidez del cuerpo, puede hacer apertura de la boca y ojos y giro de los ojos hacia arriba. Hay una contracción de los músculos de la respiración, deteniéndola (lo que manifiesta con cianosis o “coloración azul de la piel”) y forzando al aire a salir por las cuerdas vocales, lo que puede provocar un grito.

Durante la fase clónica ocurre la flexión repetida y rítmica de los músculos, la boca se cierra y se aprietan los dientes (puede haber mordedura de la lengua), hay pérdida de la conciencia, puede perderse del control de los esfínteres, hay hipersalivación y vómito, así como también sonidos o gemidos.

Luego de todo este alboroto, la persona quedará realmente cansada, con un fuerte dolor de cabeza y no recordará el ataque, esto ultimo podría ser la amnesia de la que se habla en las posesiones.

Antes de seguir con el tema quiero hacer un alcance aquí. Puede que hayan escuchado que si te encuentras con alguien teniendo un ataque epiléptico debes ponerle algo suave en la boca para que no se muerda la lengua. Esto es incorrecto, si algún conocido te avisa que le vendrá un ataque pronto (Algunas personas pueden saberlo) lo que se debe hacer es poner a la persona de lado y acolcharla si es posible, así no se ahogará si vomita y no se golpeará. Lo mismo si por alguna razón vieras a alguien así en la calle, en este caso hacer lo anterior solo si es posible, si no, dejarlo tranquilo y llamar a una ambulancia, pero en NINGUNO de los dos casos ponerle nada en la boca, es peligroso para ti ya que podrías perder un dedo y para el afectado que podría atragantarse.

Ya hecho este alcance sigamos con lo que nos convoca, Satán.

Habrán notado muchas similitudes entre la historia del niño endemoniado y un ataque de epilepsia, primero, el quedar rígido es la fase tónica del ataque y el “zamarreo”, el rechinar de dientes, la espuma por la boca son de la clónica. Y los gritos o “cambios en la voz” pueden ocurrir en cualquiera de las dos.

En otros relatos podemos encontrar el “hablar en lenguas” o glosolalia, que en las películas se representa como hablar en una lengua muerta, pero estrictamente puede ser tanto un idioma real como silabas sin sentido, estas últimas podrían ser producidas por la contracción muscular que nombré anteriormente.

Sobre levitar y contorsionar el cuerpo, a mi parecer son una exageración de la fase tónica donde había arqueo de la espalda. Quizás ya habían pensado lo de la contorsión, pero no se me había ocurrido lo de la levitación hasta que paseando por el bosque me encontré con este .gif, y como no tenía nombre, me acorde de la fase tónica de la epilepsia, claramente en el ataque epiléptico el arqueo de la espalda no llega a tal punto, pero a ojos de una persona impresionada y sabiendo que la memoria no es de confiar, podría pensarse que estén relacionados.

Para terminar vamos con los signos que quedaron perdidos en el camino, la aversión a los signos religiosos, el cambio de personalidad y los conocimientos secretos. El ultimo es bastante subjetivo, ya que depende de que se considera como secreto, ¿podría ser el sentido de la vida por ejemplo? ¿O un mensaje de Dios? En estos casos no se podría saber si el conocimiento es real o no, por otro lado si es algo no tan secreto, la persona simplemente podía saberlo desde antes.

Las otras dos características podrían relacionarse con otras enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia o la depresión, etc. Si, sería mala suerte para el paciente presentar además estas otras enfermedades, pero no es imposible ni poco probable, como es el caso de Anneliese Michel, en el cual se basó la película “El exorcismo de Emily Rose”.

La manera de diagnosticar una epilepsia es a través de un electroencefalograma, si no se encuentran ondas anormales en este, no significa que el paciente este poseído, ya que las ondas se atenúan mucho al pasar a través de la piel, en ese caso, podría estarse generando el problema en regiones profundas del cerebro que no se alcancen con los electrodos comunes.

Y si aún después de todos los exámenes existentes la persona no muestra signos de epilepsia o alguna enfermedad psiquiátrica, pues ya, si tiene demonios dentro… o está fingiendo. Lo que les parezca más creíble.

La imagen de cabecera es Gabriele Amorth, un sacerdote católico y exorcista. Adivinen cuál es su película favorita…

 

Previous post

Fugaces 22/10/12

Next post

Inocencia Interrumpida

deemonita

Estudiante de tecnología médica, ciudadana de internet, gamer y escéptica.
Una vez vio volar a Santa Claus y nadie puede probar lo contrario.

6 Comments

  1. October 24, 2012 at 12:33 am —

    Qué buen artículo, había notado las similitudes entre una “posesión demoníaca” y una crisis epiléptica convulsiva, pero nunca les había prestado tanta atención…

    Por otra parte, los “síntomas” como la aversión a símbolos religiosos y los cambios de personalidad no necesariamente tendrían que derivar de esquizofrenia o algún otro problema psicológico… Nada más hay que pensar: si yo tuviera crisis epilépticas, y en vez de un tratamiento médico real me realizaran exorcismos para “liberarme del mal”, los cuales incluyen hablar estupideces mientras estoy postconvulsivo, un tono emocional horrible (si alguien ha presenciado rituales de este tipo recordará que no están precisamente felices y calmados los curitas), y hasta que te griten o te sacudan en el nombre de algún dios… yo también tendría una aversión terrible a los símbolos religiosos, y mi personalidad para con esos sujetos sería francamente insoportable.

    Resumiendo, sería interesante estudiar cuántos de los “síntomas de posesión” están causados, mantenidos y/o exacerbados por los mismos intentos de exorcismo.

    Saludos! =)

    • October 24, 2012 at 4:02 am —

      No había pensado en eso, yo igual intentaría echar a patadas al cura que me fuera a exorcizar, lo que me haría ver bastante endemoniada.

  2. October 25, 2012 at 9:11 am —

    Según el autor de éste tema magufo, la levitación es parte de la epilepsia.
    Según el autor de éste tema, la persona que tiene una convulsión, a según él producida por una epilepsia, habla en lenguas.
    Sería bueno que provocaran convulsiones en las escuelas de idiomas.lol
    Aunque es verdad que algunas convulsiones son producidas por ataques epilépticos, también es cierto que otras, como el mismo autor de éste tema reconoce,cita:
    “Aunque no se sabe con exactitud la causa específica de las epilepsias”
    Cómo se atreve a descalificar un fenómeno, si nunca ha estado frente a él y mas aún sin saber la respuesta a según científica. Mal planteado el tema, es como quien reprende a un chiquillo por decir malas palabras y lo reprende con malas palabras. lol

  3. October 25, 2012 at 1:57 pm —

    En el post no me quise adentrar mucho en la fisiopatología, para no aburrir a los que no supieran de medicina y porque me habría salido bastante largo.
    Pero creo que use mal mis palabras,de hecho lo cambiaré.
    Ahora, hay muchísimos tipos de epilepsia y aunque de algunos si se conoce la causa exacta en otra no TANTO, lo que no significa que no se sepa nada, si no que por ejemplo no se conocen los neurotransmisores específicos que están implicados. Si por casualidad de verdad quisieras saber la etiopatogenia de la epilepsia te dejo un link http://tinyurl.com/9yka373
    Así que no es que realmente no se sepa la causa, si no que los médicos son realmente rigurosos con el lenguaje y de hecho esta rigurosidad es la que podría permitir un mejor tratamiento que el que se da ahora.

  4. October 25, 2012 at 7:09 pm —

    Por aquí dejo otro enlace http://www.kienyke.com/historias/la-posesion-diabolica-seria-una-enfermedad/ aparte de la epilepsia. Aunque me preocupa (como siempre) que no pongan las referencias, si alguno la encuentra y es tan amable puede dejarla por aquí.

    Saludos.

Leave a reply